El repunte del hambre en África puede revertirse

El Director General de la FAO alienta a los líderes africanos a redoblar esfuerzos para crear resiliencia y alcanzar el Hambre Cero

22 de febrero de 2018, Jartum - El Director General de la FAO, José Graziano da Silva, expresó hoy su optimismo sobre que el reciente repunte en los niveles mundiales de hambre se revertirá, y que sigue siendo factible alcanzar el Hambre Cero. Añadió que lograrlo dependerá de reforzar la resiliencia de las comunidades en África, donde las tendencias actuales de hambre son preocupantes.
 
El último informe de la ONU sobre el hambre en el mundo desveló que, después de décadas de descenso, el número de personas hambrientas en el planeta volvió a crecer en 2016, en gran parte debido a los conflictos, los impactos climáticos y la desaceleración económica.
 
Las tendencias en África contribuyeron a impulsar ese aumento: cerca del 23 por ciento de la población en África subsahariana sufría de hambre crónica en 2016, porcentaje que en África oriental ascendía al 34 por ciento, según el informe.
 
“Incluso algunos países que han tenido éxito en reducir la inseguridad alimentaria sufrieron un revés, en especial debido a la prolongada sequía causada por el impacto de El Niño”, dijo hoy Graziano da Silva al intervenir en un evento sobre Hambre Cero celebrado en el marco de la Conferencia Regional de la FAO para África (19 al 23 de febrero, Jartum).
 
Sin embargo, el Director General de la FAO expresó al mismo tiempo optimismo ya que existe una respuesta emergente y enérgica de la comunidad internacional a las recientes tendencias negativas del hambre, que ayudará a cambiar la situación.
 
“Creo firmemente que 2016 fue una excepción, y no una tendencia hacia el retroceso”, argumentó.
 
Motivos para el optimismo
 
Una razón para el optimismo es que la voluntad política para redoblar los esfuerzos contra el hambre es más sólida que nunca, dijo Graziano da Silva, como lo demuestra el gran protagonismo dado a esta cuestión en la reciente Cumbre de la Unión Africana a la que asistieron los principales líderes del continente, así como el Secretario General de la ONU, António Gutteres. La FAO presentó hoy el informe “Lograr el Hambre Cero en África para 2025. Balance del progreso realizado”, que contiene las actas de la Reunión de Alto Nivel que la Unión Africana mantuvo el pasado enero para dar seguimiento a este asunto.
 
Añadió que hay otros dos factores que aportan razones adicionales para sentirse optimista.
 
Por un lado, el Fondo Verde para el Clima ya es operativo y está canalizando fondos hacia los países en desarrollo para ayudarles a responder al cambio climático, incluido su impacto en la inseguridad alimentaria. Además, hay señales claras de que la economía mundial se está recuperando, lo que creará condiciones favorables para el desarrollo.
 
“El Hambre Cero es factible. Depende de nosotros”, exhortó el Director General de la FAO a la audiencia.
 
“Es hora de redoblar nuestros esfuerzos –dijo- y presionar para lograr un compromiso político y actuaciones concretas y oportunas, como nunca antes habíamos visto”.
 
En su declaración a la Conferencia Regional de la FAO, la Comisaria de Economía Rural y Agricultura de la Unión Africana, Josefa Sacko, admitió que con respecto al compromiso de erradicar el hambre en 2025, "nos estamos quedando atrás y todavía queda mucho trabajo delante nuestro por hacer para erradicar el hambre en 2025". Sin embargo, también señaló que había motivos para el optimismo.
 
“Tenemos la oportunidad –añadió- de escoger algunas lecciones clave, intercambiar puntos de vista sobre lo que puede impedirnos progresar en el logro de la seguridad alimentaria y nutricional y continuar reforzando las asociaciones y la coordinación entre nosotros”.
 
Mencionó asimismo el potencial del Fondo Fiduciario de Solidaridad con África para avanzar.  

Photo: ©FAO/Luis Tato
A través de un proyecto de la FAO que enseña agricultura de conservación, este agricultor keniano adquiere conocimiento que le permitirá adaptarse mejor a la sequía y otros reveses.