Día Internacional de los Bosques: Ciudades más verdes y saludables, lugares más felices donde vivir

La FAO insta a invertir en bosques urbanos para luchar contra la contaminación, el cambio climático y la escasez de agua

20 de marzo de 2018, Roma - Invertir en zonas verdes puede ayudar a transformar las ciudades en lugares más sostenibles, resilientes, saludables, equitativos y agradables donde vivir, aseguró la FAO en vísperas del Día Internacional de los Bosques (21 de marzo de 2018).
 
Si se planifican y administran bien, las ciudades pueden ser lugares estupendos donde residir, pero muchas veces la expansión urbanística provoca daños ambientales que, en última instancia, conducen a problemas como el aumento de las temperaturas, inundaciones y contaminación del aire. El coste para los residentes es un deterioro de su bienestar.
 
Los costes para el planeta incluyen el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero, así como la degradación de suelos y vías fluviales, según denuncia Unasylva, la publicación forestal de la FAO, cuyo último número está dedicado a la silvicultura urbana con ocasión del Día Internacional de los Bosques.
 
“Los bosques y árboles bien gestionados dentro y alrededor de las ciudades proporcionan hábitats, alimentos y protección para muchas plantas y animales, ayudando a mantener y aumentar la biodiversidad”, señaló el Director General de la FAO, José Graziano da Silva, en su mensaje de video con motivo de la celebración, en el que subrayó la necesidad de “unir fuerzas para proteger los bosques y los árboles para hacer que los entornos urbanos sean más sostenibles”.
 
Las ciudades necesitan bosques y árboles
 
Más de la mitad de la población mundial vive ahora en ciudades, y para 2050 ese porcentaje alcanzará casi el 70 por ciento. Aunque las ciudades ocupan solo el 3 por ciento de la superficie terrestre, consumen el 78 por ciento de la energía y emiten el 60 por ciento del dióxido de carbono.
 
Las zonas forestales, bosques y árboles en una ciudad y a sus alrededores realizan una amplia gama de funciones vitales, como almacenar carbono, eliminar contaminantes del aire, ayudar a obtener seguridad alimentaria, energía y agua, restaurar los suelos degradados y prevenir la sequía y las inundaciones. En una ciudad de tamaño medio, los árboles urbanos pueden -por ejemplo-, reducir la pérdida de suelo en alrededor de 10 000 toneladas al año.
 
Al ofrecer sombra y enfriar el aire, los árboles y bosques urbanos pueden reducir las temperaturas extremas y mitigar los efectos del cambio climático. De hecho, árboles colocados adecuadamente alrededor de los edificios pueden reducir las necesidades de aire acondicionado en un 30 por ciento. En climas fríos, al proteger las casas del viento, pueden ayudar a ahorrar la energía utilizada para la calefacción entre un 20 y 50 por ciento.
 
Los bosques urbanos y periurbanos permiten aumentar la resiliencia y calidad de las cuencas hidrográficas y las reservas de agua al evitar la erosión, limitar la evapotranspiración y filtrar los contaminantes. Y plantar árboles frutales en las calles puede incrementar la disponibilidad de alimentos dentro de las ciudades.
 
Ejemplos inspiradores de todo el mundo
 
Muchas ciudades están demostrando ya su compromiso con un futuro más sostenible y hay muchos excelentes ejemplos de desarrollo urbano ecológico, según una nueva publicación denominada “Bosques y ciudades sostenibles: Relatos inspiradores de todo el mundo”, lanzada hoy con motivo del Día Internacional de los Bosques.
 
La publicación destaca las diferentes maneras en que las ciudades de todo el mundo han utilizado los bosques y los árboles para mejorar las condiciones de vida de sus ciudadanos, lo que puede servir de inspiración para otros.
 
El milagro de la forestación de Beijing
 
Beijing es una de las ciudades más pobladas y contaminadas del mundo. Sin grandes bosques y otras áreas verdes, la ciudad corre el riesgo de convertirse en una jungla de cemento con efectos cada vez más graves en la salud y el bienestar de los residentes urbanos.
 
En 2012, Beijing inició el programa de forestación más grande de su historia. En las áreas suburbanas y periurbanas, la mayoría de las tierras fueron reforestadas después de trasladar industrias de bajo coste. Los bosques, que cubren ahora más del 25 por ciento de la llanura donde se encuentra la ciudad -un aumento del 42 por ciento- ofrecen a los residentes más espacio para la recreación.
 
Participación comunitaria en Nairobi
 
El bosque de Karura en el área centro-norte de la capital de Kenya, Nairobi, era en su día una zona con una elevada tasa de criminalidad. La proximidad del bosque a una ciudad que crecía deprisa llevó a planes para reducir el área forestal para dar paso a la construcción de viviendas. Pero cuando las comunidades locales se involucraron en su gestión, las cosas cambiaron.
 
Los conservacionistas -liderados por la activista medioambiental Wangari Maathai- lanzaron una campaña de gran repercusión para salvar el bosque. La colaboración con las diversas partes interesadas, -incluidas las autoridades locales, sector privado, asociaciones comunitarias y de residentes, donantes y las organizaciones no gubernamentales-, desempeñó un papel decisivo en la mejora de la gestión del bosque de Karura.
 
La población local se ha beneficiado considerablemente de la participación directa. El bosque ya no es un lugar peligroso, sino una fuente de oportunidades. Emplea a 46 trabajadores permanentes, 36 de los cuales proceden de comunidades vecinas. Karura se ha convertido además en una importante atracción turística: de ningún visitante en 2009, el bosque ahora recibe una media de 16 000 visitas mensuales.
 
Lima: reducir el riesgo de desastres naturales
 
En Lima, la capital de Perú, el municipio lanzó en 2015 un proyecto de forestación para reducir el peligro de los desastres naturales, incluidos los terremotos y los deslizamientos de tierra. Se capacitó a la población local en plantar bosques que ayudan a reducir el riesgo de desastres porque estabiliza las taludes, evitan y previene las caídas de rocas, retienen el barro y los sedimentos, y contribuyen a mejorar el medio ambiente.
 
Un área de 14 hectáreas –equivalente a cinco campos de fútbol- ha sido designada para parque, que incluye senderos, miradores y espacios de recreación familiar.
Como resultado, se plantaron 3 500 árboles nativos y se instaló un sistema de riego por goteo con aguas residuales tratadas.
 
El trabajo de la FAO en los bosques urbanos
La FAO apoya la adopción de soluciones forestales urbanas para las ciudades a través de directrices y herramientas técnicas y de comunicación.
 
En Níger, por ejemplo, la FAO ayudó al Gobierno a elaborar una política nacional para la gestión de espacios verdes en las ciudades y sus alrededores para proteger el medio ambiente y mitigar los efectos del cambio climático.
 
En Cabo Verde, la FAO apoyó al Gobierno en el desarrollo de planes integrados de silvicultura urbana en Praia y otras ciudades importantes del archipiélago organizando cursos de capacitación para técnicos sobre planificación, diseño y gestión de espacios verdes urbanos y creando nuevos viveros.
 
Día Internacional de los Bosques 
 
El Día Internacional de los Bosques se celebra el 21 de marzo para concienciar sobre la importancia de todos los tipos de bosques en beneficio de las generaciones actuales y futuras. La FAO celebrará esta jornada y su tema “Bosques y ciudades sostenibles” en una ceremonia especial en la sede de la Organización en Roma a la que asistirán los alcaldes de las ciudades de Lima, Liubliana, Filadelfia y Mantua, y que se transmitirá por Internet aquí.

Photo: ©Héctor Chambi/PREDES
Los administradores de la ciudad de Lima lanzaron un proyecto de forestación para reducir la amenaza de los deslizamientos de tierra.