FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

El índice de la FAO de los precios de los alimentos termina 2011 con un marcado descenso

Pero el año se caracterizó por precios altos como nunca antes

Foto: ©FAO/Danfung Dennis
Los precios de los alimentos disminuyen pero siguen siendo altos

12 de enero de 2012, Roma - Los precios de los alimentos disminuyeron en diciembre de 2011 y el Índice de la FAO para los precios de los alimentos bajó un 2,4%, o 5 puntos, desde noviembre, informó hoy la FAO.

En su nuevo nivel de 211 puntos, el Índice estuvo 11,3% (27 puntos) por debajo de su pico de febrero de 2011.

El descenso obedeció a la aguda disminución de los precios internacionales de los cereales, el azúcar y los aceites, debido a las excepcionales cosechas de 2011, así como a una demanda menor y a un dólar fuerte, con repercusiones casi en todos los productos básicos.

Sin embargo, aunque los precios cayeron de manera constante en la segunda mitad de 2011, el Índice siguió promediando 228 puntos en el año, el promedio más alto desde que la FAO comenzó a seguir los precios internacionales de los alimentos en 1990. El valor más elevado anterior corresponde a 2008, de 200 puntos.

Un período de incertidumbre

Respecto a las nuevas cifras, Abdolreza Abbassian, economista superior de la FAO experto en cereales, señaló la dificultad de hacer pronósticos firmes sobre la evolución de los precios para los próximos meses.  

"Los precios internacionales de muchos productos alimentarios básicos disminuyeron en los últimos meses, pero la incertidumbre actual de la economía mundial y los mercados de divisas y energía, impide prever lo que pueda suceder", añadió Abbassian.   
 
Entre los principales productos básicos, los precios de los cereales registraron la mayor disminución, y en diciembre el Índice de la FAO de los precios de los cereales cayó un 4,8%, a 218 puntos. Las extraordinarias cosechas y una perspectiva mejor del suministro hicieron bajar significativamente los precios de los principales cereales. Los del maíz bajaron un 6%, los del trigo un 4% y los del arroz un 3%. En 2011, el Índice de la FAO de los precios de los cereales promedió 247 puntos, un 35% por encima del de 2010 y el más alto desde la década de 1970.

Bajan los aceites y las grasas

El Índice de la FAO de los precios de los aceites y las grasas fue de 227 puntos en diciembre, un 3% más abajo que en noviembre, y muy por debajo del nivel de 264 puntos de hace un año. Un suministro global de aceites vegetales más abundante de lo previsto engrosó las reservas (sobre todo de aceite de palma y aceite de girasol), lo que, aunado a una demanda escasa de soja, hizo bajar los precios.

El Índice de la FAO de los precios de la carne promedió 179 puntos, valor ligeramente más bajo que el de noviembre. La disminución se debió principalmente a la carne de cerdo, cuyo precio se redujo en un 2,2%, y la carne de ovino también retrocedió un poco. Por el contrario, los precios de la carne de aves de corral y de bovino registraron leves ganancias. En promedio, los precios de la carne en 2011 fueron 16% más elevados que los de 2010.

Alza de los productos lácteos en general

El promedio del Índice de la FAO de los precios de los productos lácteos fue de 202 puntos, casi sin cambios desde noviembre. Todos los precios de los productos lácteos subieron ligeramente, con excepción de los de la mantequilla, que bajaron un 1%. Durante todo el año, los productos lácteos fueron en promedio un 10% más caros que en 2010, con aumentos particularmente fuertes en la leche desnatada en polvo y la caseína, que subieron un 17% cada uno. Presentaron aumentos más reducidos los precios de la mantequilla y la leche entera en polvo, que aumentaron un 11%, y el queso un 8%.

El Índice de la FAO de los precios del azúcar bajó por quinto mes consecutivo a 327 puntos en diciembre, un descenso del 4% desde noviembre y del 18% desde su pico de julio de 2011. La debilidad del índice en los últimos meses se debe principalmente al gran excedente previsto en la producción mundial en la nueva temporada, debido a las buenas cosechas de la India, la Unión Europea, Tailandia y la Federación de Rusia.