Género

Programa de la FAO ::: Seguridad alimentaria

La mujer desempeña una función determinante en la seguridad alimentaria, la diversidad alimentaria y la salud infantil en el hogar

La FAO estima que alrededor de 1 000 millones de personas están subnutridas y anualmente más de tres millones de niños mueren de desnutrición antes de cumplir cinco años. La carencia de micronutrientes, que afecta a unos 2 000 millones de personas, provoca un escaso crecimiento, ceguera, incrementa la gravedad de las infecciones y llega a provocar la muerte.

Las causas de raíz del hambre en el mundo, como la pobreza rural, el crecimiento de la población y la degradación ambiental, se exacerban con la desaceleración del crecimiento económico, la volatilidad de los precios de los alimentos y las repercusiones del cambio climático.

La estrategia de la FAO para mejorar la seguridad alimentaria y la nutrición exige acciones que satisfagan las necesidades inmediatas de la población vulnerable y que fortalezcan la capacidad de los gobiernos nacionales de formular y aplicar políticas en materia de seguridad alimentaria así como de abordar cuestiones sobre nutrición.

Dimensiones de género de la seguridad alimentaria y la nutrición

En los países en desarrollo, las mujeres y los hombres del entorno rural desempeñan diferentes funciones en garantía de la seguridad alimentaria de sus familias y comunidades. Mientras que los hombres se dedican principalmente a los cultivos en el campo, las mujeres suelen ser responsables de cultivar y preparar la mayor parte de los alimentos que se consumen en el hogar además de criar el pequeño ganado, que aporta las proteínas.

Las mujeres del medio rural también elaboran la mayor parte de los alimentos domésticos, hecho que garantiza una dieta variada, minimiza las pérdidas y aporta productos comercializables. Muy probablemente las mujeres dedicarán sus ingresos a la compra de alimentos y a las necesidades de los hijos. Determinados estudios demuestran que las posibilidades de supervivencia de un niño se incrementan en un 20 % cuando la madre controla el presupuesto doméstico. Por lo tanto, la mujer desempeña una función determinante en la seguridad alimentaria, la diversidad alimentaria así como en la salud infantil.

Pero las desigualdades de género en el control de los medios de vida limitan la producción alimentaria de las mujeres. En Ghana, los estudios han revelado que el acceso inseguro a la tierra provoca que las mujeres agricultoras dispongan de períodos de barbecho más cortos que los hombres, con lo cual disminuye la producción, los ingresos y la disponibilidad de alimentos para el hogar. En el África subsahariana, enfermedades como VIH/SIDA obligan a las mujeres a asumir una mayor carga de cuidados y, como consecuencia, pueden dedicar menos tiempo al cultivo y la preparación de alimentos.

El acceso de las mujeres a la educación también constituye un factor determinante en los niveles de nutrición y salud infantil. Estudios realizados en África muestran que los hijos de madres que han recibido cinco años de educación primaria cuentan con el 40 % más de probabilidades de superar la edad de cinco años.

Un suministro de alimentos adecuado no se traduce directamente en un nivel de nutrición adecuado. En muchas sociedades, las mujeres y las niñas comen después de los miembros varones de la familia. Mujeres, niñas, enfermos y discapacitados son las principales víctimas de esta "discriminación alimentaria", que da como resultado la desnutrición crónica y problemas de salud.

Las necesidades fisiológicas de las mujeres embarazadas y lactantes también las hacen más susceptibles de padecer malnutrición y carencia de micronutrientes. El doble de mujeres que hombres sufren desnutrición y las niñas tienen el doble de posibilidades que los niños de morir de desnutrición. La salud materna es crucial para la supervivencia de los hijos: una madre subnutrida probablemente dará a luz a un niño con poco peso al nacer, lo que incrementa significativamente el riesgo de muerte.

Una buena nutrición y salud dependen de la seguridad de los alimentos que se consumen –la contaminación provoca afecciones como la diarrea que son una causa importante de enfermedad y mortalidad entre los niños–. Los esfuerzos para mejorar la seguridad alimentaria deben tener en cuenta la diferenciación en función del sexo existente en la cadena alimentaria: la instrucción de las mujeres en cuestiones de higiene y saneamiento puede contribuir de forma inmediata en la salud del hogar y de la comunidad.

Objetivos de la FAO para el período 2008-2013

Para la incorporación de las cuestiones de equidad entre géneros en sus programas para la mejora de la seguridad alimentaria y la nutrición, la FAO se ha fijado los objetivos siguientes para 2013:

Política nutricional
Promover políticas y programas del sector para la mejora nutricional a escala nacional y local, que reconozcan las necesidades, las oportunidades y los obstáculos definidos en función del género.

Educación en materia de nutrición
Elaborar iniciativas educativas en materia de nutrición, programas de formación y materiales que tengan en cuenta el género destinados a hombres, mujeres, niñas y niños.   

Calidad e inocuidad de los alimentos
Con el fin de reducir los brotes de enfermedades provocadas por los alimentos elaborados en los hogares, desarrollar materiales educativos y de sensibilización sobre la manipulación de los alimentos en el hogar.

Alimentos de venta callejera
Mejorar la calidad e inocuidad de los alimentos de venta callejera mediante la capacitación de vendedores y vendedoras en materia de higiene básica.

Datos específicos desglosados por sexo   
Promover la evaluación de las necesidades nutricionales, ingestas alimentarias y estado nutricional que analizan el género, la edad y las etapas de desarrollo.

Add new content
 

 


Política de igualdad de género de la FAO

 

Género y Derecho a la Tierra Base de Datos

 


UN system-wide news
on gender equality

 

Contáctanos

Programa de Género de la FAO
Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación
correo: gender@fao.org

Conexiones

rss