FAO.org

Inicio > En acción > Plataforma de Territorios Inteligentes > Componentes > Equilibrio rural-urbano > Introducción
Plataforma de Territorios Inteligentes

Equilibrio rural-urbano

 

Fomentamos inversiones que vincule el medio rural y el urbano, sustituyan las prácticas de sustracción campo-ciudad por otras de complementariedad y de apoyo a los potenciales locales y creen empleos no agrícolas.

Introducción

La concepción tradicional que distinguía claramente entre mundo rural y mundo urbano está siendo revisada, a la luz de un sistema regional, nacional e internacional interrelacionado económica, social, cultural y ambientalmente. El desarrollo de las comunidades rurales depende en gran medida de las dinámicas y actividades de los centros urbanos que se encuentran en su proximidad. La creación de vínculos económicos y solidarios fuertes entre el medio rural y el urbano, así como la diversificación de empleos no agrícolas en el medio rural, constituye uno de los principales retos del equilibrio del territorio. Este respeto e impulso a las capacidades, singularidades y potencialidades del ámbito rural en relación con el medio urbano se basa en una visión integrada y sistémica que busca más las complementariedades que las diferencias, y que parte de la consideración de una malla territorial continua y funcional.

 

El capítulo aborda, en primer lugar, el marco global y conceptual del equilibrio rural-urbano como atributo de un modelo de desarrollo rural con enfoque territorial. A continuación, a modo de referente o ejemplo, y considerando las estrechas relaciones de cooperación entre ambas regiones, se esboza brevemente las políticas y medidas de actuación de la Unión Europea (UE) con relación al equilibrio rural-urbano.

 

Posteriormente, se describen los nuevos “territorios funcionales rural-urbanos” de América Latina y el Caribe (ALC) y las iniciativas que promuven el equilibrio en la región. Se continúa con una propuesta de enfoques e instrumentos para fomentar inversiones dirigidas a fomentar las interacciones rural-urbanas, y que pueden servir de ayuda a la hora de planificar y gestionar las intervenciones. Finalmente, con el objeto de poder medir el cambio en territorios intervenidos por inversiones sensibles a este tipo de acciones rurales-urbano, se presentan una serie de indicadores tanto de impacto como de resultado. A lo largo de todo el capítulo, se ilustran con experiencias y buenas prácticas.

 

Compartir esta página