FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

La FAO aplaude que el Consejo de Seguridad de la ONU reconozca el vínculo entre los conflictos y las hambrunas

El Consejo admite que los enfrentamientos tienen “consecuencias humanitarias devastadoras”

Photo: ©FAO/Francis Muana
En algunas zonas de Sudán del Sur se declaró este año la situación de hambruna, tras un devastador conflicto que estalló en diciembre de 2013 en la más joven nación del mundo.

17 de agosto de 2017, Rome -La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha celebrado que el Consejo de Seguridad de la ONU reconozca que los conflictos son una de las causas principales de las hambrunas y su llamamiento para impulsar la recuperación y la resiliencia a largo plazo de los países afectados. La respuesta de la FAO se produce tras adoptar el Consejo de Seguridad de la ONU una declaración presidencial que reconoce los vínculos entre los conflictos y las situaciones de hambruna.

"Sabemos por nuestro trabajo que los países con mayores niveles de inseguridad alimentaria son también los más afectados por conflictos", señaló el Director General de la FAO, José Graziano Da Silva. "La FAO reafirma su compromiso -añadió- de trabajar con el sistema de las Naciones Unidas y los Estados Miembros para hacer frente a la inseguridad alimentaria relacionada con los conflictos, y nos hacemos eco del llamamiento del Consejo de Seguridad para que se facilite un mayor acceso en los países que los sufren y que podamos asistir a las personas que lo necesitan".

El mundo se enfrenta a una de las mayores crisis alimentarias en los últimos 70 años, con 20 millones de personas en cuatro países -el noreste de Nigeria, Somalia, Sudán del Sur y Yemen- en riesgo de hambruna. Si no se toman medidas, otros 10 millones estarán igualmente amenazados. De hecho, el enfrentamiento civil es el motivo impulsor de nueve de las 10 peores crisis humanitarias, lo que subraya el fuerte vínculo entre los conflictos y el hambre. Los países en situación de post-conflicto con elevada inseguridad alimentaria son un 40 por ciento más propensos a recaer en otro conflicto en un plazo de diez años.

La FAO lleva mucho tiempo concienciado sobre los lazos entre los conflictos y el hambre, por ejemplo en fecha reciente cuando el Director General intervino ante el Consejo de Seguridad el pasado mes de julio. La FAO, junto con la Unión Europea, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y otros asociados, aporta actualizaciones periódicas sobre la seguridad alimentaria al Consejo de Seguridad de la ONU y publica anualmente un Informe global sobre crisis alimentarias.

Vínculos evidentes entre conflicto y hambruna

En una zona pantanosa de Sudán del Sur, este nexo entre conflictos y hambruna se hace patente. Las familias han huido de la violencia para buscar seguridad en las marismas, pero tienen muy pocos medios para alimentarse y los niveles de hambre se han disparado. La gente sobrevive con las distribuciones vitales de alimentos y el pescado que capturan usando el material de pesca de emergencia proporcionado por la FAO.

La agricultura es a menudo el principal medio de vida de la mayoría de las personas en situaciones de conflicto, incluso cuando la violencia se agudiza a su alrededor. Por esta razón, la FAO trabaja con sus socios en contextos de seguridad a menudo muy complejos, para poder proporcionar apoyo a los medios de subsistencia rurales. En Siria, por ejemplo, una encuesta de la FAO en 2016 desveló que más del 75 por ciento de los hogares de las zonas rurales cultivan todavía alimentos para su propio consumo, aunque a escala reducida.

Invertir en la producción sostenible de alimentos puede ser además una vía hacia la paz. La FAO ha desarrollado una política corporativa de consolidación de la paz para ampliar su contribución a la prevención de conflictos. En Colombia, la FAO se ha asociado con la Agencia de Desarrollo Rural colombiana para apoyar políticas dirigidas a restaurar las zonas rurales afectadas por conflictos armados, reforzar el proceso de paz al rehabilitar las comunidades rurales y aumentar la competitividad agrícola del país.

Resulta fundamental combinar esfuerzos para restaurar y apoyar medios de vida resilientes con la consolidación de la paz y la resolución de conflictos, de modo que pueda alcanzarse el desarrollo sostenible y la seguridad alimentaria. Igualmente, invertir en seguridad alimentaria puede fortalecer la labor para prevenir los conflictos y lograr una paz duradera.    

Compartir esta página