FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

El responsable de la FAO destaca la necesidad de una innovación digital inclusiva

El Director General insta a los ministros de Agricultura de todo el mundo a promover el acceso a las nuevas tecnologías para los pequeños campesinos

19 de enero de 2019, Berlín – Ha llegado la hora de acelerar la innovación en la agricultura, y hacerlo de manera tal que suponga mejoras para los cientos de millones de personas que producen la mayor parte de los alimentos del mundo en explotaciones familiares, aseguró hoy el Director General de la FAO, José Graziano da Silva.

“La FAO trabaja con las innovaciones digitales, con nuevas aportaciones para los agricultores en las zonas rurales. Necesitamos una buena gobernanza y políticas adecuadas que sirvan de apoyo, por lo tanto, la FAO ayuda también a los países a acceder a estas nuevas tecnologías para promover la digitalización en la agricultura”, aseguró Graziano da Silva al intervenir ante ministros de Agricultura de más de 70 países y representantes de instituciones como el Banco Mundial, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y el Banco Africano de Desarrollo, reunidos para un encuentro de alto nivel en Berlín.

Garantizar que las tecnologías digitales transformadoras no dejen a nadie atrás significa encontrar maneras de permitir que los pequeños productores rurales -incluidos los jóvenes-las  puedan aprovechar, aumentar su productividad y mejorar su acceso a los mercados, aseguró el responsable de la FAO a los asistentes al Foro Mundial sobre la Alimentación y la Agricultura, (GFFA, por sus siglas en inglés) centrado este año en el potencial de la contribución de la tecnología digital al futuro de la agricultura.

Las tecnologías digitales permiten un amplio alcance con apenas inversión o recursos, lo que puede mejorar el acceso de los pequeños agricultores a los mercados, que es fundamental.

La FAO ha estado promoviendo el desarrollo de soluciones digitales que pueden encontrarse a nivel local de manera fácil, barata y sostenible, y en particular se enfoca en áreas como los servicios de extensión, información meteorológica, control de plagas y enfermedades, información sobre los mercados, seguros, gestión de recursos naturales y programas de protección social.

También resultan esenciales las inversiones que involucren a los jóvenes -como actores comprometidos y no solo como beneficiarios- en especial en África subsahariana donde la población y las necesidades alimentarias crecen rápidamente, añadió Graziano da Silva.

El Director General anunció además que la FAO -junto con el Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (FIDA) y el Banco Mundial- comenzará a preparar una evaluación de impacto técnico sobre qué hacen los países en el campo de la digitalización, para informar a los responsables de las políticas sobre la tarea que queda por delante, asegurando que “el trabajo comenzará de inmediato”.

Labor de la FAO

La FAO cuenta con numerosas iniciativas que buscan aprovechar las tecnologías emergentes para hacer frente a los desafíos que afectan a los pequeños agricultores, los jóvenes y los retos asociados a las cuestiones de género en el mundo en desarrollo.
Por ejemplo, la FAO ha sido pionera en el uso de drones aéreos no tripulados para mitigar los riesgos para la agricultura en las Filipinas, controlar la amenaza de la plaga de langostas y contribuir a cartografiar y vigilar de forma avanzada los bosques, lo que ha sido posible gracias a plataformas geoespaciales como OpenForis.

Otro ejemplo, la iniciativa Un millón de cisternas para el Sahel busca promover los sistemas de recolección y almacenamiento de agua de lluvia para mejorar la seguridad alimentaria y nutricional local y mejorar el acceso al agua potable, a la vez que se incrementan las oportunidades locales de empleo e ingresos, siguiendo el exitoso ejemplo de Brasil.

Destacan igualmente las cuatro aplicaciones para teléfonos inteligentes lanzadas por la FAO en Ruanda y Senegal que ofrecen a los usuarios información en tiempo real sobre el control de enfermedades y estrategias para la alimentación del ganado, nutrición, previsiones meteorológicas y calendarios de cultivo, y permite a los agricultores obtener directamente datos sobre los precios del mercado para sus productos e insumos agrícolas. Las aplicaciones se han diseñado teniendo en cuenta las condiciones locales, como los niveles de alfabetización, la conectividad y los idiomas que se hablan en la zona.

En respuesta a la llegada a África del gusano cogollero del maíz -especie invasora capaz de arrasar cultivos alimentarios esenciales como el maíz- la FAO introdujo rápidamente una aplicación que permite a los agricultores subir información de sus fincas para reforzar los sistemas y estrategias de alerta temprana, y otra que, a través de la tecnología de voz y capaz de trabajar incluso sin conexión, puede confirmar rápidamente si el insecto es responsable del daño en los cultivos.

Otras iniciativas utilizan la tecnología digital en formas innovadoras para mejorar los medios de vida sostenibles de las comunidades de pescadores en pequeña escala. La FAO trabaja en forma directa con empresas del sector privado para compartir los frutos de la revolución digital, en particular con Google para hacer más accesible la cartografía geoespacial y con Telefónica para optimizar el uso eficiente del agua y los conocimientos sobre nutrición en América Central.

La FAO ha celebrado además una importante conferencia y un hackathon en Ruanda para alentar a los jóvenes talentos locales a participar e influir positivamente en los cambios de un mundo en crisis. Más de 100 propuestas de 22 países de África dieron testimonio del interés y el dinamismo compartidos.

Photo: ©FAO/Marco Palombi
Gerentes de compras en Kazajastán aprenden a usar una aplicación móvil desarrollada por la FAO

Compartir esta página