FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

Nuevas directrices de la FAO ayudan a los países a evaluar mejor sus recursos forestales

La información forestal fiable y versátil es esencial para medir el progreso hacia los ODS

Photo: ©FAO/Joan Manuel Baliellas
Investigadores en un bosque en Vietnam

25 de julio de 2017, Roma - La FAO ha elaborado nuevas directrices para ayudar a los países a desarrollar sistemas nacionales sólidos de monitoreo de los bosques, esenciales para medir el progreso hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Para cumplir sus compromisos derivados del Acuerdo sobre el Clima de París y de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, los países deben recopilar datos forestales más detallados. Aquí se incluye no sólo información sobre el tamaño y el aumento o declive de sus bosques, sino también aspectos clave de la gestión forestal sostenible, como el papel de los bosques para conservar la biodiversidad, reducir el impacto del cambio climático y aportar otros servicios ecosistémicos.

Además, la información forestal sobre los aspectos socioeconómicos -incluida la contribución de los bosques a los medios de subsistencia y a la reducción de la pobreza- se ha convertido en un elemento fundamental dentro de la planificación nacional.

Allanar el camino hacia los ODS

Las Directrices voluntarias sobre monitoreo forestal nacional tienen como objetivo apoyar a los países en la recopilación, compilación y análisis de la información sobre los recursos forestales, para que puedan adoptar políticas y prácticas basadas en pruebas objetivas que les ayuden a lograr una ordenación sostenible de los recursos forestales en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

"La demanda de datos forestales fiables, actualizados y más versátiles y de capacidades analíticas más sólidas a nivel nacional ha crecido considerablemente en los últimos años", señaló Eva Muller, Directora de la División de Políticas y Recursos Forestales de la FAO. "Comprender los recursos forestales -dijo- y la forma cómo cambian es clave para abordar el cambio climático y avanzar hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible".

"Estas directrices -añadió- basadas en experiencias y lecciones aprendidas de los países miembros de la FAO y los proyectos nacionales de monitoreo de bosques de la FAO, aportan buenas prácticas y un marco y herramientas para planificar e implementar el monitoreo forestal nacional polivalente".

Lagunas de información

Los bosques son sistemas complejos y su monitoreo se basa en una gran variedad de datos y fuentes de información. Es común que los inventarios forestales recopilen datos sobre más de 100 variables.

En 2010, tan sólo 45 países de todo el mundo pudieron evaluar los cambios en el área y las características de sus bosques a través de inventarios forestales sistemáticos consecutivos, lo que sugiere una grave laguna de información. Además, es probable que los datos recopilados sean incompletos.

Mejorar la seguridad alimentaria y energética

Las directrices pretenden colmar esta brecha ofreciendo principios y metodología sobre cómo recopilar más y mejores datos sobre tendencias y perspectivas en el sector forestal y sobre cuestiones relacionadas, como la demanda de alimentos, energía y fibra de madera, así como el empleo y el desarrollo rural. Esta información ayudará también a los responsables de la formulación de las políticas a aumentar la contribución de los bosques a la energía sostenible y la seguridad alimentaria.

Compartir esta página