FAO.org

Inicio > En acción > Plataforma de Territorios Inteligentes > Componentes > Resiliencia al cambio climático > Marco conceptual
Plataforma de Territorios Inteligentes

Resiliencia al cambio climático

 

Estimulamos inversiones que fortalecen la capacidad del territorio para que puedan proteger a sus habitantes y a sus ecosistemas naturales de las distintas amenazas en relación con los efectos adversos del cambio climático.

Marco conceptual

El Grupo Intergubernamental de Expertos del Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés) estiman que la mayor parte del aumento de la temperatura es consecuencia de las actividades humanas, especialmente de la quema de combustibles fósiles y de la deforestación, ambas actividades producen CO2 y otras emisiones de gases de efecto invernadero. La deforestación y las quemas subsecuentes no solamente emiten a la atmósfera gases de efecto invernadero, sino que además destruyen la capacidad de los ecosistemas para absorver gas carbónico y debilitan la capacidad de resistencia y resislencia de los terriotrios frente a las amenazas procedentes del cambio climático y de la variabilidad climática. El cambio climático presenta un doble desafío: (i) reducir las emisiones de gases invernadero  y (ii) adaptarse a los cambios climáticos del futuro para aliviar sus efectos adversos. Ambos representan un gran reto para las comunidades rurales pobres y para la elaboración de las políticas y estrategias de desarrollo rural.

En diciembre de 2015, se celebró en París la Cumbre del Clima, en la cual representantes de cerca de 200 países alcanzaron el primer acuerdo global para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero. El acuerdo de París establece como objetivo, que el aumento de la temperatura media en la tierra se quede “muy por debajo” de 2ºC e incluso intentar dejarlo en 1,5ºC. Además, establece nuevas iniciativas para el sector financiero, el área de agricultura – se han aprobado iniciativas para una Agricultura Climáticamente Inteligente que genere resilencia al cambio climático – y bosques, así como nuevas coaliciones entre ciudades, empresas y ciudadanos para reducir las emisiones y fortalecer la resiliencia ante los efectos del cambio climático y el calentamiento global. El acuerdo será aplicado a partir del 2020.

El cambio climatico constituye un gran riesgo para las comunidades rurales pobres que dependen directamente de la agricultura y de los sistemas naturales (humedales, manglares, bosques…) como medios de subsistencia. Ese mayor riesgo junto con una gestión de ecosistemas que no sea suficientemente sostenible e integral, puede generar problemas de degradación en el territorio, y con ello una menor resistencia ante shocks climáticos. La resistencia es la capacidad del territorio para proteger a las comunidades y a los ecosistemas de las amenazas tanto actuales como futura, evitando que estas amenazas se conviertan en riesgos, y estos en desastres; mientras que la resilencia es la capacidad del territorio para, por una parte, recuperarse adecuadamente cuando haya resultado imposible evitar la ocurrencia de una emergencia o de un desastre.

A nivel local, las instituciones que tratan con los temas de cambio climático son conocidas por la mayoría de las comunidades y, generalmente corresponden con la Unidad de Gestión Ambiental del Ayuntamiento o con un Sistemas de Gestión Ambiental Municipal (que coordinan las administraciones municipales y las autoridades ambientales correspondientes en caso). Para la gestión de riesgos y emergencias, las comunidades establecen comités y comisiones locales de gestión a nivel provincial, municipal y distrital. Adicionalmente en algunos territorios se establecen mesas de diálogos y concertación entre los sectores público, privado y social para tomar decisiones estratégicas conjuntas, intercambio de información, complementariedad en procesos y optimización de recursos. Este marco institucional y normativo debe ser considerado por cualquier intervención en el territorio, para evitar duplicidades y falta de coordinación entre agencias.

Además de profundizar en herramientas y en mejora institucional que garantice coherencia entre el enfoque ambientalmente responsable y la gestión del desarrollo, es fundamental una verdadera decisión política en la asignación de presupuestos y recursos monetarios para implementar todas las medidas de los planes de desarrollo rural (o de adaptación al cambio climático, etc.;). Por otra parte, la construcción de capacidades del gobierno y otros actores son necesarias tanto para planificar, implementar y hacer un seguimiento de la gestión sostenible del paisaje, los recursos naturales y el cambio climático; como para contabilizar y certificar la reducción de emisiones de efecto invernadero e incrementar los depósitos de carbono. Junto a ello, se necesita también una clara decisión política.

Conceptos importantes: 

Amenazas

Amenazas

Todo proceso o fenómeno que representa un peligro para las comunidades y/o para los ecosistemas que conforman el territorio.

Vulnerabilidad

Vulnerabilidad

Debilidad o incapacidad del territorio (ecosistema y comunidades) para absorber sin traumatismos los efectos de una amenaza.

Riesgo de desastres

Riesgo de desastres

Visión anticipada de lo que puede ocurrirle a un territorio si se llega a materializar una amenaza, frente a cuyos efectos ese territorio es vulnerable. 

Desastre

Desastre

Cuando el riesgo deja de ser una posibilidad (lo que puede suceder si se junta la amenaza y la vulnerabilidad) y se convierte en una situación real.

 

Medidas frente al cambio climático: 

Adaptación al cambio climático

Adaptación al cambio climático

Es el fortalecimiento de la capacidad de los territorios (y de sus pobladores, sistemas productivos y ecosistemas) para resistir sin traumatismos los efectos del cambio climático. Adopción de una variedad de técnicas de recolección de agua, tales como métodos de recarga de aguas subterráneas de bajo costo, sistemas de riego efi cientes y métodos colectivos de recolección de agua de lluvia; o la Mejora de la gestión de inundaciones mediante la utilización de pequeñas presas y diques para controlar las cuencas hidrográfi cas y reducir las crecidas.

Mitigación

Mitigación

Conjunto de estrategias tendientes a reducir las emisiones de los gases de efecto invernadero (GEI) responsables de cambio climático. Tanto las emisiones de metano (CH4), procedentes del proceso de digestión de los rumiantes, como las de óxido nítrico (N2O), derivadas de la transformación microbiana de los fertilizantes nitrogenados en el suelo, surgen del almacenamiento y del esparciamiento de estiércol animal.

Gestión del Riesgo - Reducción del Riesgo de Desastre

Gestión del Riesgo - Reducción del Riesgo de Desastre

Conjunto de medidas que toman la sociedad, sus instituciones y sus autoridades, para intervenir sobre los factores que generan riesgo en un territorio determinado, con el fin de controlarlos, reducirlos y en lo posible eliminarlos, y evitar que se conviertan en desastres. Incluye también la preparación de las instituciones y demás actores sociales para responder adecuada y oportunamente cuando ocurra una emergencia o un desastre y para recuperar los efectos negativos.

 

Desde una perspectiva sistémica, se define territorio climáticamente inteligente como aquél que ofrece protección no sólo a los seres humanos sino también a sus ecosistemas. Su construcción es tarea tanto de gobiernos – quienes deben liderar el fortalecimiento de la resistencia y la resilencia de sus territorios ante riesgos y desastres –, como de las comunidades rurales, cuya participación asegurará la apropiamiento social de los retos y de las acciones a desarrollar, así como un compromiso con los resultados. Por lo tanto, todos los esfuerzos que hagan los gobiernos locales y sus comunidades para fortalecer integralmente la resistencia y resilencia en sus respectivos territorios constituyen medidas útiles frente al cambio climático. 

Adaptación al Cambio Climático a través de Agricultura de Conservación en Honduras

En Lempira los agricultores cambiaron de un sistema tradicional de quema y corta a un sistema Quesungual que utiliza árboles y cubierta vegetal. Un análisis económico de esta transición mostró que partir del tercer año los rendimientos del maíz y del sorgo aumenta con respecto a los obtenidos con el sistema tradicional de tala y quema. Debido al aumento de producción de maíz, la cantidad de rastrojos también se incrementó, pudiendo venderse como alimento para el ganado. Asímismo: a partir del primer año, el agricultor podía arrendar la tierra para pastoreo del ganado, dado el aumento de la producción de biomasa; normalmente, esto se hacía durante dos meses. La aplicación del sistema Quesungual no sólo responde a las necesidades de subsistencia del hogar de fruta, madera, leña y grano, sino que además genera un excedente que puede ser vendido, teniendo así una fuente adicional de ingresos.
Agricultura Climáticamente Inteligente (FAO)

Manejo Ganadero en Perú

El Fondo de Crédito para el Desarrollo Agroforestal, en alianza con el sector privado, está emprendiendo una serie de iniciativas ganaderas a favor de los más pobres con el objetivo de aumentar la producción lechera en las zonas pobres y vulnerables de Perú, como la región de Cajamarca. La eficiencia de la producción se logra a través de programas de reproducción de variedades (utilizando cruces de ganado bovino suizo); mejor manejo de los pastos y estiércoles; disminución del uso de fertilizantes sintéticos; y mejora de la salud animal mediante la provisión de servicios veterinarios, el saneamiento de canales y el tratamiento de los animales por enfermedades como el dístoma hepático.
Herramientas para la adaptación y mitigación del cambio climático en el Sector Ganadero (FAO). Agricultura climáticamente inteligente. Políticas, prácticas y financiación para la seguridad alimentaria, adaptación y mitigación  (FAO, 2010)

Compartir esta página