FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

Nueva vida para las tierras degradadas en los pequeños Estados insulares en desarrollo

Una asociación de la FAO y Google permite recopilar y analizar datos sobre la degradación de la tierra

Photo: ©FAO/Sue Price
Nuevas herramientas permiten evaluar la tierra degradada en los pequeños Estados insulares en desarrollo (PEID)

Acelerar los esfuerzos para revertir o prevenir la degradación de la tierra en los pequeños Estados insulares en desarrollo (PEID) durante los próximos años es vital si se pretenden cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Éste fue el mensaje lanzado por un evento organizado esta semana por la FAO durante el 13º período de sesiones de la Conferencia de las Partes (COP13) de la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (CLD).

En los PEID se está realizando una evaluación de las tierras degradadas basada en la recopilación y análisis de información sobre el uso de la tierra y de las prácticas de gestión de sus usuarios. Los datos se obtienen utilizando la metodología Evaluación de la Degradación de la Tierra (LADA, por sus siglas en inglés), que ya se ha utilizado con éxito en más de 30 países. Los resultados de la evaluación se utilizarán para formular y planificar políticas que permitan hacer frente al cambio climático y fortalecer la resiliencia de las personas y sus paisajes.

“Por primera vez, todos los países pueden contribuir en igual medida a la evaluación global de la tierra degradada y definir sus propias oportunidades para la restauración”, afirmó René Castro, Subdirector General del Departamento de Clima, Biodiversidad, Tierra y Agua de la FAO, en la COP13 que se celebra en Ordos, China.

Además, en una asociación con Google financiada por Alemania y la Unión Europea, la FAO tiene como objetivo mostrar a mediados de 2018 las tendencias mundiales en la cobertura y productividad de la tierra y las acumulaciones de carbono superficiales y subterráneas. Hasta la fecha, la FAO trabaja con 30 países para evaluar datos a nivel nacional, incluyendo capacitar a equipos locales para monitorizar los cambios en el uso de la tierra y la degradación mediante la teledetección, así como en enfoques participativos para trabajar con la comunidad local.

Evaluaciones como éstas pueden ayudar a los países a desarrollar sus objetivos nacionales de neutralidad en la degradación de la tierra para promover prácticas sostenibles de gestión y restauración. La neutralidad en la degradación de la tierra es una de las metas del Objetivo de Desarrollo Sostenible 15: vida de ecosistemas terrestres. Significa mantener o mejorar la cantidad de recursos terrestres sanos y productivos a lo largo del tiempo, según las prioridades nacionales de desarrollo sostenible.

Revertir la degradación de la tierra puede aumentar la productividad del suelo, incrementar la retención de agua y contribuir a los medios de vida sostenibles y la resiliencia de las personas. En América central, por ejemplo, la restauración de la tierra a través del cultivo de árboles y cubierta herbácea permitió a los agricultores cuadruplicar de manera sostenible el número de vacas por hectárea y año. La neutralidad en la degradación de la tierra puede igualmente contribuir al cumplimiento de otros ODS como el logro del Hambre Cero (ODS 2), el acceso al agua (ODS 6) y la acción efectiva por el clima (ODS 13).

Iniciativas en las islas

Cabo Verde fue el primer Estado insular en realizar una evaluación del estado de la degradación de la tierra a nivel nacional utilizando imágenes satelitales de alta resolución. Un equipo de expertos técnicos -coordinados por el Ministerio caboverdiano de Agricultura y Medio Ambiente- contó con la ayuda de la FAO para llevar a cabo el análisis.

“Los primeros resultados de la iniciativa muestran cómo se han restaurado tierras degradadas en Cabo Verde, pero debemos hacer mucho más”, afirmó Gilberto Correia Carvalho Silva, Ministro de Agricultura y Medio Ambiente, durante el evento de alto nivel organizado por la FAO en la COP13.

La herramienta de evaluación ya se ha utilizado con éxito en la iniciativa de la Gran Muralla Verde, que pretende levantar una barrera de árboles de costa a costa por todo lo ancho de África (para frenar el avance del Sáhara), y es actualmente un instrumento vital para proporcionar información esencial que permita comprender la verdadera dimensión de las necesidades de restauración en los pequeños Estados insulares en desarrollo.

Mejor colaboración y más herramientas

Para alcanzar la neutralidad en la degradación de la tierra (NDT) de forma más rápida, la FAO y el Mecanismo Mundial de la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación reforzaron su colaboración mediante un acuerdo firmado en el evento de alto nivel.

La colaboración pretende ayudar a los PEID a establecer objetivos nacionales para alcanzar esta neutralidad. Además de custodiar el mayor acervo mundial de datos sobre la agricultura, la FAO ofrece a los PEID conocimientos para la formulación de políticas sobre gestión sostenible de la tierra y maneras de combatir su degradación, incluyendo la gobernanza y los derechos sobre la tierra.

Durante la COP13, la FAO lanzó también un Conjunto de herramientas para la planificación de los recursos de tierras,  una base de datos en línea que permite realizar búsquedas, y que incluye valiosa información sobre herramientas disponibles y sus objetivos, grupos beneficiarios, estudios de casos y otras cuestiones para ayudar a los países y profesionales a promover la gestión sostenible de la tierra.

Compartir esta página