Género

Noticias

ONU Mujeres, la FAO, el FIDA y el PMA: el empoderamiento de las mujeres rurales, requisito previo para la seguridad alimentaria mundial

© FAO/F. Naeem

ONU Mujeres y las tres agencias de las Naciones Unidas ubicadas en Roma y dedicadas a la alimentación y la agricultura han lanzado hoy un programa conjunto para apoyar el empoderamiento de las mujeres rurales pobres a través de su integración económica que incluye iniciativas dirigidas a su seguridad alimentaria.

Nueva York/Roma, 27 Septiembre 2012 - El programa "Acelerando el Progreso Hacia el Empoderamiento Económico de las Mujeres Campesinas" es una iniciativa a cinco años vista promovida por la Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres (ONU Mujeres), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA). Su implementación se desarrollará inicialmente en Etiopía, Guatemala, Kirguistán, Liberia, Nepal, Níger y Ruanda.

"Cuando las mujeres son empoderadas y pueden reclamar sus derechos y acceder a la tierra, al liderazgo, a oportunidades y a alternativas, las economías crecen, la seguridad alimentaria aumenta y las expectativas de las generaciones presentes y futuras mejoran", manifestó Michelle Bachelet, Secretaria General Adjunta de las Naciones Unidas y Directora Ejecutiva de ONU Mujeres.

Las mujeres son fundamentales para el desarrollo de las zonas rurales y para las economías de los países. Constituyen el 43 por ciento de la mano de obra agrícola en todo el mundo, e incluso el 70 por ciento en algunos países. A menudo trabajan más horas que los hombres y son también quienes se ocupan del cuidado de los niños, los mayores y los enfermos. Además, muchas mujeres campesinas son pequeñas emprendedoras e inversoras que dedican la mayor parte de sus ingresos al bienestar de sus familias y de su entorno.

Pero, a pesar de algunos progresos, la mayoría de las mujeres y niñas campesinas siguen todavía luchando en inferioridad de condiciones. A menudo deben afrontar más obstáculos que los hombres para lograr su acceso a servicios públicos, protección social, oportunidades de empleo dignas, así como al mercado y otras instituciones.

Si las mujeres tuvieran el mismo acceso a los recursos que los hombres podrían incrementar los rendimientos agrícolas. Cuando las mujeres son empoderadas económica y socialmente, se convierten en agentes de cambio a favor del crecimiento económico, el progreso social y el desarrollo sostenible.

Para abordar estas cuestiones, el programa conjunto de ONU Mujeres, la FAO, el FIDA y el PMA pondrá el acento en cuatro objetivos: mejorar la seguridad alimentaria y nutritiva, incrementar los ingresos, fomentar el liderazgo y la participación en las instituciones rurales y crear una política medioambiental más responsable a nivel nacional e internacional.

Juntas, las cuatro instituciones podrán generar sinergias que refuercen el mandato de todas ellas de avanzar en la igualdad de género.

La igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres del ámbito rural son parte central del mandato de FAO de lograr la seguridad alimentaria global. La FAO trabaja con gobiernos y otros socios para incrementar los niveles de nutrición, mejorar la vida de las poblaciones rurales e incrementar la productividad agrícola, contribuyendo al mismo tiempo al crecimiento de la economía mundial. Con el apoyo de la FAO a sus gobiernos locales, muchos países han adoptado políticas nacionales en materia de alimentación y agricultura y planes de acción dirigidos por igual a hombres y mujeres.

La FAO trabaja con oficinas nacionales de estadística en la recogida, análisis y uso de datos desglosados por género para dotar de mayor visibilidad a las contribuciones económicas y agrícolas de las mujeres del mundo rural. Como cabeza visible de múltiples iniciativas globales vinculadas a la alimentación y la nutrición, tales como el Comité Mundial para la Seguridad Alimentaria, la Alianza contra el Hambre y la Malnutrición y la Mejora de la Gobernanza Local para la Reducción del Hambre, FAO trabaja para garantizar que la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres ocupen un lugar protagonista en la agenda internacional.

La igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres han estado en el centro de todos los esfuerzos del FIDA para reducir la pobreza y mejorar la seguridad alimentaria y la nutrición desde su fundación en 1978. A través de su abanico de préstamos y ayudas, el IFAD trabaja con campesinos propietarios de pequeñas tierras, muchos de los cuales son mujeres. Los resultados obtenidos en 2011 mostraron que 19 millones de mujeres rurales pobres participaron en programas y proyectos apoyados por el IFAD. Las mujeres supusieron más del 60 por ciento del total de personas a las que se formó en emprendimiento y gestión de empresas, y en materias relacionadas con la gestión comunitaria, y supusieron más del 50 por ciento de los usuarios de servicios de financiación rural.

El programa de préstamos del FIDA trabaja de forma habitual desde una perspectiva bilateral con iniciativas del resto de agencias tales como las escuelas de campo para agricultores de FAO, los programas del PMA "Compras para el Progreso" (P4P o "Purchase for Progress", en inglés) y "Comida por Trabajo", y los esfuerzos de ONU Mujeres a favor de la capacitación y el liderazgo.

En 2011, el PMA prestó ayuda a 83 millones de mujeres y niños. El PMA sitúa a las mujeres en el centro de sus esfuerzos por combatir el hambre y la malnutrición, enfatizando la importancia de la nutrición en los 1.000 primeros días de vida, desde el momento mismo de la concepción. Su experiencia le ha permitido comprobar que, en manos de las mujeres, los alimentos tienen más probabilidades de llegar a los niños que los necesitan. "Compras para el Progreso" (P4P) ayuda a pequeños agricultores, especialmente mujeres, a convertirse en interlocutores competitivos en el mercado mediante la producción de alimentos para su comercialización y su consumo. Proyectos como los bancos de cereales y los graneros populares, en los que las mujeres juegan un papel importante, ayudan a comunidades enteras a gestionar sus recursos y salir adelante en momentos en los que la comida escasea.

El PMA trabaja en colaboración con gobiernos, organizaciones no gubernamentales, sector privado, pequeños granjeros y todos los miembros de la comunidad para capacitar y empoderar a las mujeres rurales. Su experiencia ha demostrado que, en manos de las mujeres, los alimentos tienen más posibilidades de llegar a los niños que los necesitan.

ONU  Mujeres es la organización de las Naciones Unidas dedicada a la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. Se creó para impulsar el proceso de dar respuesta a sus necesidades en todo el mundo. Lucha a favor de una participación igualitaria de las mujeres en todos los aspectos de la vida, concentrándose en cinco áreas prioritarias: incrementar el liderazgo y la participación de las mujeres, terminar con la violencia contra ellas, comprometerlas en todos los aspectos de los procesos de paz y seguridad, fomentar su empoderamiento económico y convertir la igualdad de género en un eje fundamental en los planes de desarrollo y presupuestarios de los países. ONU Mujeres también coordina y promueve los esfuerzos a favor de la igualdad de género dentro de la propia organización de las Naciones Unidas. 

Add new content
 

 


Política de igualdad de género de la FAO

 

Género y Derecho a la Tierra Base de Datos

 


UN system-wide news
on gender equality

 

Contáctanos

Programa de Género de la FAO
Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación
correo: gender@fao.org

Conexiones

rss