FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

Graça Machel pide transformar el sector agrícola para lograr el Hambre Cero

Activista internacional a favor de los derechos de los niños y las mujeres, pronuncia la disertación en memoria de McDougall de la FAO sobre seguridad alimentaria

22 de junio de 2019, Roma – Teniendo en cuenta los desafíos de la migración, el flagelo del hambre y la malnutrición, y la falta de inversión en desarrollo rural, existe una necesidad inmediata de “cambiar la manera en que hacemos las cosas”, incrementar las iniciativas para erradicar el hambre y “transformar el sector agrícola en su conjunto”.

Este fue el mensaje de Graça Machel a los participantes en la apertura del 41º período de sesiones de la Conferencia de la FAO sobre los desafíos y las oportunidades de alcanzar el Hambre Cero.

Al pronunciar la Disertación en memoria de McDougall sobre seguridad alimentaria, Machel, activista internacional en defensa de los derechos de los niños y las mujeres, condenó “el vergonzoso fracaso de la gobernanza mundial a la hora de abordar las cuestiones de la seguridad alimentaria, la migración forzada y el desarrollo económico equitativo”, así como el fiasco de la gobernanza a nivel de los países a la hora de asignar suficientes recursos para abordar las causas profundas de la pobreza.

“Por último, hay una falta de conciencia individual. La complacencia insensible con el statu quo ha llevado a la bancarrota de la solidaridad humana”, denunció Machel, subrayando que todos debemos hacer un mayor esfuerzo.

“Simplemente – subrayó- no podemos permitirnos el lujo de no tomar urgentemente medidas valientes para poner fin a la pobreza y el hambre y crear comunidades rurales más prósperas y vibrantes”.

Por ello hizo un llamamiento para un “cambio radical en la agricultura” que vaya más allá de una evolución progresiva e iniciativas innovadoras a pequeña escala para alcanzar el Hambre Cero y abordar los impactos negativos del cambio climático.
Recordó que sólo quedan 10 años para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, instando a no “decepcionar a nuestros hijos y nietos” en nuestra promesa de no dejar a nadie atrás.

Machel señaló además la necesidad de ampliar a gran escala los enfoques exitosos e implementar las mejores prácticas -como el riego por goteo y los sistemas de desalinización alimentados con energía solar, la economía azul, la diversificación de cultivos ricos en nutrientes y la agricultura vertical- para que los “avances tecnológicos beneficien a millones de personas, y no sólo a unos pocos cientos de miles”.

Instó a su vez a que se reconociera y reforzara adecuadamente el papel de las niñas, las mujeres y los jóvenes en la agricultura.

“Debido a que las mujeres son actores centrales en la cadena alimentaria y figuras clave para la producción agrícola a nivel mundial –dijo-, es imperativo que las instituciones se centren en formas innovadoras de promover las contribuciones de las mujeres en este sector”.

En particular, es necesario modernizar la agricultura y hacerla más atractiva para los jóvenes, ya que se espera que siga siendo la principal fuente de oportunidades de empleo para los jóvenes del África subsahariana en un futuro previsible.

Esto puede lograrse aprovechando las nuevas tecnologías y creando nuevas industrias y salidas profesionales en la agricultura. Machel puso como ejemplo dos iniciativas africanas que aprovechan la tecnología y el talento de los jóvenes.

El vínculo entre hambre y migración

En su conferencia, Graça Machel puso de relieve el vínculo directo entre el hambre y la migración.

“La nutrición adecuada es un elemento fundamental del desarrollo nacional y, como FAO, les animo a que se centren y prioricen adecuadamente la promoción de la producción de alimentos ricos en nutrientes y la seguridad alimentaria”, aseguró.

En referencia a la migración, subrayó que “los beneficios y oportunidades que conlleva la fecundación cruzada de pueblos y culturas”.

“La migración –explicó- es parte integrante de la economía mundial y favorece el crecimiento y el desarrollo mediante el intercambio de culturas y conocimientos, así como los beneficios financieros en forma de remesas y de adquisición de competencias”.

Señalando la necesidad de “ser mucho más audaces y más revolucionarios tanto en nuestra planificación como en nuestras acciones para abordar los problemas de la pobreza rural y la fuga rural”, Machel señaló que la inversión “está muy por debajo de la cantidad necesaria para hacer frente a la magnitud de estos problemas”.

También destacó la posición única de la FAO para contribuir al desarrollo de las zonas rurales a través del vínculo con la agricultura, y alabó al organismo de la ONU por “prestar este año una atención considerable a la interconexión entre la migración, agricultura y desarrollo rural”.

En 2018, la FAO otorgó a Graça Machel la condición de miembro honorario de la Alianza entre la FAO y los galardonados con el Nobel de la Paz por la seguridad alimentaria y la paz, en reconocimiento a la incansable lucha por la libertad y la paz de su difunto marido Nelson Mandela.

El australiano Frank Lidgett McDougall fue uno de los fundadores de la FAO. Cada dos años, antes de la Conferencia de la FAO, una personalidad destacada que trabaja en el campo de la agricultura y la lucha contra el hambre, recibe el encargo de pronunciar la Disertación McDougall.

Photo: ©FAO/Giulio Napolitano
Graça Machel se dirige a los participantes en la apertura del 41º período de sesiones de la Conferencia de la FAO

Compartir esta página