Gender and Land Rights Database

Equatorial Guinea

De acuerdo con el Censo Nacional de Población y Vivienda, la población en 2001 era de 1 014 999 habitantes, de los cuales 50,6 por ciento eran mujeres (1). La población rural representaba 61,2 por ciento y en el mismo año, la densidad de la población fue 36,2 habitantes por km2 (1). La población rural en 2004 era de 258 000, el 51 por ciento de la población total (2). Existen cinco grupos étnicos: Fang, Bubi, Ndowe, Annobonesa y Bissio (17).

El Producto Interno Bruto –PIB- estimado en 2008 era de18,53 mil millones de USD –a precios corrientes del 2008, al tipo de cambio oficial- (17). La estructura económica tuvo un cambio radical en los últimos años como consecuencia del comienzo de la explotación de los yacimientos de petróleo y de gas (17).

En el 2008, la participación de los distintos sectores en el PIB se estimaba en 2,3 por ciento del sector agricultura, 93,7 por ciento de la industria y 3,9 por ciento del sector servicios (17). El PIB per cápita en términos de paridad de poder adquisitivo era de 37 300 USD en 2008 (17). 

En 2006, el PIB per cápita era de 7 464 USD –a precios corrientes de 2000-  mientras que el PIB per cápita agrícola  era de 500 USD –a precios corrientes de 2000 (16). En 2006 las importaciones agrícolas representaron 3,5 por ciento del total de las importaciones, mientras que las exportaciones agrícolas fueron del orden de 0,0 por ciento del total de las exportaciones (11).

El índice de desarrollo humano para el año 2007, fue 0,719, lo que ubica a Guinea Ecuatorial en el lugar 118 de 182 países con datos (4). La esperanza de vida al nacer en 2001 era de 59,3 para las mujeres y 55,4 años para los hombres y la tasa de mortalidad infantil por cada mil nacidos de 133 (1).

En 2004, 43 por ciento de la población tenía acceso a fuentes mejoradas de agua potable, y 53 por ciento a servicios sanitarios. La tasa de alfabetización para mujeres mayores de 15 años en 2005 era de 80,5 por ciento y para los hombres, de 93,4 por ciento (4). Sin embargo, este equilibrio se reduce drásticamente en los niveles secundarios y superior, con 35,3 por ciento de mujeres en el nivel medio y sólo 9,8 por ciento de participación femenina en la enseñanza superior (4).

La población económicamente activa -PEA- en 2001 se estimaba en 210 294 personas (2). Los principales sectores económicos son: agricultura, pesca artesanal y sector informal. En 2004 la población económicamente activa -PEA- en agricultura era de 143.000 personas, correspondiente a 68 por ciento de la PEA total (2).

El único sector en que la mujer sobrepasa al hombre es el de agricultura, donde constituye 81 por ciento de la fuerza laboral agrícola; es actriz principal en la agricultura y en la economía rural. Realiza 52 por ciento del trabajo manual, la comercialización agrícola y tiene a su cargo la mayor parte de las actividades domésticas.

Las mujeres ocupan un lugar destacado en algunas de las tareas agrícolas relacionadas con el cacao, pero también en brigadas de limpieza del terreno. A pesar del papel de la mujer como productora y al frente de las comunidades, su trabajo no está reconocido y recibe un tercio de las remuneraciones que reciben los hombres.

Es jefe de familia en 24 por ciento de los hogares y constituye sólo 8,1 por ciento de los funcionarios de gobierno a todo nivel, incluyendo jefes tradicionales, concejos locales, líderes de concejos, mayores, o miembros del Parlamento. La disparidad con el hombre es enorme por razones relacionadas con la sociedad patriarcal, y en ningún sector se ha alcanzado la igualdad de representación (5).

La producción nacional no es suficiente para cubrir la demanda de alimentos, por lo que se recurre a la importación. El sistema económico se basa en la actividad extractiva. Se distinguen dos tipos de agricultura: una agricultura de subsistencia, para autoconsumo familiar, extensiva e itinerante, con métodos de cultivos tradicionales, orientada a la producción de malanga, yuca, ñame, cacahuete, carne, pescado, etc., y otra agricultura intensiva, orientada a la exportación, que produce cacao y café, a cargo principalmente de sociedades privadas (7).

Más de la mitad de la superficie total de la tierra - 58,2 por ciento- está constituida por áreas protegidas y bosques productivos. Estos últimos pueden ser comunitarios o entregados en concesiones bajo forma de contrato de arrendamiento para su aprovechamiento forestal (8). La explotación forestal constituyó la principal fuente exterior de ingresos de la economía hasta el inicio de la explotación petrolífera. Se intentó paliar con ello la caída en la década de 1970 de la exportación de cacao y café (9).

Los alimentos de subsistencia consisten principalmente en plátano, cacahuate, plátano y yuca y los cultivos de exportación son predominantemente el cacao y el café (10). Las tierras arables ocupan 4,6 por ciento del territorio; en cultivo se encuentra 3,6 por ciento y en otros usos de la tierra, 33,6 por ciento del total. La ganadería está poco desarrollada y las especies con mayor potencial de producción son la avícola, caprina y porcina.

Las prácticas agrícolas de agricultura itinerante y otros factores han causado deforestación y pérdida de calidad de los suelos, especialmente en la Región Continental (6). La propiedad de la mayor parte de las plantaciones de cacao y de café se ha redistribuido, vinculándose con una propiedad consuetudinaria, de manera que apenas quedan buenas tierras disponibles en el mercado para generar y atraer nueva inversión (9).


Sources: numbers in brackets (*) refer to sources displayed in the Bibliography