Iniciativa sobre la subida de los precios de los alimentos
 

República Democrática del Congo

Antecedentes

No obstante la abundancia de sus recursos naturales, la República Democrática del Congo (RDC) es uno de los países más pobres del mundo, y sus decenios de agitación civil han cobrado una cuota alta. Más del 75% de su población vive con apenas un dólar al día.

Exacerbado por el conflicto, el número de personas que sufren hambre en la RDC aumentó de 11 millones en 1990-1992 a 43 millones en 2003-2005. La situación de la seguridad ha mejorado en los años recientes, pero ha habido brotes de violencia, sobre todo en el noreste del país.

La inseguridad ininterrumpida y las intensas sequías en el oriente de la RDC han limitado las actividades agrícolas, con pérdidas de productos y ulteriores desplazamientos de la población. Las regiones central y meridional también sufrieron períodos relativamente secos en 2008, que repercutieron negativamente en los cultivos básicos, como el sorgo y el mijo.

El Programa Mundial de Alimentos estima que requieren ayuda alimentaria hasta 1,6 millones de personas desplazadas en el interior del país (PDI) y otros grupos vulnerables. La escasez de recursos alimentarios de las zonas donde hay grandes números de PDI ejerce una presión intensa y los medios de subsistencia se han agotado. Agrava la situación que de enero a junio de 2008 los precios de la harina de mandioca en el mercado central de Kinshasa se duplicaron, y el precio del arroz importado se disparó aproximadamente un 75%.

Respuesta de la FAO

Mecanismo alimentario de la UE

Una infraestructura inadecuada y las interrupciones que ha sufrido la cadena de producción agrícola han obstaculizado el crecimiento económico en la RDC, debido a lo cual la producción de alimentos cayó muy por debajo de la demanda de la población del país, cada vez más numerosa.

De conformidad con las estrategias de reducción de la pobreza del gobierno del país, la FAO puso en marcha en mayo de 2009 un proyecto bienal a través del Mecanismo alimentario de la UE  para incrementar la producción agrícola y contribuir a facilitar el acceso de los agricultores a los mercados.

Con poco más de 9 millones de euros de recursos, se beneficiarán unas 36 000 familias vulnerables (alrededor de 180 000 personas) a través de una variedad de actividades, incluido un mayor acceso a insumos de calidad y a mejores servicios de almacenamiento y transporte.

El objetivo es incrementar la disponibilidad de alimentos en los principales mercados urbanos de Kisangani, Kindú, Kananga, Mbuji-Mayo y Tangañica, e incrementar a la vez las ganancias de los pequeños agricultores.

Con este objetivo, la FAO se concentrará en fortalecer los conocimientos técnicos de producción, almacenamiento, transformación y comercialización de productos agrícolas, a la vez que se mejora la red de caminos rurales para permitir a los agricultores llevar sus bienes a los mercados. La FAO también contribuirá a la realización de actividades de creación de capacidad en las asociaciones de agricultores.

Otro componente importante del proyecto es garantizar que los principales participantes ―del gobierno, los donantes, las organizaciones humanitarias y los medios de comunicación― tengan acceso a información regular, al día, sobre el estado de la inseguridad alimentaria en la RDC, incluidos los precios de los alimentos, las reservas de alimentos, el consumo de las familias y otros datos esenciales. La FAO también contribuirá al análisis nacional y en las provincias mediante la Clasificación integrada de inseguridad alimentaria y la fase humanitaria (CIF), un instrumento normalizado para clasificar la seguridad alimentaria y determinar los ámbitos de intervención.

Otras actividades de la FAO

La FAO ha desplegado en la RDC un programa de intervenciones de emergencia por un valor de casi 50 millones de USD, que es una de las carteras más grandes de la Organización.

Para mitigar los efectos de la subida de los precios de los alimentos, la FAO trabaja a través del programa de intervenciones de emergencia y mediante la ejecución de proyectos del Programa de Cooperación Técnica (PCT) que atacan directamente la crisis de los precios altos de los alimentos.

A través de un proyecto del PCT con un valor de 500 000 USD se distribuyeron semillas y herramientas producidas localmente (130 toneladas de arroz, 20 000 azadones, 20 000 machetes, 20 000 limas) a tiempo para la temporada de siembra de septiembre de 2008, y los insumos restantes se repartieron antes de la temporada de siembra de enero de 2009.

La RDC también se está beneficiando de otros dos proyectos del PCT para creación de capacidad y actividades de coordinación en la región del África central.

A través de su Unidad de Coordinación de la Emergencia y la Rehabilitación, la FAO también estableció un programa de reservas estratégicas, con la finalidad de que estén disponibles los insumos agrícolas básicos al inicio de la estación de siembra para las poblaciones vulnerables que viven en las zonas del conflicto.

 

Conflict and displacement have had their effects on farm production in DR Congo.