Nuestros socios financieros

Trabajando juntos para fomentar las inversiones en agricultura

La financiación para inversiones agrícolas y de desarrollo rural proviene de varias fuentes, incluidos los gobiernos, las instituciones financieras, los donantes bilaterales, las fundaciones y los propios agricultores. Todas las partes son importantes en la lucha contra la pobreza y el hambre y en la promoción activa de inversiones mayores y más efectivas en materia agrícola y de desarrollo rural.

La FAO tiene acuerdos de cooperación con 27 instituciones financieras que invierten en agricultura. Estos acuerdos nos permiten colaborar en nombre de un país sin incurrir en gastos directos para ese país. Por el contrario, los gastos corren a cargo de la FAO y de la entidad financiera. En general, la FAO financia aproximadamente el 40 por ciento los costes de funcionamiento del Centro de Inversiones. El importe restante lo aportan las instituciones financieras colaboradoras.

Desde 1964 han aportado más de 105,2 billones de USD en total con una financiación de 65,4 billones de USD para 1952 proyectos de inversión agrícola y de desarrollo rural con la participación del Centro de Inversiones. Seis de ellos son nuestros colaboradores más activos.

 

Principales Colaboradores Financieros

Proyectos Aprobados

Inversiones Total

Financiamiento Externo

 

 

USD million

 

El Banco Mundial

1022

83.730

50.477

 

Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola

301

8.916

6.213

 

Banco Africano de Desarrollo (AfDB)

160

3.732

2.613

 

Banco Asiático de Desarrollo

51

2.612

1.707

 

Banco Interamericano de Desarrollo

24

715

511

 

Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD)

32

1.118

740

Total 1964-2012

1590

100.823

62.561

El Banco Mundial
El Banco Mundial es uno de nuestros principales socios y ocupa aproximadamente el 60 por ciento del tiempo total de nuestro personal. El Banco está formado por dos instituciones de desarrollo: el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRD), que proporciona asistencia a los países de ingresos medios y países pobres con solvencia; y la Asociación Internacional de Fomento (AIF), que ayuda a los países más pobres del mundo.

El Banco Mundial proyecta aumentar su apoyo a la agricultura y a los sectores relacionados de 4,2 billones de USD anuales en el ejercicio fiscal de 2006-2008 a una cifra entre 6,2 billones de USD y 8,3 billones anuales en el ejercicio fiscal de 2010-2012. Sus áreas prioritarias para el siguiente bienio son la siguientes: aumentar la productividad agrícola, poner en contacto a los agricultores con los mercados y fortalecer el valor añadido; reducir el riesgo y la vulnerabilidad (por ejemplo, apoyando el Programa de respuesta a la crisis mundial de los alimentos); facilitar los movimientos de las partes interesadas dentro del sector agrícola (incluida la migración urbana) y de los ingresos rurales no relacionados con la agricultura; y mejorar los servicios medioambientales y la sostenibilidad.

Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola
El FIDA, una agencia especializada de las Naciones Unidas, se dedica a la erradicación de la pobreza y el hambre en las zonas rurales de los países en desarrollo. El FIDA colabora estrechamente con los hombres y mujeres rurales para desarrollar oportunidades que permitan mejorar su acceso a los servicios financieros, mercados, tecnología, tierras y otros recursos naturales. El trabajo del FIDA en colaboración con el Centro de Inversiones comprende todo tipo de inversiones agrícolas, prestando particular atención a ayudar a las poblaciones rurales pobres a autoabastecerse de comida, aumentar sus ingresos y mejorar su salud, nutrición, educación y calidad de vida.

Banco Africano de Desarrollo(AfDB)
El Banco Africano de Desarrollo trabaja para estimular el desarrollo económico sostenible y el progreso social en sus países miembros, como medio para reducir la pobreza y mejorar las condiciones de vida. A pesar de que los pequeños agricultores tienen una importancia crítica para la agricultura en África, tan sólo han recibido una pequeña fracción de las inversiones agrícolas. El Banco Africano de Desarrollo apoya los esfuerzos para mejorar los medios de subsistencia rurales a través de la inversión en mejores infraestructuras agrícolas y en la gestión de los recursos naturales.

Banco Asiático de Desarrollo
El Banco Asiático de Desarrollo (BAD) está trabajando para conseguir su objetivo de erradicar la pobreza de la región de Asia y el Pacífico. El crecimiento, la sostenibilidad medioambiental y la integración regional constituyen los fundamentos de la estrategia a largo plazo del BAD para reducir la pobreza en la región. Durante los últimos 40 años, el BAD ha canalizado la mayor parte de sus esfuerzos en los proyectos de infraestructuras, contribuyendo así a allanar el camino del crecimiento social y económico y un mejor acceso a los servicios.

Banco Interamericano de Desarrollo 
Reducir la pobreza y fomentar la igualdad social en toda América Latina y el Caribe son los objetivos principales del Banco Interamericano de Desarrollo, que constituye una fuente importante de financiación multilateral y conocimientos especializados en el desarrollo social, institucional y económico sostenible de la región. Durante los últimos 50 años el Banco se ha asociado con los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil para fomentar el crecimiento sostenible y mejorar la competitividad e innovación. Reconociendo el gran potencial del sector agrícola en la región, el Banco anima a los países a prestar más atención al desarrollo agrícola y los ayuda a diseñar políticas agrícolas sólidas y estrategias nacionales para mejorar los sistemas alimentarios en general.

Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD)
El Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD) asiste a las economías de Asia Central y de Europa Central y Oriental a adoptar una mayor orientación hacia el mercado, por lo que se ha convertido en uno de los socios más significativos del Centro de Inversiones por su dedicación al desarrollo del sector privado. El BERD financia operaciones agroindustriales y de comercialización agraria, las cuales generan oportunidades de mercado para los agricultores en toda la región. Asegurar que todas las actividades de desarrollo respeten el medio ambiente y sean sostenibles es de extrema importancia para el Banco.