Iniciativa sobre la subida de los precios de los alimentos
 

Zimbabue

Antecedentes

La prolongada crisis socioeconómica de Zimbabue ha causado grandes daños al sector agrícola del país, golpeando con mayor fuerza a los agricultores más pobres.

Alrededor del 70% de la población vive de la agricultura, pero el agudo deterioro del sector en los últimos años ―a causa del elevado costo y escasez de los insumos, las condiciones negativas del clima y las limitaciones de las políticas― ha visto disminuir los ingresos de los agricultores y aumentar la inseguridad alimentaria.

La inflación, que tocó máximos sin precedentes en 2008, hizo difícil para muchas personas comprar aun los productos más básicos. En diciembre de 2008, los precios del maíz local en Harare, la capital, eran ocho veces los del diciembre anterior.

Tras años de caída, aumenta la producción de maíz

Después de una cosecha incomparablemente baja en 2008, se prevé que la producción del principal alimento básico, el maíz, aumentará un 130% en 2009 debido en parte a las lluvias abundantes. Se prevé que toda la producción de cereales se duplique con creces en este año, respecto al anterior, y que satisfaga casi dos terceras partes de las necesidades de consumo del país.

Antes de esto, la producción de maíz había disminuido constantemente. Las políticas de los precios ofrecían pocos incentivos para sembrar a los agricultores empobrecidos, ya no se diga para invertir en infraestructura.

Las explotaciones agrícolas comerciales producen apenas una décima parte de lo que producían en el decenio de 1990, debido en parte a las políticas de reforma agraria, mientras que las explotaciones colectivas, que antes producían el grueso del maíz para el consumo interno, ahora sólo producen alrededor de una cuarta parte de la producción común de hace algunos años.

Si bien la producción de maíz ha aumentado, las perspectivas de la cosecha de trigo de invierno son desalentadoras, debido en parte al elevado costo de las semillas de buena calidad y los fertilizantes, a la falta de liquidez de los agricultores y a la incertidumbre sobre el suministro de electricidad para la irrigación.

Cambios en las políticas

La tasa anual de inflación se ha desplomado hasta cero después de la decisión del gobierno, tomada en marzo de 2009, de adoptar el rand sudafricano y el dólar de los Estados Unidos en vez de la moneda local.

Los mercados de cereales también se han liberado, lo que permite encontrar más cereales en los mercados locales. Para mayo de 2009 el precio minorista del maíz en las ciudades principales había descendido un 83% respecto a su máximo de 2008. 

Pero los precios de los alimentos y los insumos siguen siendo altos para muchas familias, especialmente para las que tienen poco acceso a divisas, y muchas personas han comenzado a vender sus activos para comprar alimentos. De acuerdo a una evaluación conjunta de los cultivos y la seguridad alimentaria, realizada por la FAO y el PMA, unos 2,8 millones de personas de las zonas rurales y urbanas podrían necesitar ayuda alimentaria externa en el año comercial 2009/2010.

Respuesta de la FAO

Mecanismo alimentario de la UE

En mayo de 2009 la FAO puso en marcha un proyecto de 18 meses a través del Mecanismo alimentario de la UE, a fin de proporcionar insumos agrícolas a pequeños agricultores de las comunidades, en un esfuerzo por incrementar la producción de cereales y mejorar las perspectivas de los medios de subsistencia.

Con más de 15 millones de euros de recursos de la Unión Europea, 176 000 agricultores vulnerables ―del 10% al 15% de los agricultores de las comunidades del país― recibirán semillas y fertilizantes en octubre y noviembre del año en curso, a tiempo para la temporada de siembra.

A través de los servicios de extensión se capacitará a los agricultores sobre el momento adecuado para la siembra, el espaciamiento conveniente entre los cultivos, técnicas para eliminar la maleza y para la aplicación de fertilizantes.

Se prevé que, con el cultivo de 0,5 hectáreas, cada familia producirá de 300 a 600 kilogramos de cereales, que equivalen a de cinco a 10 meses de alimentos para una familia de seis personas.

La FAO seguirá coordinando a otras partes interesadas que participan en los proyectos de socorro agrícola en Zimbabue, para garantizar un enfoque armonizado y una utilización eficaz de los recursos. Además, incrementará las actividades de seguimiento para dar información sobre el estado de los cultivos y estimaciones de las cosechas, con el fin de obtener una imagen más clara de la situación de la seguridad alimentaria del país.

Otras actividades de la FAO

La FAO y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) realizaron dos misiones de evaluación de los cultivos y el suministro de alimentos, una en 2008 y otra en 2009, para ponderar la gravedad de la crisis. En septiembre/octubre de 2008 se llevó a cabo una evaluación rápida financiada por la Comisión Europea.

La FAO tiene una serie de programas orientados a mejorar la seguridad alimentaria de los agricultores rurales, que incluyen:

  • suministro de insumos agrícolas básicos a familias vulnerables de agricultores
  • promoción de la intensificación y mejoramiento de las prácticas de gestión agrícola, incluida la agricultura de conservación
  • capacitación en elaboración y comercialización de productos agrícolas en apoyo a los medios de subsistencia
  • seguimiento del suministro de alimentos e información sobre los precios
  • sensibilización y prevención de enfermedades de los animales, incluida la vacunación del ganado
Farmers store harvested maize.