Género

Las TIC son esenciales para el empoderamiento y el progreso de las mujeres pobres del medio rural

Los organismos de las Naciones Unidas con sede en Roma celebran el Día Internacional de la Mujer.

© FAO / Hoang Dinh Nam
07/03/2018

El papel de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) en el empoderamiento económico y el fortalecimiento de la voz y la condición de las mujeres rurales será el tema central del debate que se llevará a cabo en el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) el 8 de marzo, con ocasión del Día Internacional de la Mujer.

El FIDA, junto con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA), pondrán de relieve la función que pueden desempeñar las innovaciones en el ámbito de las TIC a la hora de ampliar las oportunidades de las mujeres rurales en las cadenas de valor y la creación de empresas y aumentar su acceso a la educación y la información. 

Numerosas mujeres carecen de acceso a recursos productivos como la tierra, el crédito o la tecnología, especialmente las jóvenes del medio rural. También tienen un menor acceso a las TIC: en los países de ingresos bajos y medianos, solo un 41 % de las mujeres tiene teléfono móvil propio, frente al 46 % de los hombres. Alrededor de dos tercios de las mujeres que viven en las subregiones de Asia Meridional, Asia Oriental y el Pacífico no tienen teléfono móvil. A menudo, las mujeres del medio rural no tienen acceso a la sanidad, la educación, trabajos dignos ni garantías sociales, por lo que tienen mayores probabilidades de caer en la pobreza y son más vulnerables a las crisis económicas y las perturbaciones climáticas.

Las TIC pueden ser sumamente útiles para impulsar las oportunidades económicas de las mujeres del medio rural. Los teléfonos móviles y los teléfonos inteligentes, por ejemplo, permiten acceder a información en tiempo real sobre los precios en distintos mercados y elegir con mayor fundamento dónde y cuándo comprar y vender. Según los estudios, cuando ganan dinero, las mujeres son más propensas que los hombres a gastarlo en alimentos para sus familias y en la educación de sus hijos.

Más información