Género

Programa de la FAO ::: Equidad entre géneros

El nuevo marco estratégico de la FAO incorporará la equidad entre géneros en todos sus programas en pro de la agricultura y el desarrollo rural

Las desigualdades sociales y económicas entre hombres y mujeres perjudican la seguridad alimentaria y retrasan el crecimiento económico así como el progreso de la agricultura. Es por esto que el nuevo marco estratégico de la FAO indica que la equidad de género es uno de los objetivos fundamentales de la Organización para los próximos diez años. Será asimismo esencial para la ejecución de las decisiones de la Cumbre Mundial sobre la Seguridad Alimentaria que se celebró en Roma en noviembre de 2009.

El objetivo estratégico K –"Equidad entre géneros en el acceso a los recursos, los bienes, los servicios y la toma de decisiones en las zonas rurales"– se ha formulado en respuesta a la evidencia de que la desigualdad entre géneros agrava la inseguridad alimentaria, la malnutrición y la pobreza. Según la FAO, las estrategias en pro de la agricultura y el desarrollo rural no siempre benefician a la población rural, en especial a las mujeres, sino que en ocasiones, incluso aumentan las diferencias existentes.

Es probable que dicha tendencia empeore en vista de los desafíos sin precedentes de hoy en día, como el cambio climático, la migración a escala internacional, las enfermedades infecciosas transfronterizas y el receso de la economía mundial. A menos que las cuestiones de género se aborden en su totalidad, la comunidad mundial no alcanzará los objetivos fijados en la Cumbre Mundial sobre la Alimentación de 1996 ni los Objetivos de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas.

"Ventajas comparativas" de la FAO

Como principal organismo de las Naciones Unidas dedicado a la agricultura y el desarrollo rural, la FAO cuenta con una ventaja comparativa evidente a la hora de abordar cuestiones de género en el ámbito rural. Durante décadas, la FAO ha defendido la contribución de la mujer a la producción y seguridad alimentarias y ha liderado los esfuerzos por eliminar las barreras que limitan sus oportunidades así como en pleno disfrute de sus derechos.

Entre 1989 y 2001, la FAO ha llevado a cabo dos planes de acción para la Mujer en el desarrollo dirigidos a mejorar el acceso de las mujeres del mundo rural a los recursos, la capacitación y otros servicios. En 2003, un nuevo plan sobre Género y desarrollo definió las funciones diferentes y las relaciones de poder desiguales entre hombres y mujeres como una categoría central de análisis y lo aplicó no sólo a "proyectos de mujeres", sino al programa de trabajo de la Organización más amplio y lo vinculó al logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Los tres instrumentos clave para aplicar el plan de 2003-2007, que actualmente forman el núcleo del objetivo estratégico K, eran la capacidad de desarrollo, el aumento de la concienciación así como los indicadores de género y los análisis estadísticos. La FAO lideró los esfuerzos destinados a promover la incorporación de las cuestiones de género en la agricultura mediante cursos de capacitación en materia de análisis socioeconómico y de género dirigidos a unos 4 000 especialistas en desarrollo de más de 100 países. La FAO también se encargó de instruir a los analistas de políticas nacionales en la recopilación y uso de los datos desglosados por sexo y obtuvo indicadores de género de ámbitos técnicos que abarcan desde la sanidad animal y la gestión del agua hasta la industria pesquera y el empleo rural.

Mediante el fomento de capacidades y el acceso a datos más fiables, la FAO ha promovido la planificación y las políticas con perspectivas de género en 30 países. Botswana y Namibia han adoptado planes de acción nacionales para la seguridad alimentaria, dirigidos a eliminar las desigualdades en el acceso de las mujeres a los recursos productivos. La asistencia técnica de la FAO ha contribuido a incorporar las cuestiones de género en la política agrícola de Chile y a aumentar la utilización de estadísticas por género por parte de los responsables de la formulación de políticas en China.

En 2007, la FAO creó la División de Género, Equidad y Empleo Rural (ESW) dependiente del Departamento de Desarrollo Económico y Social y que cuenta con responsabilidades institucionales respecto de la igualdad de género. Un programa de capacitación ha mejorado el compromiso del personal respecto de la incorporación de las cuestiones de género y las capacidades para llevarla a cabo. Se ha creado una red de centros de coordinación a nivel superior en las unidades técnicas de la Organización con el fin de incorporar las cuestiones de género en todos los programas técnicos de la FAO. Por ejemplo, en la actualidad las perspectivas de género se consideran un elemento central de la estrategia de la FAO para la gestión del riesgo de catástrofes y se han incorporado de forma destacable en sus operaciones de socorro de emergencias y rehabilitación.

Siguen existiendo lagunas cruciales

Gracias a la labor de la FAO en materia de género, muchos países han adoptado políticas y programas de desarrollo más inclusivos en lo que se refiere a las cuestiones sociales y de género. Sin embargo, siguen existiendo lagunas cruciales: los prejuicios culturales y la falta de voluntad política han conllevado la adopción y aplicación desiguales de las políticas y convenios acordados internacionalmente sobre igualdad de género así como sobre el pleno ejercicio de los derechos de la mujer.

La información necesaria para comprender las diferencias de género en el acceso a los recursos productivos sigue siendo escasa y la capacidad de muchos países en desarrollo de integrar las cuestiones de género en sus programas de desarrollo, débil. Incluso allí donde se han realizado progresos, la capacidad de aplicar políticas y de evaluar las repercusiones suele ser insuficiente. La estrategia de género de la FAO tiene como finalidad disminuir las diferencias y mejorar el nivel de equidad entre géneros en las zonas rurales.

Objetivos de la FAO para el período 2008-2013

Con miras a lograr la incorporación de las cuestiones de equidad entre géneros en sus programas para la agricultura y el desarrollo rural, la FAO se ha fijado los siguientes objetivos para 2013:

Políticas y programas conjuntos con las Naciones Unidas
Brindar apoyo a la incorporación de las cuestiones de género en la agricultura y el desarrollo rural en el marco de la iniciativa "Una ONU", determinar las necesidades, deficiencias y puntos de partida para el apoyo técnico de la FAO; y contribuir a los planteamientos comunes de las cuestiones de género dentro del sistema de las Naciones Unidas.

Políticas para la agricultura y el desarrollo rural
Asesorar a los gobiernos en la integración de las cuestiones de género en las políticas y programas de desarrollo mediante el análisis, por un lado, de las desigualdades que afectan al acceso de las personas a los recursos y, por otro, de las amenazas a la equidad entre géneros y a los medios de vida rurales.

Fomento de la capacidad
Intensificar el apoyo a la capacitación en materia de incorporación de las cuestiones de género (mediante instrumentos liderados por el Programa de análisis socioeconómico y de género de la FAO) y a la recopilación, análisis y difusión de estadísticas y datos desagregados por sexos empleados en la formulación de políticas.

Experiencia, recursos y programas técnicos de la FAO
Mejorar las capacidades de análisis de género del personal de la FAO, asignar presupuestos específicos con miras a cumplir los objetivos en materia de género y brindar apoyo a toda la red de centros de coordinación de la Organización con el objetivo de fomentar la incorporación de las cuestiones de género en todos los programas técnicos de la FAO.

Add new content
 

 


Política de igualdad de género de la FAO

 

Género y Derecho a la Tierra Base de Datos

 


Manual sobre género en la agricultura

 


UN system-wide news
on gender equality

 

Contáctanos

Programa de Género de la FAO
Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación
correo: gender@fao.org

Conexiones

rss