FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

Se necesitan 1 060 millones de dólares EEUU para ayudar a 26 países a luchar contra el hambre

Los conflictos y las crisis climáticas socavan la seguridad alimentaria mundial. La FAO pide a los donantes renovar su apoyo en 2018

Photo: ©FAO/Sarah Wright
En Sudán del Sur, la atención veterinaria de la FAO ha ayudado a las familias a mantener con vida su ganado, de enorme importancia para su sustento.
8 de febrero de 2018, Roma - Con las crisis provocadas por los conflictos y el cambio climático haciendo que -tras décadas de descenso- la cifra de víctimas del hambre en el mundo suba de nuevo, la FAO solicita 1 060 millones de dólares EEUU para salvar vidas y medios de subsistencia y combatir el hambre aguda en 26 países.
 
Con el apoyo de los donantes, la FAO espera llegar a más de 30 millones de personas que dependen de la agricultura para su subsistencia a través de una serie de intervenciones que buscan restaurar rápidamente la producción local de alimentos y mejorar la nutrición. Entre ellas figuran -por ejemplo- suministrar semillas, aperos y otros materiales para cultivar, proteger el ganado con atención veterinaria crucial, capacitar en producción, procesado y gestión mejorados de la tierra y el agua, y distribuir dinero en efectivo a las familias necesitadas para que tengan acceso inmediato a los alimentos.
 
El aumento de las necesidades humanitarias es -en gran parte- el resultado de la persistencia, intensificación y propagación de la violencia y los conflictos, cuyo impacto se ve a menudo amplificado y agravado por las crisis de origen climático.
 
“La realidad es que, mientras se salvó la vida de millones de personas gracias a la rápida respuesta humanitaria en 2017, millones más siguen estando al límite de la inanición. Mantener la producción alimentaria y recuperar la agricultura es fundamental para evitar la pérdida de vidas a causa del hambre severa y abrir una senda hacia la resiliencia en medio las de crisis humanitarias”, aseguró Dominique Burgeon, Director de la División de Emergencia y Rehabilitación de la FAO y Líder del Programa Estratégico de la FAO sobre resiliencia.
 
“Por ello la FAO se centra –añadió- en transformar la vulnerabilidad en resiliencia, de modo que cuando algo malo suceda, las familias tengan más posibilidades de salir adelante y alimentarse, la gente no tenga que vender sus activos o huir, y las comunidades se recuperen más rápidamente cuando la crisis ha pasado”.
 
Necesidades clave
 
El llamamiento humanitario de la FAO para 2018 se centra en ayudar a las personas vulnerables y golpeadas por las crisis en 26 de los países con mayor inseguridad alimentaria del mundo.
 
Entre ellos figura Yemen, el país con más gente en situación de inseguridad alimentaria aguda, donde la Organización tiene como objetivo llegar a 5,7 millones de personas. En la República Democrática del Congo, la FAO planea ayudar a casi 2,8 millones de personas. En Sudán del Sur son 3,9 millones de personas las que se beneficiarán del apoyo de emergencia para los medios de vida. En Siria, donde tres cuartas partes de las familias rurales continúan produciendo sus propios alimentos, la FAO dará a 2,3 millones de personas los medios para hacerlo. Y en Somalia, la Organización ayudará a 2, 7 millones que se enfrentan al hambre severa.
 
(Para saber que otros países reciben asistencia de la FAO y obtener más información sobre las actividades humanitarias previstas por la Organización en 2018, haga clic aquí).  
 
Una barrera contra la hambruna
 
El último informe de la ONU sobre el hambre en el mundo concluyó que, después de años de constantes disminuciones, crecen de nuevo el contingente de personas malnutridas, que llega ahora a la preocupante cifra de 815 millones.
 
Los inacabables conflictos en Irak, Sudán del Sur, la República Árabe Siria y el Yemen y otros lugares, así como los nuevos brotes de violencia en la República Centroafricana, la República Democrática del Congo y Myanmar han jugado un papel importante en el aumento del hambre. En el Caribe, los huracanes Irma y María dejaron vidas y medios de subsistencia devastados, mientras que en el Cuerno de África, la actual sequía se ha cobrado un alto precio. En toda África, la plaga de la oruga tardía amenaza los cultivos de millones de agricultores.
 
El año pasado, este tipo de tendencias desalentadoras hicieron que la hambruna -muertes generalizadas como resultado del hambre severa-, estallase en algunas zonas de un país, Sudán del Sur, y apareciera como una amenaza real en otros tres: Yemen, Siria y el norte de Nigeria.
 
La hambruna pudo contenerse a tiempo en Sudán del Sur y se evitó en los otros tres países en riesgo gracias a la respuesta masiva de la comunidad humanitaria en múltiples frentes, incluyendo el apoyo a gran escala a comunidades agrícolas y pastoriles que tuvieron un papel clave en equilibrar la situación y alejarla del peor de los escenarios.
 
Aspectos destacados de las intervenciones de la FAO dentro de este esfuerzo conjunto:
 
• Suministro de semillas, equipos, fertilizantes y capacitación que permitió sembrar y obtener cosechas a unos seis millones de personas en Nigeria, Somalia, Sudán del Sur y Yemen.
 
• 43 millones de animales en los mismos cuatro países -principalmente vacas, cabras y camellos- recibieron atención veterinaria, pienso y agua gracias a la FAO, lo que permitió a millones de familias pastoriles y dependientes del ganado alimentarse y mantenerse autosuficientes.
 
• Alrededor de 2 millones de familias pobres y muy vulnerables se beneficiaron de las transferencias de efectivo de la FAO (que llegan a un total de 42 millones de dólares EEUU). Estos fondos ayudaron a los hogares a evitar la venta de sus semillas, animales domésticos u otros activos para comprar alimentos y les dieron tiempo y espacio para reanudar su propia producción agrícola.
 
Haga clic aquí para consultar la descripción completa de la labor de la FAO en 2017 en respuesta a las crisis alimentarias y para crear resiliencia rural.

Compartir esta página