detail
08/10/2007

Los países de lengua portuguesa unen en la lucha contra la desertificación

“Mejorar la calidad de vida de las poblaciones rurales afectadas por la desertificación y la sequía” es el principal objetivo del programa de Cooperación Sur-Sur y Norte-Sur para Combatir la Desertificación de la Comunidad de los Países de Lengua Portuguesa (CPLP), presentado el 12 de septiembre de 2007 en Madrid en un evento paralelo, coorganizado por la FAO, que tuvo lugar en el marco de la Octava Conferencia de las Partes de la Convención de las Naciones Unidas de Lucha Contra la Desertificación (UNCCD) del 3 al 14 de septiembre. El evento contó con la participación de representantes de alto nivel de los gobiernos de Angola, Brasil, Cabo Verde, Mozambique, Portugal, Santo Tomé y Príncipe, en nombre de los Ministros de Medioambiente de sus respectivos países.

“En los países de la CPLP existen diversas iniciativas, pero no un enfoque sistemático para generar las condiciones favorables para una inversión mayor y más eficiente en la gestión de tierras” señaló Lolita Hilario, representante del Ministerio de Coordinación de Asuntos Medioambientales del Gobierno de Mozambique, encargada de presentar esta estrategia contra la desertificación. Los cuatro elementos que garantizarán el éxito de esta iniciativa son según Hilario: el fortalecimiento institucional, la comunicación y ciudadanía ambiental, el desarrollo científico y tecnológico, así como las colaboraciones y sinergias entre las diferentes intervenciones en la materia.

La estrategia de cooperación en materia de lucha contra la desertificación de los países de habla portuguesa tiene su origen en la VII Conferencia de Partes de la UNCCD, que se celebró en Nairobi en octubre de 2005. El Secretario Ejecutivo de la CPLP, el Embajador Luís Fonseca, felicitó a todos los países que han tomado parte en el desarrollo de esta estrategia, en particular a Brasil y Portugal, así como al Secretariado de la UNCCD, al Mecanismo Mundial y a la FAO, por su apoyo a esta iniciativa. Asimismo, Fonseca resaltó la creciente importancia internacional de la problemática de la desertificación, recogida en los Objetivos de Desarrollo del Milenio, y la necesidad de iniciar el desarrollo de proyectos concretos. Por último, solicitó a los países miembros que se movilicen en apoyo de esta iniciativa a través del Fondo Especial de la CPLP para garantizar la realización efectiva del programa y la consecución de sus objetivos.

Tras las intervenciones de los representantes de los gobiernos de los países participantes, Alejandro Kilpatrick del Mecanismo Mundial reiteró su compromiso de apoyo a esta iniciativa de la CPLP y subrayó que la cooperación Sur-Sur es una aproximación más eficiente para el uso de los recursos existentes y la recaudación de nuevos fondos. Por último, Kilpatrick mencionó que la iniciativa surgió de la colaboración entre el Mecanismo Mundial y el Centro de Inversiones de la FAO y contó con el apoyo activo de Portugal, como país miembro del CPLP y presidente pro-tempore de la Unión Europea.

La colaboración entre la FAO y el CPLP surgió como acuerdo de cooperación en septiembre del año 1999 y revisada por última vez precisamente el 11 de septiembre de 2007 en un encuentro entre Luís Fonseca y el Director General de la FAO, Jacques Diouf, quienes se reunieron en Lisboa para debatir sobre diversos asuntos en materia de cooperación entre ambos organismos. Ambos mandatarios demostraron su voluntad para el desarrollo de actividades conjuntas para combatir el hambre y para la promoción del desarrollo rural.

Para más información: Luc Dubreuil, punto focal Mecanismo Mundial/Centro de Inversiones de la FAO, e-mail: luc.dubreuil@fao.org.