FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

El nuevo responsable de la FAO apunta a la erradicación del hambre en el mundo

El apoyo a los países más pobres se verá ampliado

Photo: ©FAO/Alessandra Benedetti
El nuevo Director General de la FAO José Graziano da Silva

3 de enero de 2012, Roma - Dos días después de tomar posesión de su cargo, el nuevo Director General de la FAO, José Graziano da Silva, aseguró en su primera conferencia de prensa que su principal prioridad será la erradicación del hambre y la desnutrición de la faz de la tierra.


Graziano da Silva dijo a los periodistas que con un mandato de tan solo tres años y medio, no hay tiempo que perder. La FAO comenzará por ampliar su apoyo a una serie de países de bajos ingresos y con déficit alimentario, especialmente aquellos que se enfrentan a crisis prolongadas.


"Acabar con el hambre requiere el compromiso de todos: ni la FAO ni ningún otro organismo lograrán vencer solos esta guerra", advirtió Graziano da Silva, añadiendo que su deseo es trabajar "en la forma más transparente y democrática" con los países miembros, los organismos de Naciones Unidas, el sector privado, la sociedad civil y demás partes implicadas.


La erradicación del hambre es la primera de cinco prioridades estratégicas que pretende alcanzar en la FAO, según Graziano da Silva. Las otras son: avanzar hacia sistemas más sostenibles de producción y consumo de alimentos, alcanzar una mayor equidad en la gestión de los alimentos a nivel mundial, completar la reforma y descentralización de la FAO y ampliar la cooperación Sur-Sur y otros tipos de alianzas.


Recuperar la confianza


"Tenemos que recuperar la confianza entre la Secretaría y los Estados miembros para continuar hacia delante, y mi intención es lograrlo promoviendo una relación transparente y constructiva entre los Estados miembros y los órganos de gobierno de la FAO", explicó.


El Director General subrayó también que pugnará para que la FAO sea más eficaz y receptiva a través de la reducción de costes administrativos y un aumento de la eficiencia. Insistió en que estas medidas no afectarán a la labor técnica de la FAO, y que tratará de utilizarlas para reforzar la ayuda directa de la Organización a los países.


"Estoy convencido que la Organización puede hacer una contribución importante y cada vez mayor a la seguridad alimentaria y la producción y consumo sostenibles de alimentos en el mundo", concluyó.