FAO.org

Inicio > En acción > projects > GLOBEFISH - Análisis e información comercial en pesquerias > Informes de Mercado > Resource-detail
GLOBEFISH - Análisis e información comercial en pesquerias

Los precios de la lubina se mantuvieron firmes en 2016, pero los de dorada sufren debido a los volúmenes turcos

06/07/2017

El informe analiza la situación del mercado en el año 2016 y para el periodo enero - marzo 2017.

Esa sensación de cierto optimismo que volvió en 2015 al sector europeo de la lubina y dorada de cultivo a raíz de la mejora de precios se perdió de alguna forma en 2016, ya que el mercado fue golpeado por inesperados volúmenes grandes de dorada de cultivo turca. Habiendo nuevos aumentos de oferta en el horizonte, todas las partes interesadas deben tomar medidas para evitar que se repita el largo período de precios bajos e insostenibles que previamente habían paralizado a la industria griega.

A pesar de que la dorada y la lubina son generalmente cultivadas juntas como parte de la misma operación y que los mercados están relativamente integrados, hubo una notable diferencia entre las dos especies en los últimos años. Mientras que los precios de la lubina se mantuvieron estables, los de dorada han sido volátiles a medida que la oferta se ajustó y luego se expandió rápidamente en 2015 y 2016, respectivamente. También es importante señalar que la lubina ha encontrado un punto de apoyo en el potencialmente lucrativo mercado de EEUU, mientras que los compradores estadounidenses todavía muestran poco o ningún interés en la dorada importada. Esta preferencia podría ser debido a que la lubina es más familiar para los consumidores estadounidenses, mientras que la dorada sigue siendo menos conocida. La prioridad para la industria mediterránea en su conjunto es abordar el desequilibrio en el mercado de dorada antes de que los precios caigan aún más.

A pesar de los pronósticos anteriores que apuntaban a una disminución general de la producción, tanto Turquía como, en menor medida, Grecia, registraron aumentos significativos en los volúmenes de exportación de dorada durante 2016. Como consecuencia, los precios de exportación de dorada comenzaron a caer a principios de verano y han disminuido constantemente desde entonces. En diciembre, el precio promedio de exportación griego para la dorada fresca entera fue de €4,59 por kg, mientras que el precio equivalente para la lubina fue de €5,27 por kg. Los ingresos totales de los exportadores griegos se incrementaron debido a los volúmenes más altos, pero esto no se traduce en negocios rentables, ya que se considera que el precio de equilibrio mínimo requerido es de €5 por kg. En el caso de la lubina, se mantuvo un precio promedio de exportación de alrededor de €5,50 por kg desde 2014.

Por su parte, los exportadores turcos se han beneficiado considerablemente en los últimos años debido a la sostenida depreciación de la lira turca frente al euro. Junto con el hecho de que el sector turco de lubina y dorada fue subvencionado por el gobierno hasta hace poco, esto significó que los proveedores turcos pudieron ofrecer un precio muy difícil de resistir para la mayoría de los compradores europeos. Esta realidad se refleja en las estadísticas comerciales de 2016, que muestran un gran incremento de las importaciones de pescado turco, en particular de dorada, en casi todos los principales mercados de la UE. Incluso los importadores griegos aprovecharon la abundante oferta de dorada barata, registrando un crecimiento del 205 por ciento en las importaciones de dorada fresca turca en términos de volumen.

Luego de que los precios de la dorada turca atravesaran una tendencia a la baja en el último trimestre de 2016 y principios de 2017, en febrero y marzo se recuperaron moderadamente, con los precios ex-granja (almacenados con hielo) creciendo alrededor del 20 por ciento en términos de liras turcas. El aumento fue relativamente mayor para los tamaños más pequeños: un incremento de aproximadamente 30 por ciento para la dorada 200-300g en comparación con el 11 por ciento de la dorada de tamaño 800-1000g. Sin embargo, los precios de la lubina turca siguen debilitándose, ya que los acuicultores están tratando de vender el pescado de talla grande antes del período de maduración durante la temporada de desove (marzo-abril). Los precios de exportación griegos para ambas especies han mostrado poco movimiento en lo que va del 2017, pero podría esperarse un crecimiento a medida que se acerca el verano y el clima mejora.

Italia

Italia es el mercado más grande para la lubina y dorada en Europa, abastecido tanto por Grecia como por Turquía, además de su propia producción interna. Tradicionalmente, el pescado de producción nacional se ha vendido como un producto premium y, por tanto, no compite directamente con la oferta importada. El pescado italiano continúa vendiéndose en los supermercados a veces hasta un 50 por ciento más que el pescado importado, y los consumidores son fomentados a comprar productos italianos en las pescaderías. Sin embargo, el pescado importado constituye un mercado mucho más amplio, con unas 55 000 toneladas vendidas al año frente a las 15 000 toneladas de pescado italiano. La demanda subyacente en Italia sigue siendo firme para ambas especies, y los volúmenes de importación aumentaron mundialmente en 2016. De todas formas, con más dorada disponible en Grecia, Turquía y España, los compradores italianos han sido capaces de negociar precios más bajos.

España

El mercado español difiere de su equivalente italiano en que es abastecido principalmente por su propio sector acuícola, que también produce volúmenes significativos para exportar. España, un histórico productor de dorada, ha experimentado un rápido aumento en la producción de lubina durante la última década, lo que permitió que los volúmenes de cosecha estén casi a la altura de los de dorada (las cifras estimadas en 2016 eran de 18 000 toneladas para lubina y 21 000 toneladas para dorada). Aunque un factor a tener en cuenta son los precios más bajos de este año, el mercado español aparentemente puede absorber tanto la creciente oferta interna como el aumento de los volúmenes de importación, lo que sugiere que la demanda subyacente se está fortaleciendo.

Francia

De los tres mercados mediterráneos más importantes para lubina y dorada (Italia, España y Francia), Francia es el lugar donde los exportadores turcos siguen teniendo dificultades para establecerse, a pesar de su importante ventaja en materia de precios. Para los consumidores franceses, cuanto más cerca sea el origen de los productos, mejor, y si compran pescado importado, prefieren de Grecia o España que de Turquía. España, en particular, dirige su creciente producción de lubina al mercado francés, donde los precios son muy beneficiosos. Sin embargo, incluso los compradores franceses aprovecharon el excedente de dorada disponible en 2016, casi duplicando sus volúmenes de importación del producto.

Otros mercados

En la Federación Rusa, la demanda de lubina y dorada se ha estancado en los últimos dos años debido a los mayores precios al consumidor, a una moneda más débil y al deterioro económico en general. Las importaciones rusas de lubina fresca durante 2016 totalizaron 2 030 toneladas, una caída de 24 por ciento en comparación con el año anterior. Las importaciones de dorada fresca fueron más estables, alcanzando 1 675 toneladas (+1%) en 2016, lo que muestra el efecto estimulante de los precios de dorada más bajos. Casi el 100 por ciento de las importaciones de lubina y dorada rusas es suministrado por empresas turcas, con volúmenes muy pequeños procedentes de Marruecos y Túnez.

En el Reino Unido, la fuerte demanda de importación se observó a principios de 2016 cuando los compradores apuntaban al pescado turco barato, pero esta actividad disminuyó en términos interanuales a medida que los efectos del Brexit comenzaron a surgir efecto en los dos últimos trimestres.

Perspectivas

El mayor desafío que enfrenta actualmente el sector es el aumento de los volúmenes de las cosechas esperado para los próximos dos años en los países productores más grandes (Grecia, Turquía y España). Hay que tener en cuenta que los pronósticos de producción en el sector no han sido confiables en el pasado, pero de hecho, los volúmenes de oferta históricamente tuvieron más probabilidades de superar los pronósticos y no viceversa. Aunque la industria griega (aún frágil) esté particularmente en peligro, la industria mediterránea en su conjunto necesitará hacer un gran esfuerzo coordinado para reducir los costos de producción, desarrollar una gama de productos más variada para el consumidor moderno y diversificar sus mercados de exportación si se quieren mantener los niveles de precio sustentables. El desarrollo continuo del mercado interno turco es otra área de interés para el sector, ya que los consumidores turcos son una importante fuente de demanda que será necesaria para absorber los volúmenes de oferta adicionales.

También queda por ver exactamente cómo se dividirá el crecimiento total de la oferta entre el mercado de la dorada actualmente con exceso de oferta y el mercado de lubina relativamente estable. Fuentes de la industria en Turquía señalaron que la lubina representó alrededor del 60 por ciento de los 400 millones de juveniles que se utilizarán para crecimiento en 2017, siendo el resto de dorada. Las mismas fuentes de la industria indican que los desembarques de anchoveta, principal fuente de materia prima para la producción local de harina de pescado de buena calidad, no han sido suficientes para satisfacer la demanda en Turquía y, como consecuencia, algunas empresas a gran escala han estado buscando fuentes alternativas de abastecimiento y están adquiriendo plantas de harina de pescado en países como Mauritania.

El informe analiza la situación del mercado en el año 2016 y para el periodo enero - marzo 2017.

Share this page