FAO.org

Inicio > En acción > Refugiados de Sudán del Sur recuperan sus medios de subsistencia en la República Democrática del Congo

Refugiados de Sudán del Sur recuperan sus medios de subsistencia en la República Democrática del Congo

La FAO empodera a los refugiados y a las comunidades de acogida para que recuperen sus medios de subsistencia

Datos clave

Desde octubre de 2016, la FAO ha estado prestando asistencia humanitaria a los refugiados de Sudán del Sur que viven en la provincia de Haut-Uélé de la República Democrática del Congo (RDC). Los refugiados a menudo se unen a comunidades cuyos miembros ya están luchando por vivir adecuadamente o por tener suficiente comida. La FAO está trabajando con el gobierno de la República Democrática del Congo para apoyar tanto a los refugiados como a sus comunidades de acogida para promover condiciones de vida armoniosas y reforzar la resiliencia colectiva de estas comunidades para apoyarse a sí mismas y garantizar la seguridad alimentaria de sus miembros. La FAO ha mejorado la seguridad alimentaria de 2 000 hogares de refugiados del Sudán del Sur y de 1 000 hogares de acogida. Alrededor de 15 000 personas en total, con especial atención a los hogares encabezados por mujeres, se han beneficiado hasta ahora del apoyo.

Según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas (OCHA), cerca de 8 millones de personas necesitan asistencia humanitaria y protección en la República Democrática del Congo (RDC). Con 3,7 millones de desplazados internos (PDI), la República Democrática del Congo tiene el mayor número de desplazados internos en África. El país alberga actualmente a medio millón de refugiados. *

Apoyo a los refugiados y las comunidades de acogida
Desde 2016, el empoderamiento de los refugiados y el refuerzo de la capacidad de recuperación de las comunidades de acogida han sido clave en las intervenciones estratégicas de la FAO. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) informó de que 74.148 refugiados de Sudán del Sur están registrados en las provincias de Ituri y Haut-Uélé. Es aquí donde la FAO, con el apoyo del Fondo Central de Respuesta a Emergencias de las Naciones Unidas (CERF), está reforzando los medios de subsistencia de 2.000 hogares de refugiados del Sudán del Sur y de 1.000 hogares de acogida, alrededor de 15.000 personas en total.

Herramientas para alimentarse
Con la finalidad de empoderar a los refugiados de Sudán del Sur, la FAO ha hecho hincapié en las actividades generadoras de ingresos y agrícolas y ha distribuido 7 000 herramientas para arar (azadas, rastrillos, abrevaderos, carretillas y pulverizadores) y 80 kg de semillas de hortalizas (amaranto, Okra y berenjena). Además, la FAO proporcionó cabras a 545 hogares de refugiados con el objetivo de mejorar el acceso a las proteínas animales.

Kaime Djeti es una refugiada de Sudán del Sur de 38 años y cabeza de familia que ahora vive con sus ocho hijos en Doruma. Describiendo su vida cotidiana antes del proyecto, dice: "Llegué a la República Democrática del Congo hace unos dos años. Sobrevivía sólo gracias a la ayuda de miembros de la comunidad local que a menudo me daban arroz, frijoles, yuca y hojas de yuca. Este proyecto realmente me ayudó porque aprendí a cultivar verduras".

La familia de Kaime también recibió una cabra de la FAO. "Gracias al apoyo de la FAO, pude reanudar mis actividades de cría de cabras", afirma.

Además, para promover la armonía en las comunidades de acogida y facilitar el acceso a la tierra, 1 000 familias de acogida recibieron 1 000 azadas y 15 toneladas de semillas de calidad de frijol, maní y maíz, así como orientación sobre buenas prácticas agrícolas y apoyo técnico para poner en marcha semilleros. La FAO también impartió capacitación sobre nutrición y vida sana a los refugiados y a los miembros de la comunidad de acogida.

El proyecto utilizó transferencias de efectivo para facilitar el acceso a los bienes y mejorar los medios de subsistencia. A través de la distribución directa de dinero y vales (a cambio de bienes y servicios) los beneficiarios pudieron invertir en educación para sus hijos, asistencia sanitaria y financiamiento para pequeñas empresas.

"El dinero que recibí me permitió comprar zapatos y comida para mis hijos. También pude iniciar un pequeño negocio de jabón y azúcar ", explica Kaime.

Hacia la autosuficiencia
El objetivo es permitir que los refugiados del Sudán del Sur puedan ser autosuficientes en la siguiente temporada de cosechas, que comenzó a mediados de julio de 2017. Kaime está empezando lentamente a ver un futuro mejor:

"Si todo va bien, espero llegar a ser productora de amaranto, tomates y berenjenas. Gracias a mis ventas de verduras, podría incluso comenzar un comercio de harina de arroz y yuca.

El suministro de dinero en efectivo (programas de pago por trabajo y transferencias monetarias condicionadas) a los pueblos rurales y a los refugiados les permite responder a sus necesidades inmediatas (alimentos y agua, etc.) mientras esperan sus cosechas. Además, les permite diversificar sus medios de subsistencia y desarrollar actividades alternativas generadoras de ingresos.

Mediante el fortalecimiento de los medios de subsistencia, la FAO está capacitando a los refugiados y a las comunidades de acogida para que cubran sus necesidades.

* Las personas que se ven obligadas a trasladarse a una parte distinta de su propio país debido a conflictos, falta de recursos u otros problemas se llaman personas desplazadas internamente (PDI). Las personas que tienen que dejar su propio país e ir a uno nuevo debido a este tipo de problemas se llaman refugiados.

Compartir esta página