FAO.org

Inicio > Género > Noticias > Detail ES
Género

Una nueva tecnología para secar pescado mejora los medios de vida en Cote d’Ivoire

"Estamos muy contentas, porque a partir de hoy, con la FTT, nuestras condiciones para ahumar el pescado han cambiado", asegura Deborah Oulou, un procesadora de Costa de Marfil.

Embarcaciones y aparejos de pesca a lo largo de la costa, preparados para salir a faenar.
25/02/2015

Una nueva tecnología de secado del pescado, de fácil manejo y en la que la FAO es pionera, puede ayudar a reducir los riesgos para la salud, aumentar la inocuidad y calidad de los alimentos, mejorar las condiciones de trabajo y reducir las pérdidas alimentarias en las aldeas de pescadores de África occidental.
 
El pescado ahumado es una fuente vital de alimentos e ingresos para muchas comunidades costeras del continente. En Côte d'Ivoire, por ejemplo, se estima que entre el 20 y el 30 por ciento de la pesca marina y de agua dulce local se consume en forma ahumada, según la FAO.
 
Alternativa frecuente para obtener proteínas, la población local prefiere el pescado ahumado por su sabor, beneficios nutricionales, precios competitivos en comparación con otras fuentes de proteínas -como leche, carne y huevos-, y su largo tiempo de conservación, que oscila entre los 3 y 6 meses.
 
Sin embargo, los hornos tradicionales utilizados generalmente para preparar este popular alimento, plantean dificultades.
 
"Las técnicas de ahumado tradicional implican con frecuencia una quema masiva de madera que conduce a diversos problemas. Por un lado, se produce una cantidad enorme de CO2, por lo que los secaderos generan más contaminación por gases de efecto invernadero de lo que deberían. Además, el ahumado tradicional libera contaminantes denominados hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP), que son cancerígenos y peligrosos para el sistema respiratorio humano", advierte Yvette Diei-Wadi, experta en industria pesquera de la FAO.
 
Las técnicas tradicionales dejan también mayores cantidades de partículas de alquitrán en el producto final, que afectan a su sabor y calidad, haciendo que sea mucho más difícil de vender.
 
La técnica de procesado FAO-Thiaroye (FTT, por sus siglas en inglés) tiene un doble funcionamiento como horno y secadora mecánica y también puede servir para el almacenamiento. Está especialmente diseñada para ayudar a los procesadores de pescado en pequeña escala como los de Abobodoumé, a preparar y vender alimentos de alta calidad.

 
Resultado de cinco años de mejoras del diseño, la tecnología FTT hace que sea fácil modernizar los hornos tradicionales y es capaz de reducir de forma notable los contaminantes carcinogénicos producidos durante el ahumado. Al mismo tiempo, este método reduce la cantidad de combustible necesario, y permite una capacidad de carga cinco veces mayor que los hornos tradicionales de barril, o del doble que usando el secador Chorkor.
 
Ventajas de la FTT
 
"Este es un sistema desarrollado para abordar muchos aspectos de las operaciones de ahumado de pescado", explica Ndiaye Oumoulkhaïry, quien trabajó en el diseño de la FTT. "En primer lugar –subraya- destaca el aspecto de la seguridad, para proteger la salud de los consumidores y cumplir con las normas alimentarias internacionales. Otra ventaja es la reducción de las pérdidas posteriores a la cosecha, y también aliviar la penosa tarea de los procesadores de pescado, que ahora están menos expuestos al calor y el humo".
 
En Abobodoumé, por ejemplo, las mujeres de esta aldea de Cote d'Ivoire que procesan el pescado aceptaron de inmediato las innovaciones de la FTT. Entre sus favoritas, una plancha que recoge la grasa que gotea del pescado, que puede ser reutilizada para la fabricación de jabón o como aceite de cocina.
 
También están contentas de respirar humo que contiene muchos menos contaminantes.
 
Además, pueden utilizarse nuevas variedades de materiales vegetales de combustión, en lugar de solo madera o carbón. Las cáscaras y la fibra de coco y las mazorcas de maíz o incluso de mijo, son eficaces para ahumar pescado, y son menos dañinas para el medio ambiente.
 
Las mujeres tienen un papel protagonista
 
"Estamos muy contentas, porque a partir de hoy, con la FTT, nuestras condiciones para ahumar el pescado han cambiado", asegura Deborah Oulou, un procesadora de  Costa de Marfil.
 
''Ahora trabajamos en condiciones higiénicas”, confirma Micheline Dion Somplehi, otra mujer que trabaja en la elaboración del pescado en Abobodoumé."La FTT-Thiaroye -añade- implica menos calor, quemaduras y exposición al humo. Las operaciones de ahumando ya no suponen un riesgo para la salud de nuestros ojos y de nuestro sistema respiratorio''.
 
Los tiempos de procesamiento más cortos y un menor riesgo de quemaduras o inhalación de humo, significa también que estas mujeres pueden dedicar más tiempo a su papel de madres y a cuidar de sus familias.
 
Michelin subraya: "hemos visto la ventajas de ahorrar tiempo en el ahumado de pescado, y esto es muy importante, porque en nuestras comunidades, las mujeres se dedican al mismo tiempo a las tareas del hogar -el cuidado de los hijos, el trabajo en la cocina- que a la actividad de procesado de pescado. Incluso podemos ahumar en condiciones de mal tiempo".
 
Plataforma para el éxito
 
La nueva tecnología está teniendo mucho éxito en otras naciones africanas dedicadas a la pesca, y su uso se está extendiendo en Senegal, Cote d'Ivoire, Tanzania y Ghana.
 
Entidades como la Organización de Desarrollo de Holanda (SNV) están alentando el uso de la FTT en Ghana, como manera para que los pequeños productores tengan acceso a los lucrativos mercados internacionales.