FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

La FAO lanza una plataforma digital sobre agricultura climáticamente inteligente

El nuevo recurso ofrece una guía en la web para transformar de forma eficaz la agricultura y los sistemas alimentarios

Photo: ©Chris Steele-Perkins/Magnum Photos for FAO
Un programa apoyado por la FAO en Bhagawoti Kauledhara (Nepal).
10 noviembre de 2017, Roma - Para ayudar a dirigir nuestros sistemas alimentarios en una dirección sostenible, la FAO ha elaborado un nuevo libro de consulta sobre cómo implementar estrategias “climáticamente inteligentes” para la agricultura, presentado hoy en el Día de Acción sobre la Agricultura en el marco de la Conferencia sobre el cambio climático que tiene lugar en Bonn (COP23). 

“El hambre, la pobreza y el clima pueden abordarse juntos mediante enfoques como la agricultura climáticamente inteligente, que reconocen los vínculos fundamentales entre la agricultura sostenible y las estrategias que promueven la eficiencia en el uso de los recursos, conservan y restauran la biodiversidad y los recursos naturales, y combaten las consecuencias del cambio climático”, explicó René Castro, Subdirector General de la FAO al frente del Departamento de Clima, Biodiversidad, Tierras y Aguas.

El planeta necesita en última instancia producir un 50 por ciento más de alimentos para los casi 10 000 millones de personas que lo habitarán en 2050, y hallar la forma de hacerlo con tan solo una cuarta parte de las actuales emisiones de carbono per cápita, dijo Castro.

El Libro de consulta en línea sobre agricultura climáticamente inteligente (segunda edición de 2017), es producto de una de las principales áreas de trabajo de la FAO y sigue los pasos de la Estrategia ante el cambio climático de la Organización de la ONU lanzó en fecha reciente.

Incluye un amplio abanico de conocimientos y experiencias para ayudar a los responsables políticos, gerentes de programas, académicos, servicios de extensión y otros profesionales a lograr sectores agrícolas más sostenibles y productivos y que contribuyan a la seguridad alimentaria y una menor intensidad de emisiones de carbono.

La segunda edición del manual añade nuevos módulos que abordan la adaptación y mitigación del cambio climático, sistemas integrados de producción, sistemas de apoyo al conocimiento para productores rurales, el papel del género y cómo mejorar la implementación.
 
La agricultura climáticamente inteligente (CSA, por sus siglas en inglés) está generando atención creciente. Unos 32 países -la mitad de ellos países menos adelantados y tres cuartas partes en África subsahariana-, hacen referencia específica al CSA en sus contribuciones previstas y determinadas a nivel nacional para cumplir las promesas hechas en virtud del Acuerdo de París sobre el cambio climático.

La agricultura climáticamente inteligente es uno de los enfoques para dirigir la necesaria transformación en la agricultura y los sistemas alimentarios mundiales de manera productiva y sostenible, y contribuir a la adaptación y la mitigación del cambio climático.

Muchos contextos, diferentes factores

El manual permite una mayor comprensión del enfoque de la CSA y el proceso asociado de cinco pasos orientados a identificar y analizar resultados adecuados. Esto implica construir una base de evidencias, reforzar las instituciones nacionales y locales, apoyar marcos de políticas favorables, mejorar las opciones de financiación disponibles a nivel local, internacional y multilateral e implementar prácticas sobre el terreno.

Sus autores se centran en los problemas de producción relacionados con la agricultura, ganadería, silvicultura, pesca y acuicultura y los sistemas integrados, así como en el uso de recursos como el agua, los suelos y la tierra, recursos genéticos y la energía. Los sistemas alimentarios y las cadenas de valor -incluyendo factores que van desde los fertilizantes hasta la refrigeración- se incorporan igualmente como posibles áreas de optimización, al igual que se consideran factores como el género y la protección social.

Un elemento clave para CSA es el enfoque de paisaje, que permite buscar una gama más amplia de usos de la tierra y opciones de conservación como soluciones flexibles.

Compartir esta página