FAO.org

Inicio > En acción > Plataforma de Territorios Inteligentes > Componentes > Ordenamiento territorial > Ordenamiento territorial en la Unión Europea
Plataforma de Territorios Inteligentes

Ordenamiento territorial

 

Impulsamos inversiones en planificación y uso del suelo con objeto de construir territorios integrados, equilibrados, sustentables y socialmente justos que satisfagan las necesidades de las personas, salvaguardando los recursos para el futuro.

Ordenamiento territorial en la Unión Europea

La Unión Europea (UE) no tiene competencias directas sobre la Ordenación del Territorio (OT). Los Estados miembros operan sus políticas de OT dentro de un contexto tanto nacional, como “comunitario”; y definen los escenarios de uso y ocupación de su territorio nacional a diversas escales jerarquizadas, y su papel en la organización y funcionamiento del espacio europeo. Por su parte, la UE apoya a los Estados miembros en reducir las diferencias entre los niveles de desarrollo de las diversas regiones.

La primera Conferencia Europea de Ministros responsables de Ordenación del Territorio (CEMAT) fue en 1970; y desde entonces, las Conferencias CEMAT, que se celebran cada tres años, han consolidado un foro de discusión sobre el desarrollo territorial del continente europeo.


El Consejo de Europa definió la planificación regional/territorial como la expresión geográfica de las políticas económicas, sociales, culturales y ecológicas de la sociedad. (Consejo de Europa, 1983). Posteriormente, la “Carta Europea de Ordenación del Territorio” (CEMAT, 1984), suscrita por todos los países de la Comunidad Europea, es una guía del ordenamiento territorial europeo. La última CEMAT se celebró en Grecia en 2014.

Objetivos de la Ordenación del Territorio según la Carta Europea (1984)

Objetivos de la Ordenación del Territorio según la Carta Europea (1984)

- Desarrollo socioeconómico equilibrado de las regiones
- Mejora de la calidad de vida
- Gestión responsable de los recursos naturales y la protección del medio ambiente
- Uso racional del suelo.

 

En 1999, los Estados miembros, apoyados por la Comisión Europea, aprobaron la Estrategia Territorial Europea (ETE): Hacia un desarrollo equilibrado del territorio de la UE, que impulsó la armonización y coordinación de las políticas nacionales de ordenación del territorio. Las sucesivas revisiones y adaptaciones de la ETE culminaron en la Agenda Territorial Europea (ATE) en el 2007. En este sentido, desde el 2007,  se establece una política compartida entre la UE y los Estados miembros sobre cohesión económica, social y territorial, a través de los fondos estructurales y de cohesión, con importantes impactos territoriales. 

La nueva Agenda Territorial Europea 2020 (adoptada en el 2011) es el principal instrumento orientador de las políticas nacionales de ordenación territorial de los Estados miembros; y se caracteriza por un enfoque basado en las características de cada lugar, como potencial de desarrollo endógeno, a partir del cual impulsar la cohesión territorial en las tres escalas: local, regional y nacional; y al mismo tiempo hacer frente a los impactos, geográficamente diversos, del cambio global.

La Iniciativa comunitaria INTERREG, financiada por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), viene apoyando la cooperación territorial europea desde su inicio, y la cooperación en materia de ordenación del territorio. Para el quinto periodo de programación de INTERREG IVC 2014 – 2020, la cooperación territorial europea cuenta con un presupuesto total de 8. 948.259.330 de euros entre cooperación transfronteriza (74,05 %); cooperación transnacional (20,36 %) y cooperación interregional (5,59 %).

Por otra parte, el Programa Terra (Artículo 10 del Reglamento FEDER) tiene por objeto la realización de proyectos pilotos innovadores o de demostración en materia de ordenación regional/espacial. Estos proyectos están destinados a áreas especialmente vulnerables, entre las que se encuentran: zonas rurales de acceso difícil; zonas afectadas por la erosión, la desertificación o los incendios forestales; cuencas fluviales y zonas montañosas, costeras o isleñas; zonas con un patrimonio natural o cultural en peligro.

Compartir esta página