FAO.org

Inicio > En acción > Apoyar a las emprendedoras de Ghana para que proporcionen alimentos nutritivos e inocuos

Apoyar a las emprendedoras de Ghana para que proporcionen alimentos nutritivos e inocuos

La FAO trabaja con vendedoras de alimentos en las calles de Accra para mejorar las condiciones de inocuidad e higiene.

Datos clave

Un reciente estudio de la FAO ha encontrado que más del 90 por ciento de los vendedores ambulantes de alimentos en Ghana son mujeres. Este hecho se basa en normas socioculturales, son mujeres de bajos ingresos y madres solteras obligadas a compaginar sus tareas domésticas tradicionales con empleos generadores de ingresos. En Accra, la capital de Ghana, la comida de venta en las calles no sólo proporciona una oportunidad económica para las mujeres, sino que también es una forma de mejorar los medios de subsistencia y los sistemas alimentarios urbanos. La comida callejera de Accra ha resultado ser nutritiva y segura a pesar de la percepción del público. Ahora, basándose en el apoyo y la capacitación de los gobiernos locales en los últimos años, la FAO está trabajando para aumentar los conocimientos de los vendedores ambulantes de alimentos para mejorar aún más la nutrición y la inocuidad de los alimentos para los habitantes de la ciudad.

Un importante estudio de la FAO de 2016 ha encontrado que la venta ambulante de alimentos en Ghana está dominada por mujeres. La extensa encuesta de campo revela que de los entre 8 000 y 10 000 vendedores callejeros de alimentos de la capital, Accra, al menos el 90 por ciento son mujeres. Estas mujeres están predominantemente entre los 25 y los 45 años y casi todas ellas dependen de dinero personal o familiar para financiar sus empresas.

La venta ambulante de comida en la calle es un negocio que toma mucho tiempo, los vendedores generalmente trabajan seis días a la semana, 10 horas al día, sin contar el tiempo que pasan comprando y preparando ingredientes. Los participantes en la encuesta de la FAO han estado trabajando como vendedores ambulantes de alimentos en promedio durante ocho años, lo que sugiere que el sector no es sólo una fuente temporal de ingresos, sino también una opción de empleo a largo plazo.

Historias de comida en la calle de Accra
Confort, de veintisiete años de edad, es un excelente ejemplo de un vendedor de alimentos en la calle de Accra. A pesar de tener un título universitario, le costó encontrar un trabajo después de la universidad, y así, ella dice, "elegí cocinar porque es mi pasión". Confort ahora se despierta a las 5 am cada día, va al mercado para comprar ingredientes y abre su quiosco a las 8 a.m. Ella vende todo tipo de alimentos, pero su favorito son los pasteles. "Lo que me hace feliz es cocinar y hornear pasteles!", ríe. Para impulsar su negocio, Comfort ha diseñado incluso su propia marca llamativa y el logotipo. Como cualquier verdadero emprendedor, sabe que la imagen de su negocio es tan importante como el sabor de su comida.

Esther, de 32 años y madre de dos hijos, dice que la parte más difícil de su trabajo es levantarse a las dos de la madrugada. Comienza a vender frutas listas para comer en su puesto en Accra cada mañana a las 5. Esther dice que vende frutas porque "Son alimentos saludables ". Usa bolsas de plástico en las manos como guantes, primero lava un cuchillo afilado con agua que brota de una bolsa de polietileno (conocida en Ghana como "agua pura"). Luego, sostiene un manojo de hojas, toma una piña y la pela antes de cortarla en pedazos pequeños que caen en el recipiente. Después prepara cubos de mango, plátano, sandía y manzana y cierra y asegura el recipiente, listo para entregarlo a un cliente con un agradecimiento y una sonrisa.

El menú de Hamida se centra en los platos locales: banku, jollof arroz, tuo zafi, wakey, estofado de carne con huevos, shito, pollo frito y pescado. Esta chica, de 32 años, prepara toda su comida en casa antes de llevarla a su puesto en cacerolas y enfriadores brillantes y distribuirla en pequeños platos con cubiertos reciclables. Cuando no está despachando, se sienta y habla con los clientes en las mesas de plástico mientras amamanta a su bebé. Luego, a las 2 de la tarde, su hermana toma el relevo y Hamida se marcha con su bebé envuelto en un chal atado a su espalda y sus dos hijos mayores.

Empresas de mujeres
Las historias de Comfort, Esther y Hamida son comunes en toda África, donde la venta ambulante de alimentos en la calle ha proliferado en los últimos 35 años, debido principalmente a la urbanización y a sus efectos.

Por un lado, el aumento de las distancias entre los desplazamientos y la rápida vida urbana han impulsado la demanda de alimentos listos para comer y baratos, de fácil acceso para los habitantes urbanos de África.

Por otro lado, el mercado de trabajo se ha vuelto más competitivo, lo que significa que grupos sociales marginados como las mujeres y las minorías étnicas luchan por encontrar trabajo debido a la falta de educación y de destrezas profesionales. Para estas personas, el autoempleo a menudo se convierte en la única manera de ganarse la vida.

Como la venta ambulante de alimentos requiere poco capital de arranque y no necesita una educación formal, representa una oportunidad ideal para las mujeres. Con sus habilidades de cocina y utensilios de cocina y la ayuda de los miembros de la familia no remunerados - en particular las hijas y hermanas jóvenes - es una de las maneras más fáciles para ser trabajadores por cuenta propia. Y esta es la razón principal por la que las mujeres dominan el negocio de venta ambulante de alimentos en la mayor parte de África, excepto en los países donde las actividades económicas de las mujeres están restringidas.

Comida nutritiva y segura en la calle
El estudio de la FAO en Accra ha puesto de relieve cómo los vendedores ambulantes de alimentos tienden a operar en las zonas más pobres de la ciudad y cerca de las escuelas, lo que significa que muchos niños pobres dependen de ellos para su nutrición. Afortunadamente, las condiciones generales de higiene y seguridad en las que se prepara la comida callejera en Accra han demostrado ser de un estándar aceptable. Esto es así a pesar de que los vendedores ambulantes de alimentos no están sujetos a controles de alimentos por parte de las autoridades públicas.

Independientemente, los proveedores han demostrado una mejora real en el conocimiento de higiene, normas de seguridad, manipulación de alimentos y almacenamiento en los últimos años. Los factores que contribuyen a la mejora son el aumento de los niveles de educación y una mayor colaboración entre las autoridades locales y la FAO.

En 2012-13, la FAO se asoció con la Autoridad de Alimentos y Drogas de Ghana para llevar a cabo exitosas sesiones de capacitación sobre manejo y almacenamiento para proveedores de alimentos seleccionados. En estas sesiones se abordaron desafíos como la mala infraestructura y la falta de agua potable. Más recientemente, en 2016, la FAO capacitó a 14 asistentes de investigación de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Ghana en "Recopilación de datos móviles para el monitoreo de la venta ambulante de alimentos en zonas urbanas". Esta capacitación sentó una gran base en técnicas y metodología de recopilación de datos digitales para los futuros inspectores nacionales de alimentos de Ghana.

Por último, gracias a campañas de concienciación dirigidas al público en general, los consumidores ghaneses también saben y exigen más, lo que obliga a los proveedores a adoptar mejores prácticas y estándares de higiene más altos para satisfacer cada vez más el escrutinio público.

Compartir esta página