FAO.org

Inicio > En acción > Programa de Cooperación Internacional Brasil-FAO > Proyectos > Alimentación escolar > Escuelas sostenibles
Programa de Cooperación Internacional Brasil-FAO

Escuelas sostenibles

Alimentación escolar adecuada, saludable y con productos de la agricultura familiar

La alimentación escolar se ha distinguido como una política multisectorial porque ha permitido que los países alcancen objetivos en distintas áreas estratégicas como educación, salud, agricultura, desarrollo social, ambiente, desarrollo territorial y otras. Por lo tanto, puede ser considerada una política transversal en el enfrentamiento de la pobreza y de otros problemas sociales, porque al mismo tiempo en que favorece el desarrollo humano de los estudiantes, mejora los hábitos alimentarios, garantiza el acceso a una alimentación sana y adecuada y promueve el desarrollo de la economía local, a partir de la compra de alimentos producidos en el entorno de la escuela.

Durante los últimos cuatro años (2012-2015), por medio del proyecto Fortalecimiento de los Programas de Alimentación Escolar del Programa de Cooperación Brasil-FAO, se ha implementado la iniciativa de Escuelas Sostenibles en ocho países, con la participación de más de 75 mil niños y niñas en 338 centros escolares.

La experiencia de Escuelas Sostenibles fue diseñada con el objetivo de establecer una referencia de la implementación de programas de alimentación escolar sostenibles, especialmente a partir de actividades como el involucramiento de la comunidad educativa, la adopción de menús escolares adecuados y saludables, la implementación de huertos escolares pedagógicos, la reforma de cocinas, comedores, bodegas y la compra directa de productos de la agricultura familiar local para la alimentación escolar.

En el 2016, se amplió la implementación a 5 países adicionales del Caribe: Belice, Guyana, San Vicente y las Granadinas, Granada y Jamaica.

Componentes para la implementación

Articulación intersectorial y participación social

El primer paso es la articulación de los principales actores vinculados a la política pública de alimentación escolar - autoridades gubernamentales, departamentales, municipales, los escolares y sus familias, los directores y docentes de centros escolares y otros involucrados. Esta articulación constituye una sólida base de sostenibilidad para las acciones que se ejecutan en las escuelas y es un eje transversal en todo el proceso de constitución del Programa de Alimentación Escolar Sostenible (PAE Sostenibles).

Educación alimentaria y nutricional - huertos escolares pedagógicos

Otro aspecto importante es la organización de acciones de educación alimentaria y nutricional que se ejecutarán a partir del establecimiento de huertos escolares pedagógicos, involucrando a los padres y madres de familia, estudiantes y, sobre todo, profesores y directores. El huerto tiene la finalidad de facilitar el aprendizaje de los estudiantes de manera lúdica, saludable y articulada a las diversas áreas del conocimiento. Además, orienta a los estudiantes para que mejoren los hábitos alimentarios y crean la cultura de alimentarse de manera adecuada y saludable.

Mejora de la infraestructura escolar

La mejora de la infraestructura de las cocinas, comedores y bodegas es una importante estrategia para alcanzar la inocuidad de los alimentos y una mejor calidad de los productos ofrecidos en la alimentación escolar, así como para la educación alimentaria y nutricional. Este componente se ha planificado y ejecutado con la participación y aporte de la comunidad escolar y de manera conjunta con los gobiernos nacionales y locales, promoviendo de esta forma el desarrollo territorial y fortaleciendo las organizaciones sociales locales.

Adopción de menús adecuados, saludables y de acuerdo a la cultura local

Un PAE sostenible debe ofrecer comidas saludables, en cantidad y calidad adecuadas, usando alimentos frescos y de acuerdo a la cultura y la preferencia local, permitiendo optimizar el crecimiento, desarrollo y salud de los estudiantes. El desarrollo de menús apropiados es fundamental en este proceso.

Para cada país será elaborado un Plan Nutricional que se basará en los resultados de un Estudio del Estado Nutricional de los Estudiantes (EENE), así como en información sobre la condición socioeconómica, y los conocimientos y prácticas de consumo de las familias, el mapeo de la producción de la agricultura local y los alimentos que actualmente se ofrecen en las escuelas. Esta información será considerada en la elaboración de menús adecuados, saludables y basados en alimentos producidos localmente.

Compras directas de alimentos a la agricultura familiar local

A partir del menú indicado por nutricionistas, se buscará adquirir alimentos de los productores locales de la agricultura familiar para garantizar la diversidad y el respeto a la cultura alimentaria. Eso hace que la alimentación escolar se convierta en un mercado muy relevante para los agricultores familiares del entorno. Además, estas compras se organizan con la participación de la comunidad y promueven el desarrollo de la economía y la calidad de vida local. De esta forma, se espera generar una diversificación de la dieta de los estudiantes a partir del consumo de alimentos frescos, saludables y locales en la alimentación escolar.

Algunos de los aprendizajes a partir de la implementación

  • Las estrategias de superación de la pobreza deben partir del desarrollo territorial, con el involucramiento de la comunidad local.
  • La alimentación escolar, como política catalizadora de dinámicas locales y de acciones colaborativas, ha promovido la organización territorial.
  • Las políticas de seguridad alimentaria y nutricional han sido impulsadas por los debates en torno de los programas. de alimentación escolar, considerando su alcance y sistematicidad.
  • La organización de comités locales es esencial para el desarrollo de cualquier política, inclusive la de alimentación escolar.
  • La sostenibilidad de las políticas sociales está vinculada a la gestión conjunta de los diversos actores del gobierno.
  • El desarrollo de pilotos de manera conjunta con el gobierno, considerando la realidad local, genera la replicación de modelos y ampliación de la política a nivel local y nacional.
  • La oferta de alimentos locales en la alimentación escolar ha sido muy útil como un proceso gradual de aprendizaje para los distintos actores involucrados en el proceso de compras directas de productos de los agricultores locales.

La educación alimentaria y nutricional es un camino para enfrentar los indicadores de obesidad y desnutrición que ha movido políticas de diversas áreas, especialmente de salud y desarrollo social.