Plataforma de Territorios Inteligentes

Sistemas de producción sostenible y biodiversidad en México.

:17/11/2014
Un sistema productivo sostenible es un conjunto de actividades desarrolladas en el medio rural para obtener ciertos bienes o servicios con la intención de comercializarlos. Se caracteriza por ciertas formas de uso del patrimonio natural que no degradan progresivamente su capacidad. El objetivo del proyecto SPSB es conservar y proteger la biodiversidad de México mediante la mejora de prácticas de manejo sostenible en espacios productivos de corredores biológicos prioritarios

Sistemas productivos sostenibles y biodiversidad (SPSB) en México

Con más del 50% de su tierra dedicada a la producción agrícola (cultivos y ganadería), la gestión de recursos naturales y la formulación de enfoques de paisaje en México, inevitablemente integra la producción alimentaria y la generación de rentas, por una parte, con la conservación de los activos ambientales, por la otra. Además, el país está clasificado como uno de los cinco países “megadiversos” con aproximadamente el 12% de la biodiversidad mundial.

Con el apoyo del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF, por sus siglas en inglés), y con el Banco Mundial como agencia implementadora,  el gobierno mexicano ha puesto en marcha un proyecto de sistema de producción sostenible y biodiversidad, de 2013 a 2017.

El proyecto trabajará en corredores biológicos de los estados de Campeche, Chiapas, Oaxaca, Quintana Roo, Tabasco y Yucatán.

El criterio adoptado por el proyecto a la hora de priorizar las áreas de intervención (basado en pobreza y biodiversidad), es innovador, ya que integra factores socioeconómicos y ecológicos en el territorio sobre el que actúa.

Se enfoca en siete sistemas productivos sostenibles que pueden tener externalidades positivas en la conservación de la biodiversidad: café, coco, miel, ecoturismo, fauna, bosques y sistemas silvopastorales.

Por su parte, la transversalización de la conservación de la biodiversidad y el  uso sostenible se basa en cinco principios: (i) la creación de desincentivos a la adopción de prácticas más intensivas de uso de la tierra; (ii) el mantenimiento de la conectividad entre paisajes productivos a lo largo de los corredores biológicos; (iii) la aplicación de principios de cultivo y manejo de plagas integrados; (iv) el uso de instrumentos existentes en México para el ordenamiento del uso del suelo y la zonificación del territorio para fomentar el desarrollo de cadenas productivas sostenibles y actividades de conservación en el paisaje productivo del área del Proyecto; y (v) reducir al mínimo el impacto ambiental de las actividades del Proyecto (incluidaslas inversiones en infraestructura que podrían ser necesarias para apoyar las actividades de agregación de valor).

Al trabajar con asociaciones de productores de pequeña escala, el Proyecto beneficiará a las comunidades del corredor mediante el uso de sus recursos naturales para superar la pobreza y aumentar la competitividad de la región, a la vez que se mantienen o mejoran las condiciones para la conservación de la biodiversidad.

Por otra parte, mediante el apoyo a una mayor integridad y conectividad de los corredores, el Proyecto también contribuirá a reducir la vulnerabilidad de la región al cambio climático mediante la preservación de la resiliencia de los ecosistemas regionales.

La perspectiva agroecológica de producción y conservación, y los vínculos establecidos entre producción respetuosa con la biodiversidad y mercados, hace, finalmente, que éste sea un enfoque único y adaptable a condiciones similares en otros países.

Más información.

Imagen: Banco Mundial.

Palabras clave: México, medio ambiente, producción sostenible, biodiversidad, resiliencia, mercados.
:

Share this page