FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

Los precios de los alimentos, prácticamente sin cambios

Prevista una cosecha récord de cereales

Foto: ©FAO/Vasily Maximov
En 2011 la producción mundial de cereales alcanzó un nivel récord con 2 323 millones de toneladas
8 de diciembre de 2011, Roma - El Índice de la FAO para los precios de los alimentos permaneció prácticamente sin cambios en noviembre con respecto a octubre. A su nivel actual de 215 puntos, el Índice se encontraba 23 puntos (un 10 por ciento) por debajo de su nivel máximo de febrero de 2011, pero permanecía dos puntos (un uno por ciento) por encima del nivel de noviembre de 2010.

Los precios de los cereales, uno de los principales productos básicos incluidos en el Índice de precios alimentarios de la FAO, descendió 3 puntos (el uno por ciento) con respecto a octubre. Este retroceso se debió en gran parte a los precios del trigo, que cayeron un 3 por ciento, mientras que la cotización del arroz descendió ligeramente y los precios de los cereales secundarios permanecieron prácticamente iguales. Sin embargo, el índice de precios de los cereales seguía estando 6 puntos por encima con respecto a noviembre de 2010.

Según el informe de la FAO, a la presión a la baja sobre los precios de los cereales contribuye la notable revisión al alza de las previsiones del suministro mundial de cereales para 2011/2012, como resultado de mejores perspectivas de cosechas en algunos países de Asia y en la Federación de Rusia, que cuenta con mayores reservas que las previstas. Otros factores incluyen las peores perspectivas de la economía mundial y la fortaleza del dólar EEUU.

Nivel récord de cereales

Estas son algunas de las principales conclusiones de la última edición del informe trimestral de la FAO Perspectivas de cosechas y situación alimentaria publicado hoy. El informe confirma el nivel récord de la producción mundial de cereales, con 2 323 millones de toneladas en 2011. Siendo solo ligeramente superior a la prevista en octubre, representa un aumento del 3,5 por ciento sobre la producción de 2010.

Con este nivel, la cosecha de cereales de 2011 debería ser suficiente para cubrir el incremento previsto de la utilización en 2011/12 y también permitir una moderada recuperación de las reservas mundiales, según la FAO.

Entre los cereales, se espera que la producción mundial de trigo se incremente un 6,5 por ciento, mientras que las previsiones para los cereales secundarios y el arroz se han reducido ligeramente debido a un ajuste a la baja del maíz en EEUU y el deterioro de las perspectivas para el arroz en Indonesia.

Piensos para animales y reservas

El total de la utilización de cereales en 2011/2012 se situaba en 2 310 millones de toneladas, un 1,8 por ciento por encima que en 2010/2011. Un aspecto a destacar es la fuerte subida del 8 por ciento en el uso del trigo como pienso para animales, debido a su precio competitivo en comparación con los cereales secundarios, en particular con el maíz.

La previsión para las reservas mundiales finales de cereales al cierre de las temporadas en 2012 se ha elevado en casi cinco millones de toneladas con respecto al mes pasado, hasta alcanzar los 511 millones de toneladas, según el informe. En este nivel, las reservas mundiales serán de 10 millones de toneladas más que en el pasado año, y el coeficiente reservas/utilización se incrementará ligeramente, hasta el 22 por ciento.

Perspectivas de cosechas y situación alimentaria, que se centra en los aspectos que afectan a la situación alimentaria en los países en desarrollo, y en particular de los países de bajos ingresos y con déficit de alimentos (PBIDA), señala que debido al aumento previsible de sus necesidades de importaciones, la factura total por importación de cereales de los PBIDAs para la temporada comercial 2011/2012 alcanzará un nivel récord de 33 000 millones de dólares EEUU, con un aumento del 3,4 por ciento respecto a 2010/2011.

Puntos críticos de inseguridad alimentaria

En un repaso a los puntos críticos de inseguridad alimentaria en el mundo, el informe señala que, a pesar de algunas mejoras de la situación en Somalia debido al volumen de la ayuda humanitaria y las lluvias favorables, se espera que la inseguridad alimentaria siga siendo grave en las áreas afectadas por la sequía, hasta la recolección de los cereales en la estación corta, a principios de 2012.

Mientras se espera continúe la situación de hambruna en la región del Medio Shabelle y en la población de refugiados en Afgoye y Mogadishu, las areas de Bay, Bakool y el Bajo Shabelle pasaron de situación de hambruna a la de emergencia el pasado 28 de noviembre.

En el conjunto del Cuerno de África, la inseguridad alimentaria sigue siendo grave para unos 18 millones de personas en las áreas más afectadas por la sequía, con 4,6 millones en Etiopía, 4 millones respectivamente en Somalia y Sudán, 3,75 millones en Kenya, 1,5 millones en Sudán del Sur y 180 000 personas en Djibouti que requieren ayuda de emergencia.

Lluvias irregulares y conflictos

En África occidental, en diversos países del Sahel -entre los que se incluyen Burkina Faso, Chad, Malí, Mauritania y Níger- la producción agrícola se ha visto afectada por las lluvias irregulares y plagas de gran magnitud, lo que puede conducir al alza de precios y la inseguridad alimentaria.

En Oriente próximo, la continua situación de conflicto en Siria y Yemen ha alterado el comercio y la distribución de ayuda humanitaria, limitando el acceso a alimentos, en especial a las familias vulnerables.

Los últimos cálculos de la FAO indican que existen 33 países del mundo que necesitan ayuda externa como resultado de las malas cosechas, los conflictos o la inseguridad, las calamidades naturales o los elevados precios de los alimentos a nivel doméstico.