FAO.org

Inicio > En acción > Creación de capacidades para la seguridad alimentaria > Presentación
Creación de capacidades para la seguridad alimentaria
Photo: ©FAO/Daniel Hayduk

Presentación del proyecto

Todos los años se realizan enormes esfuerzos en los países con crisis económicas, sociales, políticas y naturales para hacer frente a la inseguridad alimentaria. Sin embargo, en algunas ocasiones las intervenciones concebidas para mejorar la seguridad alimentaria de las poblaciones más marginadas y vulnerables de estos países no son eficaces o apropiadas y, en algunos casos, incluso pueden ser perjudiciales. Con el fin de mejorar la calidad y eficacia de los programas de seguridad alimentaria en situaciones de crisis, la FAO lleva a cabo un proyecto de creación de capacidades financiado por ECHO que se concentra en abordar cuatro problemas principales:

  • Semillas – Los estudios de evaluación de los efectos de las crisis en los sistemas de semillas, cuando se realizan, suelen ser inexactos y basarse en suposiciones erróneas. Esto ocasiona que las intervenciones relacionadas con las semillas sean ineficaces y potencialmente perjudiciales y que tengan consecuencias negativas para la recuperación de los medios de vida.
  • Nutrición – Durante las fases de evaluación, análisis y planificación de las respuestas, los aspectos de nutrición frecuentemente están separados de la seguridad alimentaria, lo que conduce a un bajo impacto nutricional de las intervenciones de seguridad alimentaria.
  • Rendición de cuentas – Con demasiada frecuencia, no se involucra de manera significativa a las poblaciones afectadas en el diseño, la implementación y el monitoreo de los proyectos. Esto puede dar lugar a proyectos de baja calidad que no están basados en las necesidades y capacidades locales. Esta falta de consulta acrecienta las desigualdades existentes y puede causar conflictos.
  • Resiliencia - Si bien el aumento de la resiliencia se está convirtiendo en un objetivo fundamental en la planificación de la seguridad alimentaria en situaciones de crisis, actualmente todavía no hay un consenso sobre la forma de medir este concepto. La falta de pautas aceptadas para medir la magnitud y los cambios de la capacidad de recuperación constituye un obstáculo para las políticas y programas destinados a mejorarla. La planificación de la resiliencia ha de dirigirse en el fortalecimiento de las capacidades de los sistemas a todos los niveles, lo cual se debe sustentar en análisis adecuados que determinen las acciones prioritarias.

El proyecto abarca cuatro áreas principales:

  • Fortalecimiento de las capacidades para realizar estudios precisos y de alta calidad de evaluación de la seguridad en semillas (ESS)
  • Creación de capacidades para integrar los aspectos de nutrición en la programación de la seguridad alimentaria
  • Consolidación de una mejor integración de la rendición de cuentas ante las poblaciones afectadas (RCPA) en la programación de la seguridad alimentaria (incorporada en todas las actividades del proyecto)
  • Fortalecimiento de las capacidades para la medición y el análisis de la resiliencia y comunicarlos de forma eficaz a los tomadores de decisiones

El proyecto está enfocado en países propensos a las crisis del Sahel (Burkina Faso, Chad, Malí y Níger) y del Cuerno de África (Etiopía, Kenya, Somalia y Sudán del Sur).