FAO.org

Home > Gender and Land Rights Database > Country profiles > Countries List > General Introduction
Gender and Land Rights Database

Spain

La población total en 2008 se estimaba en 45 593 385habitantes, de los cuáles 50,6 por ciento eran mujeres (15). En 2006, la población rural ascendía a 10 165 000 lo que correspondía a aproximadamente 23 por ciento de la población total (16).  En 2004, Las mujeres rurales representan  15 por ciento del total de la población española, oscilando entre 28 por ciento en Extremadura y 3 por ciento en Madrid (12).  La fuerte migración del campo a la ciudad ha creado un desequilibrio generacional debido a que las personas de los grupos de edades más productivas tienden a emigrar (2). 
El Producto Interno Bruto –PIB- estimado en 2008 era de1602 billones de USD –a precios corrientes del 2008, al tipo de cambio oficial- (17). En el 2008, la participación de los distintos sectores en el PIB se estimaba en 3,4 por ciento del sector agricultura, 29 por ciento de la industria y 67,6 por ciento del sector servicios (17). El PIB per cápita en términos de paridad de poder adquisitivo era de 34 600 USD en 2008 (17).  En 2006, el PIB per cápita era de 16 111 USD –a precios corrientes de 2000-  mientras que el PIB per cápita agrícola  era de 8 664 USD –a precios corrientes de 2000 (11). En 2006 las importaciones agrícolas representaron 6,8 por ciento del total de las importaciones, mientras que las exportaciones agrícolas fueron del orden de 13,0 por ciento del total de las exportaciones (3).
 
El índice de desarrollo humano para el año 2007 fue 0,955, lo que ubica a España en el lugar 15 de 182 países con datos (1). La esperanza de vida en 2007 era de 84 años para las mujeres y 77,5 años para los hombres. En el 2005, la tasa global de fecundidad fue de 1,38 (13). En el 2007, el porcentaje de alfabetización de las mujeres de más de 15 años era 97,3 y el de los hombres de 98,6 por ciento (1).



Constituyen la Población Economicamente activa un total de 18 405 000 habitantes y 1 113 000 la PEA agrícola, 6 por ciento del total (4). Según el informe de la Comisión Europea,  82 por ciento de las mujeres rurales españolas trabajan en explotaciones agrarias, y 59 por ciento de ellas no pagan cotización social: son las mujeres que desarrollan un trabajo “invisible”, fundamentalmente en las explotaciones familiares, sin ningún reconocimiento y que, por tanto, no cuentan en las estadísticas (12). La mujer rural tiene una participación significativa en las explotaciones familiares, dedicándose en jornada laboral completa, principalmente a la cría de vacuno de leche y horticultura. En el 2003 se eliminaron las restricciones legales que impedían que hombre y mujer, en una misma explotación, pudieran cotizar al Régimen Especial Agrario de la Seguridad Social. Sin embargo, no se ha avanzado en el reconocimiento del trabajo que desempeñan las mujeres, que se sigue calificando de “ayuda familiar” y no computa como empleo (12).



Más de la mitad de las explotaciones agrícolas son muy pequeñas, vistas como económicamente viables sólo a largo plazo.  En España coexisten diferentes órdenes jurídicos: nacional, comunitario, internacional y disposiciones de las Comunidades Autónomas, cuyas normas inciden en la situación jurídica de la mujer en la cuestión agraria.  Con respecto al derecho comunitario, se aplica la Política Agraria Común –PAC-, de producción subvencionada habiéndose adaptado el ordenamiento jurídico nacional a las Directivas Comunitarias.  En el Sistema de Información Geográfica para la Gestión de las Ayudas PAC –SIGPAC-, se utiliza el catastro rural como base para la construcción del Sistema de Identificación Parcelaria –LPIS-.  La iniciativa comunitaria  LEADER constituyó en España una nueva forma de abordar el desarrollo rural europeo, utilizando la metodología de trabajo basada en la constitución de grupos de acción comarcal para analizar problemas y oportunidades, diseñar sus propias estrategias de desarrollo y proponerlas a las administraciones locales y regionales. Esta iniciativa sirvió para redistribuir recursos en los espacios rurales desfavorecidos y generar una actividad económica a la vez que promover, en combinación con programas nacionales, la participación de la mujer en economía.  Si bien con la Ley Orgánica para la Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres del 2007 aumentó la presencia de mujeres en las concejalías de las Comunidades Autónomas, las desigualdades de género no han desaparecido sino que se han trasladado a niveles jerárquicos superiores (5).

Sources: numbers in brackets (*) refer to sources displayed in the Bibliography