Iniciativa sobre la subida de los precios de los alimentos
 

Madagascar

Antecedentes

En los últimos 15 años Madagascar ha sufrido ciclos extremos de sequía, ciclones e inundaciones, año tras año. Sólo en 2008 hubo tres ciclones que hicieron desplazarse a más de 330 000 personas, y después de estas catástrofes la población consumió tanto los alimentos como las reservas de semillas que no fueron destruidos.

El precio del arroz, principal alimento básico de la población, hasta ahora ha estado protegido de los precios que se dispararon internacionalmente, gracias a una producción local relativamente fuerte. Pero existe la preocupación de que la producción de este año, cuando se hayan recogido las cosechas de la temporada principal y de fuera de la temporada, en octubre, no bastará para sustentar a la población durante la temporada de escasez. Para satisfacer las necesidades de alimentos hasta la próxima cosecha, en marzo, Madagascar tendría que importar arroz a precios que se prevé que se mantendrán altos, un 70% más elevados que los precios locales de hoy. Se calcula que habrá que importar unas 270 000 toneladas para satisfacer las necesidades de alimentos.
Respuesta de la FAO

En julio la FAO puso en marcha un proyecto del Programa de Cooperación Técnica, por 500 000 USD, con efecto inmediato, para distribuir a unos 5 000 agricultores y a sus familias semillas de frijol y de arroz para la siembra fuera de la temporada. El objetivo no sólo es impulsar la producción agrícola del año, sino intervenir para restablecer los sistemas de semillas del país impartiendo capacitación a los agricultores en multiplicación de semillas de calidad.

La FAO atiende a 16 regiones del sureste del país, zona particularmente damnificada por los ciclones más recientes. También distribuye a las familias de agricultores fertilizantes y aperos, como fresadoras y palas.

La FAO también va a realizar un análisis amplio del sistema de mercado malgache, caracterizado por asombrosos desequilibrios en virtud de las cuales las zonas productoras de arroz no perciben los aumentos de los precios y, en realidad, experimentan su disminución, mientras que otras se ven obligadas a pagar mucho más.

A plazo más largo, Madagascar podría no sólo llegar a ser autosuficiente en la producción de arroz, el cultivo básico, sino convertirse en exportador de este cereal a las islas del océano Índico y a países del África oriental. La FAO aprueba las propuestas que lo lograrían mediante medidas eficaces para el control del agua, mientras que en el sur, otros cultivos resistentes a la sequía, como el maíz de ciclo corto y el sorgo, podrían contribuir a diversificar la alimentación nacional y a reducir la dependencia del arroz.

Hasta hace poco tiempo el sur era una importante zona productora de maíz, pero con la escasez cada vez mayor de las lluvias, la FAO y su asociado, el Instituto Internacional de Investigación de Cultivos para las Zonas Tropicales Semiáridas (ICRISAT), reintrodujeron el sorgo, cultivo resistente a la sequía y nutritivo, adecuado a los climas secos y difíciles. También se está introduciendo maíz de ciclo corto, menos vulnerable a las rachas de sequía.

Sorghum takes root again
Sorghum takes root again
Rice seed distribution, Fenerive-Est
Rice seed distribution, Fenerive-Est