english français
SMIA Ultimoa Informes
Etiopía: un llamado de urgencia en reacción a una situación agravada

A pesar de una temporada Meher generalmente favorable en 2004, la situación humanitaria en las áreas afectadas por la sequía ha empeorado, aumentando las preocupaciones del Gobierno, de las Agencias de las UN y de la comunidad humanitaria en Etiopía. Esa situación es debida a una combinación de factores: (i) unas lluvias de Belg tardías y escasas han afectado a los pequeños productores, (ii) el retrazo en la puesta en marcha del programa Productive Safety Nets dirigido a los grupos de población con problemas crónicos de seguridad alimentaria, y (iii) la respuesta parcial y tardía de los donantes a los llamados para asistencia alimentaria y non alimentaria. A la mitad de abril, solamente el 60% de las necesidades estimadas de alimentos de las personas severamente vulnerables habían sido cubiertas o prometidas. En el sector agrícola, un poco más del 20% de las necesidades estimadas han sido aseguradas (11% para las semillas) en comparación al 30% en el sector de ganadería.

Según la oficina de la FAO en Etiopía, el resultado final de la temporada de Belg es todavía incierto. Las primeras precipitaciones de diciembre y enero en áreas del norte, este, centro y sur del país han sido favorables para la preparación de la tierra y la siembra de los cultivos de Belg así como para la regeneración de los recursos hídricos y de los pastos. El mes de febrero, sin embargo, ha sido esencialmente seco, afectando a los cultivos sembrados en diciembre y enero, en particular en algunas llanuras. También la disponibilidad de agua y de pasto ha sido reducida en algunas áreas. Las lluvias de marzo han sido benéficas en la mayor parte del país, pero esta mejora temporánea ha sido seguida por unos periodos secos (a finales de marzo y en abril) que han durados entre dos y cuatro semanas según la zona. La tendencia general al aumento de las precipitaciones, que ha dado lugar a inundaciones en el este del país, se ha manifestado a finales de abril. Finalmente, los resultados de la temporada de Belg dependen en manera decisiva de la llegada oportuna de precipitaciones durante las próximas cuatro semanas.

Aunque algunas áreas en las regiones de Afar y de Somali recibieron unas precipitaciones esporádicas, los recursos de pasto y agua todavía no se han recuperado de las condiciones desfavorables anteriores.

Un llamado de urgencia a los donantes de parte del Gobierno, las Agencias de las NU y las instituciones de acción humanitaria ha sido programado para el 4 de mayo de 2005.