FAO.org

Inicio > En acción > Plataforma de Territorios Inteligentes > Componentes > Sostenibilidad sistémica > La Unión Europea: Hacia un crecimiento inteligente, sostenible e integrador
Plataforma de Territorios Inteligentes

La Unión Europea: Hacia un crecimiento inteligente, sostenible e integrador

La Estrategia Europa 2020 tiene por objetivo fortalecer la política de Europa y la solidaridad entre los Estados miembros y de la Unión Europea (UE), eligiendo un modelo desarrollo sostenible y de economía social de mercado para la próxima década. Ese modelo se basa en tres prioridades que se refuerzan mutuamente: 

(i) Crecimiento inteligente: desarrollo de una economía basada en el conocimiento y la innovación, 

(ii) Crecimiento sostenible: promoción de una economía que haga un uso más eficaz de los recursos, que sea más verde y competitiva y

(iii) Crecimiento integrador: fomento de una economía con alto nivel de empleo que tenga cohesión social y territorial.

Para la UE, el crecimiento sostenible supone construir una economía que aproveche los recursos con eficacia, que sea sostenible y competitiva, que aproveche el liderazgo de Europa en la carrera para desarrollar las tecnologías verdes, y que, al mismo tiempo, ponga  freno a la degradación del medio ambiente, la pérdida de biodiversidad y un uso no sostenible de los recursos. Estos objetivos se traducen en tres campos de actuación concretos: 

1) Competitividad

1) Competitividad

Mantener el liderazgo en el mercado de tecnologías verdes como medio de garantizar un uso eficaz de los recursos en toda la economía;

2) Lucha contra el cambio climático:

2) Lucha contra el cambio climático:

Reducir las emisiones significativamente y con más rapidez que en el decenio anterior y explotar plenamente el potencial de nuevas tecnologías como la captura y almacenamiento de carbono. 

3) Energía limpia y eficaz

3) Energía limpia y eficaz

Alcanzar los objetivos de un 20% de generación de la energía a partir de fuentes renovables, y del 20% de mejora de la eficiencia energética, lo que supondrá una disminución notable de las importaciones de petróleo y gas, y una creación de empleo directa, estimada en más de un millón de puestos de trabajo.

 

A través de las “Iniciativas emblemáticas”, que recogen una serie de medidas a adoptar por la Comisión Europea y por los Estados miembros,  se prevé el desarrollo de estos objetivos. Ejemplo.

Iniciativa "Una Europa que utilice eficazmente los recursos"

Ofrece un marco de medidas a largo y medio plazo para apoyar el cambio a una economía eficiente en el uso de los recursos y de baja emisión de carbono en los países miembros de la UE. Entre estas medidas está identificada una estrategia destinada a convertir a la UE en una «economía circular», basada en una sociedad del reciclado a fin de reducir la producción de residuos y utilizarlos como recursos. La economía circular constituye un concepto económico que se incluye en el marco del desarrollo sostenible, y que trata de implementar una nueva economía  circular -no lineal, basada en el principio de «cerrar el ciclo de vida» de los productos, los servicios, los residuos, los materiales, el agua y la energía.

Conforme a la Estrategia Europa 2020 y a los objetivos generales de la Política Agraria Común (PAC), son tres los objetivos estratégicos a largo plazo para la política de desarrollo rural 2014-2020

mejorar la competitividad de la agricultura;

garantizar la gestión sostenible de los recursos naturales y la acción por el clima; 

lograr un desarrollo territorial equilibrado de las economías y comunidades rurales incluyendo la creación y conservación del empleo.

Al igual que el periodo 2007-2013, la política de desarrollo rural se implementa mediante Programas de Desarrollo Rural (PDR) nacionales y/o regionales de siete años. Los Estados miembros elaboran sus PDR basándose en al menos cuatro de las seis prioridades comunes de la UE. 

Prioridades comunes de la política de desarrollo rural de la UE.

Prioridades comunes de la política de desarrollo rural de la UE.

1. Fomentar la transferencia de conocimientos y la innovación en la agricultura, la silvicultura y las zonas rurales.

2. Mejorar la viabilidad y la competitividad de todos los tipos de agricultura y promover las tecnologías agrícolas innovadoras y la gestión sostenible de los bosques.

3. Promover la organización de la cadena alimentaria, el bienestar de los animales y la gestión de riesgos en la agricultura.

4. Restaurar, conservar y mejorar los ecosistemas dependientes de la agricultura y la silvicultura.

5. Promover la eficiencia de los recursos y apoyar el paso a una economía hipocarbónica y adaptable a los cambios climáticos en los sectores agrícola, alimentario y forestal.

6. Fomentar la inclusión social, la reducción de la pobreza y el desarrollo económico en las zonas rurales.

 

Para cada prioridad de desarrollo rural, en el PDR se identifican los ámbitos principales, más específicos de intervención, y se cuantifican sus metas, basándose en un análisis de las necesidades del territorio cubierto por el programa. Para cada ámbito principal, se establecen las actuaciones/medidas así como el coste de las mismas. La financiación de estas medidas se realiza a través del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER) y co-financiación nacional o regional, e incluso a veces también privada.

Compartir esta página