FAO.org

Home > Gender and Land Rights Database > Country profiles > Countries List > General Introduction
Gender and Land Rights Database

Dominican Republic

La población total en 2007 fue de 9 492 876 habitantes, de los cuales 50 por ciento eran mujeres (16).  La población rural representaba 35,6 por ciento de la población total y de ésta, el porcentaje de mujeres alcanzaba 49,2 por ciento (16). Según el último censo nacional, la densidad de la población en 2002 era de 114 habitantes por km2 (1). La tasa de crecimiento población ha pasado de 2,1 por ciento a principios de la década de 1990 a 1,8 en los primeros años de la década de 2000. El determinante principal es la disminución de la tasa de fecundidad, que ha disminuido gradualmente en el curso de los últimos 40 años, pasando de una tasa de 7,5 hijos por mujer en la década de 1960 a 3 hijos por mujer en la década de 1990. La población es eminentemente joven con 40 por ciento de menores de 18 años, y un envejecimiento demográfico de 5 por ciento que se manifiesta en una población de mayores de 65 años.

El Producto Interno Bruto -PIB- estimado en 2008 era de45,6 mil millones de USD –a precios corrientes del 2008, al tipo de cambio oficial- (17). El PIB per cápita en términos de paridad de poder adquisitivo era de 8 200 USD en 2008 (17). En 2006, el PIB per cápita era de 2 694 USD –a precios corrientes de 2000-  mientras que el PIB per cápita agrícola  era de 2 175 USD –a precios corrientes de 2000 (2). La proporción del PIB agrícola en el PIB total era de 14 por ciento (2). En 2006 las importaciones agrícolas representaron 12 por ciento del total de las importaciones, mientras que las exportaciones agrícolas fueron del orden de 42 por ciento del total de las exportaciones (2). En 2006, la agricultura empleaba 14,8 por ciento del total de la población económicamente activa (PEA) que se estimaba en 4 154 000 personas en 2005 (19).

El índice de desarrollo humano para el año 2007, fue 0,777, lo que ubica a la República Dominicana en el lugar 90 de 182 países con datos (18). El porcentaje de la población viviendo bajo la línea de pobreza de 2 USD al día era 15,1 por ciento entre 2000 y 2007 (18). En 1998 el índice de pobreza general era de 37 por ciento y de pobreza extrema 15 por ciento. En el período 2003-2005 la proporción de personas sub-nutridas era 21 por ciento de la población total (2). La esperanza de vida de mujeres entre 2000 y 2005 alcanzaba 74,4 años y para hombres alcanzaba 68,1 años (19).  En 2005 la población analfabeta total alcanzaba 14,5 por ciento, y la población analfabeta femenina 14,4 por ciento (19). La tasa de fecundidad era de 3,0 entre 2000 y 2005 (19).

Las mujeres representaban el 39,0 por ciento de la población económicamente activa -PEA- en 2005 (19). La PEA femenina se distribuía en el 2006 de la siguiente forma: 2,1 por ciento en el sector agrícola, 14,2 por ciento en la industria y 83,8 por ciento en el sector servicios (19).

La estructura de tenencia de la tierra se caracteriza por la concentración y la fragmentación.  Aproximadamente 6 por ciento de los productores agrícolas controlan 70 por ciento de las tierras agrícolas (20). En cambio, aproximadamente 80 por ciento de los agricultores tienen menos de 8 por ciento de la tierra y 40 por ciento de ellos son pequeños productores, con tenencias de entre 0,5 y 2 hectáreas (20).  La superficie del país que corresponde a tierras agrícolas alcanza 77 por ciento, de las cuales 24 por ciento pertenecen al Estado. El resto, son grandes y medianas extensiones que producen rubros comerciales tradicionales: caña de azúcar, plátano, cacao, café y algodón y 2,4 por ciento de tierras son pequeñas propiedades que constituyen 65 por ciento del total de las explotaciones agrícolas. Este sector del pequeño agricultor abastece principalmente de alimentos al mercado nacional (3). Con la Ley de Reforma Agraria 5879 de 1962 el Instituto Agrario Dominicano -IAD- adjudicó parcelas familiares en la modalidad de asentamientos individuales. Las leyes agrarias, dictadas en 1972, dispusieron entre otras medidas, la adquisición de baldíos, la restitución de tierras del Estado y los asentamientos colectivos. En 1985 por la Ley 269, se formalizaron los asentamientos asociativos y desde 1988, por Decreto 144, se otorgan títulos definitivos a beneficiarios y beneficiarias del sector reformado. Las leyes agrarias no consideraron a las mujeres beneficiarias directas en la distribución de parcelas.  Sólo llegaban a la propiedad de la tierra como herederas de su cónyuge.  La situación de las mujeres en uniones de hecho no se contempló.  A partir de 1997, gracias a la acción de organizaciones de mujeres y la Secretaria de Estado de la mujer,  se reconoció con la Ley 55, el derecho de las mujeres a la asignación de parcelas y se dispuso la titulación conjunta, tanto para las parejas casadas como en las uniones de hecho o libre (4).

Sources: numbers in brackets (*) refer to sources displayed in the Bibliography