detail
25/05/2011

Lucha contra la langosta en Asia central y el Cáucaso

19 de mayo de 2011, Roma - La FAO ayudará a diez países de la región de Asia central y el Cáucaso para defender una superficie de hasta 25 millones de hectáreas de tierras cultivadas del peligro de la langosta.

La langosta supone una seria amenaza para la agricultura, la seguridad alimentaria y los medios de subsistencia en ambas regiones, incluyendo zonas adyacentes del norte de Afganistán y el sur de la Federación de Rusia.

Por ello existe un programa de cinco años para desarrollar la capacidad a nivel nacional y promover la cooperación regional a punto de comenzar, gracias a la ayuda de Estados Unidos, mientras que se espera llegue pronto el apoyo de otros donantes.

Diez países amenazados

Hay una decena de países que se encuentran en peligro: Afganistán, Armenia, Azerbaiján, Georgia, Kazajstán, Kirguistán, Federación de Rusia, Tayikistán, Turkmenistán y Uzbekistán.

Existen tres tipos de plaga de langosta en la región: langosta italiana, marroquí y langosta migratoria, capaces de atacar todo tipo de cultivos y plantas.

"Ya que las fronteras atraviesan los hábitat tradicionales de la langosta y sus zonas de cría, cuando un país se enfrenta a una infestación, es más que probable que al menos uno de sus países vecinos se enfrente a una situación similar", señaló Annie Monard, experta de la FAO en la langosta.

Estos insectos migratorios son capaces de recorrer volando hasta 100 km diarios, y son muy ventajistas, ya que se adaptan rápidamente a los cambios en la meteorología, incluyendo a los asociados con el cambio climático.

Apoyo de la FAO


Los países centroasiáticos y caucasianos han realizado una petición oficial de ayuda a la FAO para tratar de eliminar los brotes de langosta y su impacto consiguiente en la seguridad alimentaria, y para fomentar la ayuda transfronteriza.

El Grupo de estudio de la langosta de la FAO inició un proceso para evaluar las necesidades y ayudar a los países a mejorar la gestión de la plaga a nivel nacional y regional, un proyecto de dos años (2009-2011) financiado por su Programa de Cooperación Técnica, contribuyó a este esfuerzo. Junto con los países implicados, la FAO ha preparado un programa de cinco años para la gestión sostenible de las plagas de langosta en Asia central y el Cáucaso.

El programa está basado en los conceptos clave de la lucha preventiva contra la langosta y es parte del Programa EMPRES de la FAO (Sistema de prevención de emergencia de plagas y enfermedades transfronterizas de los animales y las plantas). Promueve la preparación, alerta temprana y reacción rápida, y busca igualmente introducir nuevas técnicas para combatir la langosta, utilizando pesticidas menos perjudiciales para el medio ambiente, como los biopesticidas.

Estados Unidos realizó recientemente una donación importante para este programa (1,6 millones de dólares EEUU), mientras que se está negociando actualmente con otros donantes, como la Federación de Rusia, Francia y Turquía, que han expresado su deseo de apoyar esta iniciativa.