FAO.org

الصفحة الأولى > وسائل الإعلام > مقالات إخبارية
هذا المقال غير مُتاح بالعربية• سيُعاد توجيهكم إلى الإنجليزية•إضغط للإغلاق•

"Gran oportunidad" para acabar con el hambre en África

Propuesta de una nueva alianza basada en los éxitos y el compromiso político

Foto: ©FAO/Alessia Pierdomenico
Graziano da Silva con (desde la izq.) Amadou Allahoury Diallo (Níger), Jeffrey Luhanga (Malawi) y Rigobert Maboundou (Presidente de la Conferencia Regional de la FAO para África)
22 de abril de 2013, Roma - Ministros y delegados de alto nivel de cinco países africanos se reunieron hoy con el Director General de FAO, José Graziano da Silva, en vísperas de una reunión de alto nivel de líderes africanos e internacionales en Addis Abeba en junio próximo que pretende crear una alianza renovada para intensificar los esfuerzos para acabar con el hambre en África.

"Existe una amplia ventana de oportunidad" para erradicar el hambre en el continente, aseguró Graziano da Silva en un evento paralelo organizado durante la semana en que se encuentra reunido en Roma el Consejo de gobierno de la FAO. La clave está en aprovechar los buenos resultados de numerosos países africanos que ya han encontrado soluciones a la inseguridad alimentaria y la desnutrición.

"Aprovechando estas experiencias podemos erradicar la inseguridad alimentaria y la desnutrición en África. Juntos podemos poner fin al sufrimiento de ese cerca del 23 por ciento de africanos que sufren desnutrición, y del 40 por ciento de los niños menores de cinco años con retraso en el crecimiento o desnutrición", aseguró Graziano da Silva.

Una de las razones para el optimismo es el compromiso político sin precedentes de los gobiernos y los africanos para acabar con el hambre. Un ejemplo es la decisión de la Conferencia regional de la FAO para África de establecer un Fondo fiduciario para la seguridad alimentaria en África. La República del Congo, Angola y Guinea Ecuatorial ya han anunciado que van a contribuir.

Nuevo enfoque unificado

Junto con el compromiso político, la cooperación es clave. "Esta es la razón que llevó a la FAO a unirse con la Unión Africana y el Instituto Lula de Brasil para organizar una reunión de alto nivel en Addis Ababa del 30 de junio al 1 de julio próximos con la denominación  "Nuevos enfoques unificados para acabar con el hambre en África".

El nuevo enfoque se basará en el trabajo del Programa General para el Desarrollo de la Agricultura en África (CAADP), creado hace 10 años y que ya está funcionando con éxito en 30 países, y del Reto Hambre Cero del Secretario General de la ONU Ban Ki-moon, con el fin de aprovechar el compromiso político fuerte y sostenido para terminar con el hambre en África.

"Nuestro objetivo es ver lo que funciona para los africanos y los no africanos, aprender de esas experiencias para ampliar las actividades que ya han tenido éxito, completar los huecos que identificamos y, si es necesario, ajustar o repensar nuestro enfoque", dijo Graziano da Silva.

Asociaciones innovadoras

"Tenemos la intención de aplicar formas innovadoras de asociarse, para involucrar a todos los sectores de la sociedad, fortalecer la responsabilidad colectiva, y de esta manera mejorar la implementación de los objetivos del CAADP", añadió.

Entre los invitados en la tribuna del evento paralelo se encontraban Rigobert Maboundou, Ministro de Agricultura y Ganadería de la República del Congo y Presidente de la 27 ª Conferencia Regional de la FAO; Amadou Allahoury Diallo, Alto Comisionado de la iniciativa de la República del Níger Nigeriens Nourish Nigeriens (3N); Jeffrey Luhanga, Secretario Principal de Agricultura y Seguridad Alimentaria del Ministerio de Agricultura de la República de Malawi; Florêncio Mariano da Conceição, Embajador de la República de Angola, y Abreha Aseffa, Representante Permanente adjunto ante la FAO de la República Federal de Etiopía. Por su parte Laila Lokaseng, Asesora en Nutrición y Seguridad Alimentaria de la CAADP, representaba a la Comisaria de Economía Rural y Agricultura de la Unión Africana, Tumusiime Rhoda Peace.

Angola, Etiopía, Malawi y Níger han pedido a la FAO que mejore su apoyo a sus esfuerzos para promover la seguridad alimentaria y la nutrición en el marco de los Nuevos enfoques unificados para acabar con el hambre en África. Por tanto, la fase piloto de la asociación comenzará en esos cuatro países.

Amadou Diallo (Níger), aseguró hoy al foro que aunque su país tiene una larga historia de sequías y crisis alimentarias, su iniciativa 3N tiene como objetivo garantizar que "la sequía ya no sea sinónimo de hambruna". El programa se centra en mejorar el acceso de los pequeños agricultores al agua, insumos, información y formación. La protección social a través de redes de seguridad, el dinero en efectivo y los cupones de alimentos y los comedores escolares también son esenciales, como lo es la promoción de los mercados locales con el objetivo de lograr "el transporte cero" de distribución de los productos.

Voluntad política coherente

Por su parte, Jeffrey Luhanga (Malawi) dijo que el país había pasado de ser un gran importador de alimentos  a contar con un excedente de producción en menos de una década. Una de las razones era la "voluntad política constante", con el 17 por ciento del presupuesto del país dedicado ahora al sector agrícola. Otro elemento importante son los insumos subsidiados que ofrece el Gobierno a los agricultores, mientras que se está haciendo un esfuerzo para aumentar la producción de legumbres y frijoles -alimentos de los pobres- y alentar a la gente a conservar las ovejas y cabras.

Florêncio Mariano da Conceição (Angola) dijo que un objetivo básico del plan nacional de desarrollo de su país es la promoción de una agricultura competitiva y sostenible que suministre alimentos para el consumo interno. El programa incluye la promoción de líneas de crédito para pequeños agricultores y la mejora de carreteras, ferrocarriles y puertos. Otro elemento clave fue el suministro de agua a todos, lo que hace que un 60 por ciento de la población rural cuente ya con un acceso adecuado al agua.

Por parte de Etiopía, Abreha Aseffa señaló que este país tiene en marcha el mayor programa de protección social en África subsahariana, que abarca 6,8 millones de personas con inseguridad alimentaria. Esto incluye servicios de microfinanzas, dinero en efectivo y cupones de alimentos, programas de infraestructuras públicas con dinero en efectivo por trabajo y otras iniciativas para crear resiliencia comunitaria e individual. El país se encuentra en un momento de "desarrollo acelerado y sostenido para poner fin a la pobreza", según Aseffa.

Entorno favorable

En nombre de la Unión Africana, Laila Lokaseng dijo que un elemento clave en la erradicación del hambre es la creación y el mantenimiento de un entorno favorable y el liderazgo adecuado para dirigir un programa hambre cero. También son importantes mecanismos de coordinación sostenibles y sólidos para una respuesta multisectorial.

Rigobert Maboundou, Presidente de la 27 ª Conferencia Regional de la FAO, hizo hincapié en que es importante que todos los países respeten los compromisos que contrajeron en dicha Conferencia. Para impulsar la producción agrícola, las asociaciones son importantes para reunir los recursos necesarios, al igual que se necesitan marcos legislativos adecuados que fomenten el desarrollo agrícola sostenible.

Resumiendo los debates, Graziano da Silva citó una lista de siete elementos que, según dijo, son esenciales en cualquier "menú" nacional para conseguir la seguridad alimentaria:
1) Voluntad política. 2) Creación de mercados locales. 3) Promoción del desarrollo rural, incluida la infraestructura de almacenamiento y transporte. 4) Reconocer que los pequeños agricultores no son parte del problema sino parte de la solución. 5) Concienciación de que el aumento de la producción agropecuaria no es suficiente para sacar a la gente de la pobreza: la protección social también es necesaria. 6) Coordinación y gobernanza son fundamentales en la implementación de las actividades. 7) Crear resiliencia en lugar de atender las necesidades inmediatas.