Género

Programa de la FAO ::: Pesca

La discriminación de género se perpetúa en el acceso limitado de la mujer a los créditos, las instalaciones de almacenamiento y la capacitación

La pesca es esencial para el bienestar económico de millones de personas del medio rural en los países en desarrollo. La pesca de captura y la acuicultura proporcionan empleo directo a unos 200 millones de personas, la inmensa mayoría de las cuales trabajan en el sector artesanal a pequeña escala, lo que representa el 70 % de la producción pesquera.

Los peces y otras especies acuáticas son de vital importancia para la seguridad alimentaria, puesto que proporcionan casi el 30 % de la proteína de origen animal consumida en Asia y el Pacífico y más del 20 % en los países de bajos ingresos y con déficit de alimentos.

La estrategia de la FAO en pro del desarrollo del sector pesquero tiene como objetivo el aumento de la productividad del sector a pequeña escala, así como su contribución a la seguridad alimentaria, ante la creciente competencia de la pesca de captura industrial y la acuicultura a gran escala.

Dimensiones de género de la pesca y la acuicultura

La pesca tanto en aguas costeras como profundas es casi siempre una tarea dominada por los hombres que acarrea un elevado riesgo para la salud y seguridad laborales. Las mujeres de familias pescadoras realizan las tareas de preparación como el zurcido de las redes, aunque su contribución suele ser de tipo "informal" y se remunera en contadas ocasiones.

La función más destacable de la mujer, en la pesca industrial y artesanal, se desempeña en la postcaptura, el procesado y la venta. En el África occidental, las mujeres se encargan de la venta de un 80 % de los productos pesqueros y en las empresas de procesado de productos pesqueros de la India, el 60 % de los trabajadores son mujeres jóvenes. En Viet Nam, las mujeres representan el 80 % de la mano de obra del sector acuícola.

Sin embargo, las funciones específicas de cada sexo están cambiando. En ciertas zonas de Camboya y Tailandia, las mujeres, cada vez más, se dedican a la pesca y poseen sus propias embarcaciones. En Bangladesh, las mujeres representan aproximadamente el 60 % de los acuicultores y muchas de ellas son empresarias de éxito. No obstante, gran parte de su contribución a la pesca permanece invisible. La discriminación de género surge del poco valor que se otorga al trabajo de la mujer y se ha perpetuado en forma de acceso restringido al crédito, tecnologías de procesado, instalaciones de almacenamiento y capacitación.

La falta de formación profesional y de tecnologías de almacenamiento, muchas mujeres comerciantes no pueden conservar el pescado fresco y sufren importantes pérdidas postcosecha. En África occidental, algunos estudios han descubierto que los comerciantes de pescado más pobres de la cadena de venta solo tienen acceso a pescado de baja calidad y ningún acceso a la información sobre los mercados o a hielo.

Los programas destinados a la mecanización de la producción pesquera artesanal corren el riesgo de desplazar a la mujer de las fuentes tradiciones de sustento. En la India, la motorización de las embarcaciones pesqueras de una zona conlleva el aumento de las capturas y el reemplazo de las mujeres pescaderas por hombres. Algunos estudios muestran que una vez se ha mejorado la conservación del pescado y se han puesto a disposición instalaciones de procesado, los hombres pescadores comienzan a competir con las mujeres por el acceso.

La discriminación de género se hace sentir también en el sector del procesado industrial. Se ha comprobado que el salario de las mujeres de comunidades pescadoras de la India que trabajan en la industria de la exportación de productos pesqueros es inferior al de los hombres. Además, pasan más tiempo fuera de sus casas, lo cual dificulta que puedan cumplir con sus funciones domésticas.

Las oportunidades que ofrece la acuicultura deben evaluarse también desde la perspectiva de género. Si una mujer sabe que puede perder un estanque piscícola a la muerte de su marido, puede que no invierta en la empresa. La introducción del cultivo en jaulas puede desproveer a las mujeres del agua necesaria para beber, lavar los platos o remojar la yuca. Si la acuicultura reduce los niveles de agua de los pozos, las mujeres pueden verse obligadas a buscar fuentes más lejanas.

Objetivos de la FAO para el período 2008-2013

Para lograr la incorporación de las cuestiones relativas a la equidad entre géneros en sus programas para la ordenación sostenible de la pesca y la acuicultura, la FAO se ha fijado los siguientes objetivos para 2013:

Pleno ejercicio de los derechos de la mujer
Utilizar el grado de ejercicio de los derechos de la mujer como indicador para evaluar la contribución de la acuicultura a pequeña escala al desarrollo rural sostenible.

Capacitación en materia de acuicultura
Incorporar la problemática del género en la información y en otros instrumentos para el desarrollo de la acuicultura así como para aumentar la participación de la mujer en la capacitación en materia de gestión, producción de huevos y espíritu de empresa.

Investigación y gestión pesqueras
Aumentar la proporción de hombres y mujeres instruidos o que participan en el fomento de la capacidad en los ámbitos de la investigación y la gestión pesqueras.

Conferencia mundial
Incluir las cuestiones de género como área temática en la Conferencia mundial sobre la acuicultura de la FAO de 2010.

Add new content
 

 


SOFA 2010-11

 

Género y Derecho a la Tierra Base de Datos

 


Manual sobre género en la agricultura

 


UN system-wide news
on gender equality

 

Contáctanos

Programa de Género de la FAO
Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación
correo: gender@fao.org

Conexiones

rss