Iniciativa sobre la subida de los precios de los alimentos
 

Guinea-Bissau

Antecedentes

Desde que se independizó del Portugal, en 1974, Guinea Bissau ha experimentado períodos de inestabilidad política y violencia. Un conflicto militar en 1998 y 1999 destruyó gran parte de la infraestructura social y económica del país y frenó el crecimiento económico. Hoy es uno de los países más pobres del mundo: más de dos terceras partes de su población de 1,5 millones de personas viven por debajo del umbral de pobreza.

La pérdida de ingresos amenaza la seguridad alimentaria

Un 80% de la población se dedica a la agricultura, produce principalmente arroz, principal producto básico, y anacardos. Guinea Bissau es uno de los mayores exportadores de anacardos sin elaborar y casi todos los agricultores obtienen sus ingresos de este cultivo. 

La mayoría de los pequeños agricultores de Guinea Bissau no produce suficiente arroz para alimentar a sus familias durante todo el año. Para cubrir los períodos de carestía recurren a los ingresos que obtienen de los anacardos para comprar arroz importado. Sin embargo, en septiembre de 2008 los precios del arroz importado eran 68% más altos que el año anterior. Este aumento, aunado a la disminución de los ingresos, dejó a muchas personas en condiciones de inseguridad alimentaria.  

En 2006 el gobierno fijó un precio alto para los anacardos, lo que perjudicó considerablemente las ventas ya que los comerciantes comenzaron a comprar en otras partes. El gobierno redujo el precio en 2007 pero la oferta superó la demanda y los agricultores, al no poder obtener precios decentes por sus cultivos, vieron caer su poder de compra. Aunque en 2008 los cultivos de anacardos produjeron mejores resultados, las pérdidas acumuladas de los ingresos han afectado seriamente a los medios de subsistencia de las familias, exponiéndolas aún más a crisis futuras.

Los precios altos, motivo de preocupación a pesar del incremento de la producción

Si bien el país tiene buenos suelos, la producción agrícola ha sido insuficiente y hay escasez frecuente, debido en gran parte a la falta de insumos y conocimientos técnicos, y a la infraestructura debilitada. Otro factor es la irregularidad del clima, desde lluvias insuficientes hasta inundaciones e incendios forestales.

La producción nacional de cereales creció en 2008, fue en conjunto un 15,5% más elevada que el promedio de las cinco temporadas anteriores. Estas cosechas más elevadas, debido en parte a la lluvia abundante y regular, contribuyó a mejorar la situación alimentaria del país en 2009, pero los precios elevados y la inestabilidad siguen siendo motivo de preocupación. El precio del arroz importado disminuyó desde su máximo anterior de 2008, pero sigue siendo más elevado que en enero de 2008.

Respuesta de la FAO

Mecanismo alimentario de la UE

En asociación con el Banco Mundial, la FAO puso en mayo de 2009 un programa a través del Mecanismo alimentario de la UE, a fin de ayudar al gobierno de Guinea Bissau a reducir la carga de los precios altos de los alimentos en su población. Con tres millones de euros de fondos de la Unión Europea, 25 000 familias vulnerables recibirán semillas, fertilizantes, herramientas y capacitación para incrementar su producción durante la principal temporada agrícola de 2010, y las temporadas secundarias de 2009 y 2010.

También se destinarán fondos al restablecimiento de la infraestructura agrícola del país, incluidos los arrozales y las parcelas de hortalizas comerciales.

En colaboración con el Ministerio de Agricultura y el Instituto Nacional de Investigación Agronómica (INPA), la FAO apoyará al capacitación de 50 agricultores en actividades de multiplicación de semillas, con el fin de fortalecer el conocimiento del ciclo de producción completo, desde el suministro de existencias de semillas hasta la comercialización de semillas certificadas. La FAO también capacitará al INPA en materia de control de calidad de las semillas producidas.

Se impartirán a 50 criadores de animales pequeños (aves de corral, ovejas, cabras y cerdos) nuevas técnicas de gestión pecuaria y se les dará ayuda para mejorar las condiciones sanitarias de sus zonas de producción pecuaria, así como servicios veterinarios con medicamentos y otros suministros indispensables.

La FAO también colabora con el PMA en apoyo a 300 huertos escolares en beneficio de unos 24 000 estudiantes. El objetivo es enseñarles horticultura y al mismo tiempo mejorar su nutrición. Un 40% de los productos se venderán en los mercados locales. 

Otras actividades de la FAO

En julio de 2008 la FAO puso en marcha un proyecto del Programa de Cooperación Técnica, de un año de duración y con un presupuesto de 500 000 USD, para suministrar semillas de calidad, herramientas agrícolas y asistencia técnica a 5 000 agricultores vulnerables, a fin de incrementar su producción de la temporada secundaria. Con el apoyo de la FAO y en colaboración con el Ministerio de Agricultura y algunas ONG, los agricultores han sembrado arroz, niebé, cacahuetes, mandioca y batatas. Las cosechas han sido buenas y en los mercados locales aumentó la variedad y la disponibilidad de productos, a la vez que los agricultores lograr recoger semillas para utilizar en su próxima temporada de siembra.

Se han destinado fondos del proyecto a la vacunación del ganado, para contribuir a los medios de subsistencia de las familias y a su seguridad alimentaria. También se ha dado apoyo a las asociaciones de pescadores y a la división de protección fitosanitaria del Ministerio de Agricultura.

La FAO está ejecutando asimismo un proyecto de emergencia con financiación española para incrementar la seguridad alimentaria de las familias afectadas por la crisis de la comercialización de los anacardos.  El objetivo es incrementar los ingresos a través de una transformación local más eficaz y segura de los anacardos y la fruta, e incrementar la situación nutricional de las mujeres y los niños que consumen productos secundarios de los anacardos, como su jugo.

 

Guinea-Bissau relies on imported rice to meet consumption needs.