FAO.org

Home > Gender and Land Rights Database > Country profiles > Countries List > General Introduction
Gender and Land Rights Database

Nicaragua

 

La población total en 2007 se estimaba en 5 595 543habitantes, de los cuáles 48,4 por ciento eran mujeres (22). La población rural representaba 46,5 por ciento de la población total y de ésta, el porcentaje de mujeres alcanzaba 50,4 por ciento (22). La densidad de la población en 2004 era 46,3 habitantes por km2 (2).

El Producto Interno Bruto (PIB) estimado en 2008 era de 6,35 mil millones de USD – a precios corrientes del 2008, al tipo de cambio oficial- (23). En el 2008, la participación de los distintos sectores en el PIB se estimaba en 16,9 por ciento del sector agricultura, 25,8 por ciento de la industria y 57,3 por ciento del sector servicios (23). El PIB per cápita en términos de paridad de poder adquisitivo era de 2 900 USD en 2008 (23).  En 2006, el PIB per cápita era de 862 USD – a precios corrientes de 2000 -  mientras que el PIB per cápita agrícola era de 947 USD – a precios corrientes de 2000 (24). En 2006 las importaciones agrícolas representaron 11,2 por ciento del total de las importaciones, mientras que las exportaciones agrícolas fueron del orden de 55,6 por ciento del total de las exportaciones(25). El sector agrícola generó en el 2000, 27,1 por ciento del PIB y proporcionó empleo a 43 por ciento de la población en la actividad (3). En 2006, la Población Económicamente Activa -PEA- en agricultura, correspondía 16 por ciento de la PEA total (26).

El Índice de Desarrollo Humano (IDH) para el año 2007, fue 0,699, lo que ubica a Nicaragua en el lugar 124 de 182 países con datos (27). Los indicadores de pobreza tienden a ser más elevados en las áreas rurales que en las urbanas.  En el 2005,  la población nacional que vivía con menos de 1 USD por día ascendía a 39,4 por ciento, mientras en la zona rural ese porcentaje alcanzaba 60,7 por ciento. La comparación 2001 – 2005 en los índices de pobreza general indican que no hay una variación significativa (4). El número de desnutridos registrado en el período 2001-2003 fue de 1 500 000 personas que constituye 27 por ciento de la población total (1). La tasa de fecundidad en Nicaragua es de 3,6, el doble del promedio en América Latina y el Caribe (17).  La mujer en extrema pobreza tiene un número de hijos que en promedio supera los seis hijos, mientras las mujeres menos pobres tienen en promedio dos hijos (5). La esperanza de vida al nacer en 2003 era de 69 años (4). La tasa de analfabetismo es muy similar en hombres y mujeres, siendo para las mujeres de 35,6 por ciento en el 2000 (6).

La población económicamente activa (PEA) en 2005 se estimaba en 2 215 000 personas, de las cuales 35,7 por ciento eran mujeres (19). La PEA femenina se distribuía en el 2006 de la siguiente forma: 10 por ciento en el sector agrícola, 16,9 por ciento en la industria y 73,1 por ciento en el sector servicios (19). Conforme a un estudio realizado por la Fundación Internacional para el Desafío Económico Global (FIDEG) el papel de la mujer en la economía de Nicaragua ha mejorado y su contribución económica en la esfera productiva alcanza  40 por ciento del total (5).  No obstante, el trabajo de la mujer rural no es reconocido siendo en gran parte invisible debido a prácticas y actitudes patriarcales que es necesario superar (7). El porcentaje femenino en la fuerza laboral en la población rural registrado en 1994 fue 22,2 por ciento (7).

La ley de reforma agraria de 1973 no contempló la igualdad de género en la distribución de tierras. A partir de las reformas legales e institucionales de 1979 se consideró prioritario el acceso igual a la tierra para hombres y mujeres.  El porcentaje de la tierra agrícola afectada por las medidas fue 46,2 por ciento de la tierra de este, 13 por ciento quedó bajo cooperativas de producción, 11,7 por ciento eran fincas estatales, 20, por ciento se adjudicaron en forma individual, y 2,1 por ciento correspondieron a comunidades indígenas. En el período 1979-1989 de los 59 545 beneficiarios de la reforma agraria, 9,7 por ciento fueron mujeres (10). A partir de 1991 se suprimieron las cooperativas y fincas estatales y se otorgaron títulos individuales a miembros de cooperativas. Se creó el Instituto Nicaragüense de Reforma Agraria (INRA) que debía promover el acceso de la mujer a la tierra e introducir la titulación conjunta de acuerdo a la Ley 209 de 1995 de estabilidad de la propiedad.  Las parejas tenían opción a solicitar un título mancomunado o conjunto.  Entre 1992 y 1996, 25 por ciento de los títulos se expidieron en forma individual siendo, las mujeres beneficiarias en 40 por ciento. El 60 por ciento de los títulos de propiedad emitidos eran en forma mancomunada. .  En 1997 se reconoció por ley la legitimidad de la propiedad y tenencia de tierras otorgada por el INRA y se determinó que a los fines de la ley, los títulos de reforma agraria emitidos a nombre del hombre como jefe de familia, incluyen al cónyuge o compañero de unión estable de hecho.  Entre ese año y el 2000, de los 19 322 beneficiarios directos 42 por ciento fueron mujeres (5). Una iniciativa de ley  “Creadora del Fondo para Compra de Tierra con Equidad de Género”, fue presentada al Parlamento en el 2007, debido a la situación de las mujeres agricultoras, quienes hoy en día, a pesar de contribuir a la producción de diversos cultivos, 64 por ciento de ellas no son poseedoras de tierras, por lo que  deben entregar a los propietarios la mitad de las cosechas. La iniciativa propone un fondo para que las mujeres puedan comprar tierras a plazos con créditos hasta por 15 años (18).

Sólo un 13% de mujeres ha tenido acceso a la tierra y sólo un 5% de productoras se ha beneficiado con créditos. De éstas sólo el 14% consiguieron financiamiento desde el sistema financiero formal. En el caso de los hombres fue del 62%. Al comparar los montos de crédito las mujeres recibieron el 11% del total. Las diferencias son más marcadas en el sector rural (29).


Sources: numbers in brackets (*) refer to sources displayed in the Bibliography