Iniciativa sobre la subida de los precios de los alimentos
 

Côte d’Ivoire

Antecedentes

Côte d’Ivoire sigue tambaleándose después de cuatro años  medio de guerra civil que concluyeron apenas en marzo de 2007.

A fines de 2006 había más de 700 000 personas desplazadas en el interior del país debido al conflicto y hoy, que ya hay paz, estas personas están regresando a sus hogares y necesitan ganarse la vida de nuevo trabajando sus tierras.

La estabilidad en el país depende de la posibilidad de que la población regrese a su vida normal, lo que se hace más difícil con el aumento del costo de los alimentos.

Cerca del 20% de las familias rurales de Côte d'Ivoire afrontan la inseguridad alimentaria debido directamente al aumento de los precios de los alimentos. El arroz es el alimento básico principal del país, como en gran parte del África occidental, pero el país sólo produce 700 000 toneladas y tiene que importar 800 000 toneladas para satisfacer las tasas de consumo. En abril, los precios del arroz importado habían subido un 52% respecto a septiembre de 2007. También aumentó el precio del maíz, otro alimento básico producido en las regiones más áridas del norte y el oriente: un 75% a principios de 2008 respecto a los precios de julio.

Respuesta de la FAO

La FAO inició un proyecto de cooperación técnica y recibió financiación del Fondo Central para la Acción en Casos de Emergencia, de las Naciones Unidas, para dar herramientas e insumos agrícolas a unas 8 900 familias de agricultores para la siembra de la temporada seca del año en curso. Ambos proyectos canalizaron alrededor de un millón de USD a Côte d'Ivoire para la fase de respuesta de emergencia.

Bélgica y Suecia también aportarán fondos para el programa de emergencia, a fin de atender a más de otras 14 000 familias.

Los principales beneficiarios de estos programas serán los repatriados recientes, las personas que todavía están desplazadas, familias que recogieron malas cosechas en las temporadas anteriores debido a las condiciones del clima, y aquellos que producen pocos cultivos comerciales. Se distribuirán semillas y fertilizantes para el cultivo de arroz en las tierras bajas a los agricultores cuyas tierras tengan cierto grado de control del agua para producir arroz fuera de temporada, mientras que en otras zonas se suministrarán de cuatro a seis variedades distintas de hortalizas, como ocra, pimiento picante, berenjena, tomate, col, cebolla y zanahoria. También se distribuirán semillas de arroz de altura para las zonas donde hay suficientes lluvias.

Se repartirán asimismo azadones, botes para regar, aspersores y botas. La FAO atiende a personas que tienen realmente acceso a tierras, así como al mercado y a sistemas de producción, merced a lo cual podrán vender con ganancias los excedentes que lleguen a producir.

Para añadir valor al producto final del arroz la FAO también instalará 12 molinos colectivos para las comunidades de las aldeas, que habitualmente no tienen acceso a tecnología de elaboración. Esto también reducirá las pérdidas después de la cosecha y los molinos se pueden usar para maíz y café, que también es un cultivo comercial.

Fish farming in Côte d’Ivoire