FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

Las tecnologías nucleares en apoyo de la alimentación, la agricultura y los ODS

La Subdirectora General de la FAO aplaude el éxito de la alianza de la FAO con el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA)

28 de noviembre de 2018, Viena – La innovación y la tecnología son fundamentales para alcanzar el objetivo de la FAO de un mundo libre de hambre y malnutrición, aseguró hoy la Directora General Adjunta Maria Helena Semedo, destacando las aplicaciones científicas de vanguardia en fitomejoramiento y control de plagas que han contribuido a mejorar los medios de vida de millones de personas pobres que viven en las zonas rurales del mundo.

Pero se necesitan más avances para que nuestros sistemas alimentarios “produzcan más, y mejor, con menos”, señaló Semedo al intervenir en la Conferencia Ministerial sobre Ciencia y Tecnología Nuclear que tiene lugar en Viena.

El desarrollo y el acceso a técnicas nucleares aplicadas a la alimentación y la agricultura son un componente necesario para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), cuyo logro pasa por dar prioridad a los agricultores familiares del mundo -que producen la mayor parte de nuestros alimentos- mediante la creación de un entorno propicio para que puedan aprovechar su potencial para prosperar e innovar, según Semedo.

También elogió la asociación de casi 55 años entre la FAO y el anfitrión de la conferencia -el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA)-, y señaló que han logrado mejorar el desarrollo sostenible de los sistemas alimentarios y agrícolas en áreas como la seguridad alimentaria, la resiliencia climática, el control de plagas y enfermedades y la mejora de la producción pecuaria.

La conferencia -que se prolonga hasta el viernes-, está copresidida por Costa Rica y Japón, y cuenta con mesas redondas sobre cuestiones que van desde la salud humana y la nutrición y la gestión del agua, al cambio climático y el género. Entre los oradores figuran la Princesa heredera Victoria de Suecia, el Director General del OIEA, Yukiya Amano, el Director General de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI), Li Yong, y altos funcionarios y expertos de gobiernos e instituciones de investigación de todo el mundo.

La FAO y el OIEA

A través de una División Mixta de Técnicas Nucleares en la Alimentación y la Agricultura, la FAO y el OIEA reúnen conocimientos y recursos para gestionar laboratorios de agricultura y biotecnología, actividades de investigación y desarrollo y redes científicas y para promover la transferencia de tecnología y las iniciativas de creación de capacidad.

“Si bien la tecnología desempeña un papel clave en el suministro de soluciones novedosas y prácticas, la innovación trata de procesos, instituciones, políticas y conocimientos”, señaló Semedo, y añadió que este fue también el consenso que impulsó el primer Simposio internacional sobre innovación agrícola a favor de los agricultores familiares, celebrado en la sede de la FAO en Roma la semana pasada.

La División mixta de ambos organismos opera con un equipo de cerca de un centenar de científicos, expertos técnicos y personal de apoyo, además de dirigir instalaciones de investigación en Seibersdorf, donde esta semana se inauguró un nuevo laboratorio.

Entre los logros recientes de la División se encuentra la rápida eliminación de la mosca de la fruta de la República Dominicana en el Mediterráneo, que había provocado interrupciones en el comercio y hecho peligrar 30 000 empleos. La erradicación fue posible gracias al trabajo de la División en la mejora de la técnica de los insectos estériles para eliminar plagas de insectos invasores.

Un programa a más largo plazo en Pakistán para el desarrollo de variedades de algodón mutantes -capaz de soportar altas temperaturas y fuertes lluvias y de resistir plagas y enfermedades locales-, ha llevado a que los agricultores locales adopten de forma amplia nuevas variedades de cultivos que han tenido un impacto económico de 6 000 millones de dólares EEUU.

“La ciencia y la tecnología nucleares han añadido un valor comparativo y competitivo a los enfoques convencionales en todas las áreas de la alimentación y la agricultura”, concluyó Semedo.

Métodos como la medición por isótopos son prometedores en el área de crecimiento de la trazabilidad, que a su vez garantiza la inocuidad de los alimentos a lo largo de cadenas de valor agrícolas cada vez más complejas.

La FAO y el OIEA también trabajan juntos ahora para desarrollar métodos para rastrear el uso de antimicrobianos a través de la cadena alimentaria humana, para combatir el rápido aumento de la resistencia a los antimicrobianos.

La conferencia ofrece numerosos ejemplos de cómo la ciencia más avanzada -ya sea mediante el uso de técnicas isotópicas para encontrar recursos hídricos y vigilar la degradación de la tierra, o el uso de tecnología de radiación para preservar el patrimonio cultural, así como la tendencia de usar materiales de alto rendimiento para la industria- pueden hacer que la gente común progrese.

Photo: ©FAO/Kai Wiedenhoefer
Muestra de cultivo de arroz de in studio del laboratorio Seibersdorf

Compartir esta página