Contributions for Consulta electrónica sobre "El hambre y la seguridad alimentaria y nutricional"

Miguel Velez Honduras
30-11-2012
Nadie discute la necesidad de una campaña “Cero hambre”. El problema está en los detalles: Que y como producir y cuales son las consecuencias de la decisión. Insistimos - al menos algunos - que la tierra está llegando a su límite en cuanto a su capacidad de sostenernos (ya lo advirtió e el Club de Roma en 1972). Y que hacemos? Más de lo mismo. Tenemos que hacer y a responder preguntas incómodas. Pero dejamos la investigación, que es la encargada de hacerlo, a la industria, que lógicamente tiene su agenda propia.
 
Basta con ver un mapa sobre la erosión (p. ej.: www.madrimasd.org), o más fácil, con ver el color de nuestros ríos después de una lluvia. La FAO recomienda una pérdida máxima de 1.8 t de suelo/ha/año, en el 2010 el USDA dice que se perdieron 9.75 en el cinturón del maíz y que la pérdida es sostenible. Quien tiene la razón? En Centroamérica relegamos la producción de alimentos básicos a laderas donde la erosión es tremenda (en El Salvador unas 40 t/ha/año según el MAG) y producimos los postres en los mejores suelos planos; en Puerto Rico la erosión en un suelo con 40% de pendiente con caña quemada fue de 9 t/ha/año y dejando la hoja como mulch de 2 t. Que valor tiene el suelo perdido y cómo incluirlo en el precio del etanol o del grano o del ensilaje? Cuanta energía hay en un melón, en un banano o en una manzana? Cuanta energía se gasta en producirla y llevarla a un consumidor al otro lado del globo? Estará el costo ambiental incluido en su precio?
 
Seleccionamos vacas que son verdaderas farmacodependientes: hormonas en lugar de alimento para que ciclen, desparasitantes en lugar de resistencia genética con incalculables consecuencias para la fauna del suelo por sus residuos en las heces, etc. La eficiencia de la producción de energía con ensilaje de maíz o con caña de azúcar para forraje no debe ser muy diferente a la eficiencia para la producción de etanol de 1:2 y 1:8, respectivamente (en el primero se incluye el valor alimenticio de los DDG y en el segundo la energía en el bagazo quemado). Cuantas publicaciones científicas aparecen en nuestro medio sobre el uso de uno y otro?
 
Sería una lástima que este foro se quedara en un análisis de principios como muchos anteriores.
 
Saludos.
Roldán Gonzalo Argentina
27-11-2012

En primer lugar mis más sinceros saludos desde Argentina.  Creo que debemos repensar cada uno de los programas y acciones entendiendo que el cambio debe ser estructural. Desde el cambio climático, que afecta a todos, pero principalmente a las poblaciones más pobres, hasta entender que debemos acompañar a todos los programas de desarrollos sostenibles con acciones concretas que soluciones problemas concretos en el presente. Creo que este debería ser el punto de partida para llevar adelante acciones concretas a la par del fomento de proyectos, como podría ser el programa que se lleva adelante e mí país que es Prohuerta.

Saludos con afecto.

Profesor Gonzalo Roldán  

Guadalupe Valdez Càmara Diputados/Frente Parlamentario Contra el Hambre, Dominican Republic
24-11-2012

Los temas planteados en la consulta son relevantes para la lucha contra el hambre en el mundo. 

Un aspecto sobre el que me gustaria se tratarà en la Consulta es la formulaciòn que se hicieron de los ODM, la forma como fueron trabajados en relaciòn o vinculaciòn con los otros ODM, y los resultados que hemos obtenido en el mundo, sobre todo en el ODM 1 Erradicar la pobreza extrema y el hambre asi como el ODM 4 Reducir la mortalidad de los niños.

En cuanto al tema 2, seria interesante abordar la experiencia desde los parlamentos en cuanto a marcos legales vinculados a la erradicaciòn del hambre. Y de manera particular en lo institucional y en cuanto a  la asignaciòn de recursos para polìticas pùblicas contra el hambre, la seguridad alimentaria y nutricional en los Presupuestos generales del Estado. 

Julio Antonio BALBUENA BATISTA CONALECHE, Dominican Republic
23-11-2012

¿Qué funciona mejor?

En nuestro país, la Republica Dominicana fue creado en los años 80 el Instituto Nacional de Estabilización de Precios (INESPRE), con el objetivo de ofrecer a la población productos alimentarios a bajo precio por el hecho que se eliminaba la intermediación y de ese hecho, la población podía tener acceso a alimentos más baratos.

Esa iniciativa que promovía los mercados de productores directamente al consumidor tenía el merito de reducir las perdidas post-cosecha y de evitar la especulación, contribuyó a una reducción significativa del hambre no solo en las ciudades donde la población pudo obtener alimentos a mas bajo costo, si no en los campos donde  el pequeño productor obtuvo un incremento de recursos por la venta de sus productos.

Esta experiencia cayó en desgracia fruto de los ataques de la todopoderosa corriente liberal que con el pretexto de que los productos alimenticios también debían obedecer al libre juego de la oferta y la demanda, condenando al hambre una parte importante de la población.

Me parece evidente que en países pobres,  el comercio de los alimentos lejos de ser únicamente el resultado de la fría ley de la oferta y la demanda,  debe ser considerado como prioritario por los gobiernos afín de brindar una protección a la población mas vulnerable.

En nuestros países, el desafío del hambre debe ser abordado por los gobiernos creando iniciativas para acercar productores y consumidores, aún a costo de contradecir los potentes sectores comerciales.

  Como abordar la mal nutrición?

La mal nutrición tiene una importante dimensión cultural y educativa. Es sorprendente que los programas escolares en nuestros países carecen de Nutrición como materia fundamental y de instrucciones y programas sobre una nutrición adecuada.

 Proponemos que la nutrición forme parte de los programas escolares al mismo nivel que las otras materias y  desde la más temprana edad.

Además de la existencia de una ley sobre la seguridad alimentaria, necesitamos que el derecho a una alimentación suficiente y de calidad sea consagrado en la constitución como un  derecho fundamental.

 

Julio BALBUENA, Ph.D.

Carlos Villán Durán AEDIDH, Spain
22-11-2012

Estimados:

 

Soy un academico y un activista en DIDH comprometido, entre otras cosas, con la consecucion del derecho a la alimentacion para todos. A la vista del fracaso de las politicas experimentadas en los ultimos años para reducir a la mitad la cifra de hambrientos en el mundo conforme a los ODM, a mi juicio se impone cambiar drasticamente de estrategia.

 

Como jurista les reitero mi convicción de que solamente progresaremos si conseguimos establecer obligaciones más claras para los Estados y las Organizaciones internacionales en la lucha contra el hambre. Las directrices voluntarias no bastan. Pero se pueden aprovechar para la redacción de un (segundo) protocolo facultativo al Pacto Internacional de Derechos Economicos, Sociales y Culturales, enteramente dedicado a la regulación internacional del derecho a la alimentación. En tal protocolo se podrán precisar las obligaciones de los Estados, entre otras, la adopción de politicas publicas efectivas para la erradicacion del hambre tanto en sus respectivos paises como en el mundo, a través de la cooperación internacional para el desarrollo.

 

Adjunto para su informacion un trabajo de mi autoria sobre esta materia.

 

Cordiales saludos

Carlos

See the attachment: Obligac E Cordoba 07.doc
Freddy Leonardo Arias Guerrero Asociación de Ingenieros Agrícolas de Colombia - ASIAC, ...
21-11-2012
Muy buenos días.
 
Desde la óptica que represento, que es un gremio técnico profesional, va la reflexión en el tema del recurso humano como factor clave del desarrollo, enmarcado dentro de la formación profesional.
 
Siempre hemos creído que la lucha contra el hambre, la seguridad alimentaria y nutricional, son factores que afectan a la especie humana, o sea, son los hombres (como genero) a los que debemos alimentar bien. Sumado a lo anterior, son los hombres, los que deben realizar acciones que garanticen el alimentar bien a los hombres. El lograr garantizar que la especie humana no desaparezca, donde debe incluir el tema de la sostenibilidad del planeta, el garantizar que el hombre y las especies que la habitan lo puedan hacer por muchos años.
 
Me quiero centrar en la parte de que el hombre es el que debe desarrollar acciones para producir alimentos y materias primas de manera sostenible, acotando al tema de profesiones agrícolas, agropecuarias, alimentarias y forestales (Ingeniería Agrícola, Agronomía, Zootecnia, Ingeniería Forestal, etc). 
 
En un País como Colombia, la oferta de los programas agrícolas es importante, casi todos los departamentos en sus Universidades regionales, ofrecen programas de esta índole, teniendo en cuenta que el imaginario en el País, es que el sector agrícola es el que tiene más potencial para el desarrollo del mismo. Y creo como representante de esta organización que “SI” lo tenemos, por que contamos con factores que favorecen esto, sin embargo nos falta desarrollar lo más importante para tener un sector agrícola fuerte “EL RECURSO HUMANO”.
 
El párrafo anterior no se entiende, tenemos buena oferta en programas universitarios para el sector agrícola, pero no tenemos recurso humano para desarrollar lo, una paradoja interesante. Dentro de esto quiero contextualizar un poco, nosotros llevamos dos años realizando una encuesta de desempeño de la Ingeniería Agrícola y venimos comparando con otros profesionales del sector y los resultados son muy parecidos. Del ciento por ciento de los profesionales aproximadamente el 50%, no se desempeña en labores en las que fueron formados y mucho menos en el sector agrícola. 
 
De la oferta de programas universitarios, más del 90% son de universidades públicas, o sea, hay un esfuerzo del estado por formar profesionales, pero en el desempeño se pierde este importante recurso humano para el sector agrícola, donde los factores son muchos y vale la pena discutirlos, pero quiero centrarme sobre todo en el tema de la formación.
 
Nosotros como especie humana, en los países en via de desarrollo como Colombia, debemos analizar el sector agrícola, y con nuestras universidades ver que tipo de modelo de profesionales necesita el sector para afrontar los retos actuales (tratados de libre comercio, cambio climático, exigencias de una población cada vez mas urbana, etc), donde le brindemos a la sociedad esa persona que puede mejorar los sistemas productivos, teniendo en cuenta la sostenibilidad del planeta.
 
Creo que este es un reto, que con la ayuda de todos, y el esfuerzo de diversas instituciones lo podemos sortear, y al tener un RECURSO HUMANO, competente, con ideas, con entusiasmo pero sobre todo con compromiso, podemos cumplir las metas, disminuyendo el hambre, garantizando la seguridad alimentaria y nutricional, conservando el planeta.
 
Un cordial saludo,
 
Freddy Leonardo Arias Guerrero,InAg.
Presidente