Inversiones Apoyo a las politicas

Inversión interna: factores clave

La importancia de la formación de capital en las explotaciones

Para que una inversión influya positivamente en la producción y la productividad, debe contribuir a la formación de capital en las explotaciones. En este sentido, las inversiones realizadas por los mismos agricultores son indispensables, ya que, con ellas, impulsan el desarrollo sostenible y la reducción de la pobreza y del hambre. Los agricultores financian sus inversiones, principalmente, con sus propios ahorros y su capital fijo, que se utiliza como garantía de crédito.

Ciertamente, Obviamente, la formación de capital es superior en las unidades familiares agrícolas con ahorro positivo y una propiedad clara –reconocida por la ley– de su tierra. Lo mismo puede decirse de los agricultores con una explotación más extensa que la media, más activos fijos y una producción más diversificada. No obstante, en los países con unos índices de pobreza y de hambre elevados, como la India y Bangladesh, un agricultor corriente ni siquiera gana la mitad de lo necesario para cruzar el umbral de la pobreza. Para los pequeños agricultores y los agricultores marginales con explotaciones más pequeñas que la media, la situación es aún peor, tanto en lo que respecta a su capacidad de ahorrar como la de asegurar sus derechos a la tierra.

La inversión pública complementa la inversión de las explotaciones

El apoyo y las inversiones del sector público no sustituyen a las inversiones que los propios agricultores deben realizar para aumentar la producción, sino que juegan, sobre todo, un papel complementario. Apoyar a los agricultores sin ahorros para que puedan acceder a créditos suele contribuir a su endeudamiento y puede incrementar, incluso, el número de personas que sufren la pobreza y el hambre.