FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

El índice de precios de los alimentos de la FAO se mantiene estable

Las nuevas previsiones mundiales sobre los cereales incorporan notables revisiones al alza para China

4 de abril de 2019, Roma - El índice de precios de los alimentos de la FAO se mantuvo en general estable en marzo, ya que el aumento de los precios de los productos lácteos se vio compensado por la caída en los cereales, aceites vegetales y azúcar, según el informe del organismo de la ONU publicado hoy.

El índice, que hace un seguimiento de la variación mensual de los precios internacionales de una canasta de productos alimentarios, registró un promedio de 167 puntos, dos puntos menos que en febrero y un 3,6 por ciento menos en relación a marzo de 2018.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura publicó también nuevos datos sobre la producción mundial de cereales y los niveles de inventarios, que reflejan los importantes ajustes al alza realizados sobre la base de los resultados del censo agrícola de China de 2017.

El índice de precios de los productos lácteos de la FAO subió un 6,2 por ciento en marzo, en su tercer aumento consecutivo, impulsado por el aumento de la demanda de importaciones de mantequilla, queso y leche entera en polvo, en vista de una esperada reducción de las disponibilidades para la exportación desde Oceanía.

El índice de precios de la carne de la FAO también se incrementó ligeramente, un 0,4 por ciento en relación febrero, impulsado por la creciente demanda de importaciones de carne de porcino, bovino y aves de corral por parte de China.

Por el contrario, el índice de precios de los aceites vegetales de la FAO disminuyó un 4,4 por ciento en medio de una tenue demanda de importaciones de aceite de palma, un aumento de la extracción de aceite de soja en los Estados Unidos de América y la acumulación de inventarios de colza en Canadá.

El índice de precios de los cereales de la FAO cayó igualmente un 2,2 por ciento en marzo, lastrado por el descenso de los precios del trigo y el maíz, que tienen ambos abundantes suministros exportables y perspectivas favorables para las cosechas en los principales países productores. Los precios internacionales del arroz se mantuvieron ligeramente más firmes en marzo.

El índice de precios del azúcar de la FAO disminuyó a su vez un 2,1 por ciento, ya que las cosechas en los principales países productores fueron mayores de lo previsto inicialmente. Las últimas estimaciones de producción de la India apuntan a un aumento del 8,0 por ciento interanual en el período de octubre de 2018 a enero de 2019, y se espera ahora que supere a Brasil como mayor productor mundial de azúcar.

Los mercados mundiales de cereales permanecen bien equilibrados

La Nota informativa de la FAO sobre la oferta y la demanda de cereales, también publicada hoy, contiene estimaciones muy superiores sobre la producción, utilización y las existencias mundiales de cereales a raíz de los nuevos datos de China para el período 2007-2017.

Al incorporar estas revisiones, la actual estimación de la producción mundial de cereales de la FAO para 2018 asciende a 2 655 millones de toneladas. La nueva cifra es 46 millones de toneladas superior a la estimación de marzo, pero sigue representando un descenso del 1,8 por ciento a nivel interanual.

El pronóstico de la utilización mundial de cereales en 2018/19 se ha elevado a 2 683 millones de toneladas, y se prevé que la utilización mundial de trigo alcance un máximo histórico de 748 millones de toneladas. La utilización mundial de arroz se sitúa por su parte en 511 millones de toneladas y la de maíz en 1 425 millones de toneladas.

La nueva estimación de la FAO sobre las reservas mundiales de cereales para las campañas agrícolas que finalizan en 2019 se ha incrementado en casi un 11 por ciento, hasta alcanzar los 849 millones de toneladas, reflejo sobre todo de mayores existencias en China. A medida que esos inventarios se acumulen con el tiempo, se espera que el cambio anual en las existencias de cereales disminuya en un 2,9 por ciento respecto a sus niveles de apertura, lo que reducirá el ratio entre las existencias y la utilización en 2018/19 al 30,7 por ciento, comparado con el 32,6 por ciento en el período 2017/18.

Se prevé que las existencias mundiales de arroz alcancen un máximo histórico de 181 millones de toneladas, reflejando los cambios de China, pero también las expectativas de una cosecha récord en 2018 en la India y un fuerte ritmo de compras públicas interna en el país.

El comercio mundial de cereales en 2018/19 se espera disminuya en un 2,2 por ciento con respecto a la temporada anterior, hasta un total de 412 millones de toneladas.

La previsión de la FAO para la producción mundial de trigo en 2019 se mantiene sin cambios con respecto al mes pasado, con 757 millones de toneladas, un 4 por ciento más que en 2018, debido en gran parte al aumento de la producción previsto en la Unión Europea, la Federación de Rusia y Ucrania.

Nuevos datos del censo agrícola de China de 2017

En octubre, la Oficina Nacional de Estadística de China publicó revisiones oficiales de las estimaciones históricas de producción de trigo, maíz, arroz y otros productos básicos, obtenidas del censo agrícola de 2017, que han permitido ofrecer mejores datos sobre la superficie plantada y los rendimientos.

Los nuevos datos indican que la producción total de cereales durante el período de 11 años desde el censo anterior de 2007, fue de alrededor de 312 millones de toneladas superior a la comunicada en un primer momento. Más del 80 por ciento de esta revisión corresponde al maíz.

La ausencia de las correspondientes revisiones oficiales de los datos sobre la utilización y las existencias de cereales de China planteó un desafío, que obligó un examen exhaustivo de los balances de cereales y las estimaciones del uso de piensos del país realizado por la FAO y el Sistema de Información del Mercado Agrícola (AMIS) del G20, en estrecha colaboración con la Academia China de Ciencias Agrícolas (CAAS) y expertos de otros organismos y del sector privado.

Este examen llevó a la FAO a elevar su previsión de la utilización total de cereales en China en 2018/19 de 182 a 194 millones de toneladas. Las existencias de remanentes del país también se incrementaron en 78 millones de toneladas, hasta alcanzar los 422 millones de toneladas. El maíz ha supuesto la mayor parte de estas variaciones.

El complejo proceso para establecer serie de datos coherentes significa que los balances de oferta y demanda de cereales de China seguirán siendo objeto de estrecho seguimiento y pueden aún cambiar.

Foto: ©FAO/Alberto Conti
Torre de maíz en Zambia

Compartir esta página