FAO.org

Inicio > En acción > Programa de Cooperación Internacional Brasil-FAO > Noticias > Ver
Programa de Cooperación Internacional Brasil-FAO

Mancomunidad de Honduras presenta su experiencia en alimentación escolar y compras a la agricultura familiar durante evento en Roma

Iniciado en el 2016, el programa de alimentación escolar extendió la cobertura en el 2019 para atender a 254.900 niños y niñas en las escuelas.

Brasília, 18 de octubre del 2019 – La experiencia en marcha por la Mancomunidad de Municipios del Centro de la Paz (MAMCEPAZ) en ocho municipios de Honduras, y que ha iniciado a partir de la aprobación de la ley de alimentación escolar del país, en 2016, fue presentada este jueves, durante el panel “Invertir en las escuelas para lograr un impacto nutricional sostenible”, paralelo al Comité de Seguridad Alimentaria Mundial (CSA), en Roma. 

“Puedo decir con mucha responsabilidad que esta experiencia en mi país es histórica y ha marcado la diferencia”, señaló Eli Aníbal Morales, gerente de la Mancomunidad, al publico conformado por representantes del gobierno brasileño, de FAO y de otras agencias de las Naciones Unidas. 

Según el gerente de la Mancomunidad, el primer paso en la implementación del Programa de Alimentación Escolar de Honduras fue la organización y capacitación para la distribución de alimentos a los centros escolares, mientras que el gobierno había iniciado la descentralización de los recursos financieros para el suministro a la alimentación escolar de niños y niñas de educación pre básica y básica. La Mancomunidad atendió a una población de 2.500 alumnos, en el 2016, por medio de las compras locales a la agricultura familiar. En el año siguiente, el programa se extendió a 10.500 estudiantes; en 2018, alcanzó 17.400 alumnos; y para el 2019, el programa de alimentación escolar extendió la cobertura para atender a 254.900 niños y niñas en las escuelas. 

“La experiencia nos muestra que este programa es un modelo muy exitoso en la región porque hemos sido testigos de cómo se generan oportunidades para las familias más pobres abriendo mercados formales y seguros en la producción de hortalizas, frutas y huevos”, afirmó Eli Morales. 

Los avances en la política de alimentación escolar en Honduras, y que culminaron con la aprobación de la ley, tuvieron inicio con el apoyo técnico estratégico brindado por medio de las acciones desarrolladas desde el 2012 por la cooperación sur-sur trilateral llevada a cabo por la FAO, el gobierno de Brasil, representando por la Agencia Brasileña de Cooperación (ABC) y el Fondo Nacional de Desarrollo de la Educación (FNDE), y por el gobierno de Honduras. 

Eli Morales resaltó la importancia de la aprobación del marco legal que garantiza a la población infantil de los centros escolares públicos de Honduras, el acceso a una alimentación sana, inocuas y nutritiva, por medio de la compra de productos de los agricultores familiares del territorio de la mancomunidad. “Es importante decir que la ley es una construcción conjunta y que contó con la asistencia técnica brindada por la FAO y el gobierno de Brasil, sin dejar de mencionar las secretarias de estado de Desarrollo e Inclusión Social y de Educación de Honduras”. 

El evento paralelo al CSA 2019 fue organizado por el Comité Permanente de Nutrición del Sistema de las Naciones Unidas (UNSCN); Secretaría de la Red de las Naciones Unidas (UNN); FAO; Programa Mundial de Alimentos (PMA); y Agencia de Cooperación Brasileña (ABC). 

Comité

El Comité de Seguridad Alimentaria Mundial (CSA) es la principal plataforma internacional e intergubernamental inclusiva para la colaboración de todas las partes interesadas con miras a garantizar la seguridad alimentaria y la nutrición para todos. 

Por medio de un enfoque inclusivo basado en la participación de múltiples interesados directos, el CSA formula y aprueba recomendaciones en materia de políticas y orientación sobre una amplia gama de temas relativos a la seguridad alimentaria y la nutrición. Dichas recomendaciones y orientación se elaboran a partir de los informes científicos, basados en datos objetivos, del Grupo de alto nivel de expertos en seguridad alimentaria y nutrición (GANESAN) o de trabajos realizados con el respaldo técnico de la FAO, el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), el PMA y representantes del Grupo asesor del CSA.