Re: Incorporar la seguridad alimentaria en los procesos de consolidación de la paz

Manuel Castrillo Proyecto Camino Verde, Costa Rica
17.01.2014

Saludos a todos. El actual contexto mundial nos muestra una mayor apertura en la participación de la ciudadanía, sea en sociedades industriales o agrícolas, siendo esto, una puerta para el establecimiento de puentes, de acercamiento y diálogo entre sectores en conflicto. En diversos escenarios encontramos estructuras hetereogéneas que pueden ser viables para escuchar muchos interlocutores, más también,  pueden generar confusión al no enfocarse en el o los mecanismos propicios para la resolución del conflicto. Esto, lo planteo pues en el caso de conflictos prolongados o no, el foco sobre la alimentación muchas veces queda de lado, el asunto es tomar conciencia de que la afectación de grupos o sectores vulnerables en el aspecto alimenticio, es parte del problema o solución, está ahí, aunque no sea lo medular, y muchas veces lo es. La Paz es un derecho, la alimentación también. Las condiciones políticas en donde el poder se ejerce sin opción para que los individuos puedan manifestarse, son obstáculos importantes para la consecución de estos derechos, por esto la relevancia de la apertura de espacios de expresión, donde los diferentes grupos en conflicto puedan intercambiar con respeto y tolerancia sus diferencias. 

El derecho a una sana alimentación, está consagrado, en muchas constituciones y declaraciones universales; se entiende pues, que es base fundamental, para una calidad de vida digna. Las oportunidades que se brinden para que los pueblos ejerzan este derecho, darán sustento a estados más justos, más equitativos, evitando problemas sociales y otros. La asignación de territorios a grupos de riesgo social y su capacitación, bien puede evitar situaciones de conflicto y fortalecer el país. 

Los mecanismos de seguimiento de las organizaciones internacionales o nacionales, deben ser eficientes en su función. Diversos actores de las zonas conflictivas, pueden ser supervisores para evitar un mal manejo de las ayudas que llegan. Desde notables, ONG`S y grupos religiosos, pueden y deben intervenir para ser garantes del acceso a los grupos vulnerables.

El proceso de Paz en Centroamérica en los 80`s, da como resultado, en el corto plazo, la mejora de condiciones para una mejor alimentación a campesinos e indígenas y estabilidad económica a futuro, y vislumbrando un desarrollo con esperanza. 

Deberían estipularse convenios como el de Ginebra, donde se contemple la protección de las personas en riesgo y los recursos alimentarios necesarios para evitar las crisis de alimentos, pero por supuesto, generalmente, no hay voluntad política y más bien se utiliza como medio de disuasión y manipulación el hambre de las personas. Las salvaguardas tienen que llevar sanciones económicas fuertes para quien las incumpla. 

Las organizaciones como la ONU, deben ser más rigurosas, no ser tan complacientes con intereses de países, que juegan con la vida humana. Es una realidad cruda, siempre el diálogo, será la herramienta para traer comprensión y tolerancia.

Manuel Castrillo

Costa Rica