Alianza Mundial por el Suelo
 

Pilar 5: Armonización de los métodos, medidas y los indicadores para el manejo sostenible y la protección del recurso suelo

©FAO/Simon Maina

Si bien la disponibilidad de datos e información sobre el suelo se trata en el Pilar 4, es necesario remarcar que la información del recurso suelo debe ser coleccionada de forma armonizada, de lo contrario, las experiencias no se pueden compartir y combinar.

Es de suma importancia por ejemplo utilizar información de suelos para sustentar el desarrollo de políticas y la construcción de sistemas de observación. La armonización y el establecimiento de guías y normas no deben ser un objetivo per se de la Alianza. La armonización y el establecimiento de guías y estándares no deberá ser una meta como tal de la Alianza. La armonización siempre implica un costo para los distintos actores y requiere por lo tanto de un análisis tangible de costo / beneficio para justificar cualquier actividad de armonización. Existen y están disponibles muchas normas y estándares para las mediciones del suelo, la observación, recolección de datos y su manejo. La Alianza actuará para unir y facilitar la asociación entre los diversos actores para desarrollar sinergias y ahorros de costos para todos los socios.

Los esfuerzos en curso así como las normas desarrolladas por la Unión Internacional de la Ciencia del Suelo (IUSS) y por otros comités e instituciones de normalización nacional y regional, tienen que ser incluidos dentro de un marco común para reducir la duplicación de esfuerzos y la proliferación de normas y métodos (laboratorio y campo) que no suelen ser compatibles. Un ejemplo bien documentado de la falta de coordinación y voluntad política es la clasificación del suelo, todavía con dos (o más) sistemas principales que se utilizan en muchas partes del mundo y que son difíciles de comparar (correlacionar) y armonizar (como la Taxonomía de Suelos de EE.UU. de USDA y la Base de Referencia Mundial (WRB) de la Unión Internacional de Ciencias del Suelo (IUSS) aprobado por la FAO.

La reciente iniciativa hacia el desarrollo de una clasificación de suelos común universal (USC) debe ser facilitado por la Alianza para proporcionar una plataforma común para un sistema en el futuro.

Como el Pilar 5 está directamente relacionado con el Pilar 4 on soil information, sobre información del suelo, se acordó en el Taller sobre Información Mundial de Suelo (marzo del 2012) desarrollar un plan de acción conjunto para los dos ejes 4 y 5. En este sentido, un comité de redacción integrado por representantes de todas las regiones del mundo está desarrollando un plan de acción que luego se someterá a la consideración de todos los actores que trabajan en este campo.