FAO.org

Inicio > En acción > La tecnología moderna en pro de los medios de vida tradicionales en Kazajstán

La tecnología moderna en pro de los medios de vida tradicionales en Kazajstán

La aplicación tecnológica Collect Mobile está mejorando los ingresos y las vidas de los productores lácteos  

Datos clave

En Kazajstán, entre 2 y 2,5 millones de familias se ganan la vida en el sector lácteo y el 80% de toda la leche del país proviene de pequeños agricultores que poseen cuatro o menos vacas. Dentro de las vastas fronteras de Kazajstán, el noveno país más grande del mundo, la ganadería es una parte importante de los medios de subsistencia y de la seguridad alimentaria de las personas.

La industria láctea en Kazajstán enfrenta muchos desafíos, pero la mayoría de ellos están directamente relacionados con las enormes distancias que hay entre el lugar de la producción y el lugar del procesamiento y la alta fragmentación de los suministros de lácteos. El país no tiene suficientes centros de recolección de leche para atender a la gran cantidad de productores o satisfacer la demanda de procesadores, y la ruta de las granjas a las plantas procesadoras de lácteos puede abarcar cientos de kilómetros, lo que genera altos costos de transporte y un alto riesgo de descomposión.

En este sentido, utilizando el poder de la tecnología para ofrecer soluciones creativas, la FAO, junto con el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD), diseñó y adaptó al contexto lácteo la aplicación Collect Mobile, la cual ayuda a los procesadores de leche a localizar geográficamente la materia prima y los potenciales proveedores de leche, la mayoría de los cuales son pequeños agricultores o agricultores familiares. Esta conexión ayuda a mejorar su producción y, por lo tanto, sus medios de vida.

Los sistemas alimentarios inclusivos y eficientes crean mejores medios de subsistencia y, en última instancia, ayudan a acabar con el hambre.

Una larga tradición

La producción de leche tiene una larga historia en Kazajstán. El pastoreo nómada fue un tiempo una forma de vida y el nombre del país lo refleja: Kazajstán significa “tierra de los vagabundos”. La ganadería ha sido una parte intrínseca de la vida de los kazajos y esto se demuestra claramente en su cocina y cultura. La leche agria o hervida juega un papel en muchos platos tradicionales. Por ejemplo, el kurut es un producto tradicional importante hecho de leche hervida que se fermenta, se separa y se convierte en un queso salado y seco. El kajmaḳ, una crema hecha de leche cruda, es otro plato popular a menudo servido con té.

La producción de lácteos tiene una larga tradición. Sin embargo, esta forma de vida tradicional está cambiando. Como en muchos países, muchos jóvenes abandonan las zonas rurales para vivir en ciudades en busca de mejores oportunidades.

A menudo viviendo de pensiones escasas, las personas mayores que viven en el campo intentan complementar sus ingresos vendiendo el excedente de leche de sus vacas. Pero las ventas suelen ser localizadas e informales. Más del 40% de la población de Kazajstán que vive en áreas rurales obtiene leche de sus propias vacas o de las de sus vecinos.

Todo es producido localmente
Victoria, una habitante de la aldea Zhaman Zhol, en la región de Karaganda, describe: “Antes de tener el centro de recolección de leche aquí, tenía que enfriar la leche manualmente. Tomaba muchas botellas de plástico, las llenaba con agua y las congelaba. Estas servían como refrigerador para la leche. En los meses cálidos, tenía que reemplazar las botellas varias veces hasta que llegaba el camión que transportaba la leche. Suponía mucho trabajo y era agotador”.

Esto cambió con la apertura del centro de recolección de leche. “Cuando la fábrica anunció que organizarían un centro de recolección y enfriamiento de leche en nuestra aldea, todos estábamos en contra del plan: nadie quería llevar su leche al otro lado de la aldea. Sin embargo, ahora que el centro está en funcionamiento, realmente entendemos sus beneficios para nuestra comunidad. En primer lugar, no tenemos que congelar esas botellas. En segundo lugar, no tengo que levantarme por la noche para controlar la temperatura de la leche. Y, por último, tenemos más tiempo para la agricultura, por lo tanto, para nuestro sustento. Estamos muy agradecidos de tener este centro en nuestro pueblo”.

El centro de recolección fue uno de los primeros pasos para mejorar la capacidad y la calidad del producto de los pequeños productores.

Entonces vino la aplicación móvil

La industria láctea de Kazajstán tiene un gran potencial de crecimiento, pero aún se enfrenta a muchos problemas. El 80% de la producción nacional de leche proviene de pequeños ganaderos. Sin embargo, debido a que las cadenas de valor son largas y complejas, los productores y procesadores de leche a menudo no están en contacto, lo que conduce a una falta de comprensión mutua de los desafíos de producir y entregar un producto de alta calidad. Cuando no hay una relación directa es difícil para los procesadores acordar unos ciertos parámetros de calidad y para los productores proporcionar la información necesaria para permitir la recolección eficiente de leche.

Ahí es donde entra Collect Mobile. Los encargados de procesar la leche realizan encuestas en el campo e inmediatamente empiezan a usar esta aplicación, la cual está respaldada por la FAO y es parte del paquete desarrollado por OpenForis. La aplicación sirve para validar y analizar los datos sobre la disponibilidad de la leche en la región. Con dispositivos Android equipados con GPS, los procesadores usan la aplicación para ubicar geográficamente a los proveedores potenciales de leche fresca.

Las empresas lácteas kazajas dependen de cientos de proveedores de leche repartidos por todo el país. Collect Mobile ayuda a localizar y administrar estas grandes listas de productores, ahorrando tiempo en el papeleo. También ayuda a optimizar las rutas de recolección para reducir los costos de transporte y pronosticar las necesidades de capacidad de los cuartos de enfriamiento y el transporte de refrigeración.

Además, esta aplicación promueve la interacción directa entre procesadores y agricultores, y permite a las compañías de productos lácteos proporcionar asesoramiento sobre diversos temas, desde la mejora de la higiene hasta la gestión agrícola. A través de esta aplicación y método de recolección de datos, los procesadores reciben información precisa sobre las fuentes existentes de leche cruda incluyendo volumen, disponibilidad estacional, características de calidad y, lo más importante, el potencial de crecimiento de cada proveedor, ayudando a diagnosticar lo que impide a los productores producir más y leche de mejor calidad.

Un toque de modernidad mejora los métodos tradicionales

El objetivo de la aplicación es modernizar las prácticas para ayudar a los agricultores a ser más competitivos y generar confianza entre los agricultores y los procesadores de leche. En otras palabras, Collect Mobile ayuda a aumentar la capacidad de los productores lecheros, especialmente los agricultores familiares y pequeños agricultores, para aumentar su producción y calidad de leche. También ayuda al sector privado a tomar decisiones informadas sobre la gestión y expansión de su cadena de suministro.

Todos se benefician del enfoque: los agricultores aumentan sus ingresos debido a las ventas estables a una procesadora y mejoran su producción gracias a un mejor acceso a información y conocimiento. A su vez, los procesadores obtienen eficiencia en la gestión de su cadena de suministro, y al consumidor final se le ofrece un producto kazajo de alta calidad.

Como iniciativa adicional, la FAO y el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD) también ha creado una serie de videos basados en animaciones llamados “Smart Milk”, para crear conciencia sobre las buenas prácticas en la producción lechera.

El Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo es el mayor inversor institucional en Kazajstán. Al ayudar a fortalecer el sector agrícola del país, la FAO y el BERD están impulsando el potencial de Kazajstán y apoyando la diversificación de la economía.

Uno de los objetivos de la FAO es garantizar que los pequeños agricultores estén incluidos en los sistemas agroalimentarios. Los sistemas alimentarios inclusivos y eficientes crean mejores medios de subsistencia y, en última instancia, ayudan a alcanzar el hambre cero.

Compartir esta página