FAO.org

Inicio > En acción > Plataforma de Territorios Inteligentes > Componentes > Resiliencia al cambio climático > Introducción
Plataforma de Territorios Inteligentes

Resiliencia al cambio climático

 

Estimulamos inversiones que fortalecen la capacidad del territorio para que puedan proteger a sus habitantes y a sus ecosistemas naturales de las distintas amenazas en relación con los efectos adversos del cambio climático.

Introducción

Las actividades humanas o nuestro modo de producción y consumo energético, como el cambio del uso de la tierra en el sector agrícola, están generando una alteración climática global con indiscutibles efectos sobre las comunidades rurales. Entre ellos, la puesta en peligro de la seguridad alimentaria y salud humana, riesgos graves de escasez de agua, o impactos sobre áreas generalmente muy fértiles, por la elevación del nivel del mar. La mayor incertidumbre sobre el comportamiento climático repercute en un aumento de las dificultades para la planificación y gestión territorial, en particular de las actividades agrícola, forestal, ganadera, acuícola y pesquera. Esto es particularmente relevante para la región de América Latina y el Caribe, que ya padece de fenómenos hidrometeorológicos extremos y conjuga, además, altos niveles de pobreza e inseguridad alimentaria. El abanico de medidas que propone el modelo de desarrollo rural con un enfoque territorial, junto con la inversión y financiación de las mismas, contribuirán de mamera efectiva e integral, a aumentar la resistencia y la resilencia de los territorios ante los que plantea el cambio climático. 

En este capítulo se revisa, en primer lugar, el contexto general y el marco conceptual sobre cambio climático, adaptación, mitigación y reducción del riesgo de desastres. A continuación, a modo de referente o ejemplo, se esbozan las políticas que está tomando la Unión Europea (UE) para reducir las emisiones de efecto invernadero en agricultura y desarrollo rural.

En segundo lugar, se describe cómo el cambio climático está afectando a la agricultura y a los territorios de la región de América Latina y el Caribe (ALC), y qué medias existen para enfrentar los restos del cambio climático en la región. Posteriromente, se profundiza en la importancia de incorporar en la planificación y gestión territorial, enfoques y programas de adaptación, mitigación y reducción de desastres, que incluyan inversiones en capacitación de los actores sociales, institucionales y de infraestructura. Este marco analítico, se ilustran con experiencias y buenas prácticas. Finalmente, con el objeto de poder medir la disminución de la vulnerabilidad ante el cambio climático en territorios intervenidos por este tipo de acciones, por ejemplo a través de proyectos de gestión medioambiental, se presentan una serie de indicadores tanto de impacto como de resultado.

 

Compartir esta página